Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

domingo, 29 de enero de 2012

LA MISERIA DE LOS HOMBRES

Óleo: Higorca





¡Oh locas miserias humanas!
Cuan equivocadas estáis…
Mirar al cielo, rezar, pedir…
el agua que vais a necesitar.
Regar con ella el alma
para tener libertad.

La tierra seca en los campos está.
Yerma…
Los trigales amarillean…
no crecen…
¡no pueden vivir!
De pena yacen y mueren.

Y… nosotros los humanos,
en vez de pedir…
de rogar o alabar…
para esa agua recibir
con hacer daño…
disfrutamos más.

Redimir el alma, para no sufrir.
Llevar la alegría en la cara…
En el corazón, cantares…
que llenen…
que inunden…
las vidas de todos aquellos que sufren.

¡Malditas miserías!
No de pan ni de hambre.
Miserias del alma,
miserías que hieren… que dañan…
¡Recapacitar, os ruego!

Rezar, alabar…
Pedir el agua.
El campo se seca,
la tierra…
la tierra se yerma…
¡No dejar que el corazón se nos duerma!

Llenar de alegría, de pasiones…
Los pechos, los sentimientos…
De sonrisas los labios.
¿Qué pensáis…?
¡Encender el pensamiento!
¡Estamos muriendo!
De rencor, envidia y llanto.

Como las siembras, antes verdes.
Ahora yermas y ocres…
Porque es larga la espera,
Porque no llega el agua…
El agua que esperan.


Higorca

martes, 17 de enero de 2012

DON CARLOS PUJOL, MAESTRO DE LAS LETRAS

foto cogida de internet-Carlos Pujol

De nuevo un versado en letras se nos ha escapado a otra galaxia. De Barcelona. Don Carlos era un hombre lleno de buenas “costumbres”. No solamente escribía sus propios libros: poesía, novela, ensayo, cuentos… todo lo que abarcaba ese hermoso vocabulario llamado letras.
No se conformaba simplemente con eso. Profesor de literatura francesa en la Universidad catalana. También fue un gran traductor, teniendo grandes títulos en su poder.
Jurado del Premio Planeta. Apasionado de la poesía. Grande. Humilde, como debe de ser una persona así.
Siempre digo lo  mismo. Él se ha ido, dicen que ha muerto ¿qué sabe la gente?
Un grande nunca muere, porque deja aquí una inmensa herencia: Sus libros, sus letras, sus pensamientos, sus sentimientos en cada uno de sus poemas. Sus sueños en cada novela escrita.
Siempre estará con nosotros, seguiremos aprendiendo de ese profesor que ahora esta de tertulia con otros contemporáneos suyos por esos otros planetas que no conocemos. E P D. maestro.

Higorca

lunes, 16 de enero de 2012

REFLEXION SOBRE NOTICIAS

Oleo: Higorca Gómez


A veces no se si es mejor oír, leer, o, ver todo aquello que llamamos medios de información.
Hace unos días escuchaba una noticia que me dejo perpleja. Como era a una hora muy temprana, pensé que estaba soñando. Pero luego me di cuenta que en realidad estaba muy despierta.
Dándole vueltas a la historia, empiezo a pensar que no sé a dónde vamos a parar. En realidad ¿vamos por el camino derecho o torcido?
En fin, ¡un día de estos me olvido por dónde ha salido el sol! ¿Sale por Poniente? Claro que entonces pensarán que tengo Alzheimer y me llevaran a una residencia.
Resulta que aquí en esta España nuestra que ya no es de pandereta, ni de toros, ni de “na”. Bueno, sí. Es una España de “pillaje” y corrupción política, y… (otros que no son políticos) pero que nos lo tomamos todo como si fuese una “chirigota”.
Algo es algo, porque como bien dice el refrán: es bueno que hablen mucho de nosotros, eso sí, da igual que sea bien o mal. Es señal de que todos estamos vivos, menos aquellos que ya están muertos. ¿Será por eso que hacemos tantas cosas nada bien?.
Escuche a una madre decir que su hija, una niña, tiene un tipo de diabetes un poco raro, y, unos investigadores en Valencia estaban trabajando sobre ese tema.
Pero ¡hay amigos! Como el sastrecillo valiente. De golpe “zas”  “tijeretazo” ¡No hay dinero! Por tanto no se sigue la investigación.
La madre de la niña afectada, como siempre, dispuesta a “pedir” (como siempre) para poder seguir investigando, y (como siempre) también estamos aquí los españolitos “normales”. De a pie, respondiendo modestamente. Monedita a monedita para poder sufragar unos meses más el sueldo de ese trabajo.
Eso en Valencia. Aunque en realidad no se si importa mucho la autonomía o lugar.
¿Qué esta pasando? Mi modesta opinión, que ya se, no sirve de mucho o para nada, se pregunta ¿no hay dinero para la investigación? Pues creo que no es del todo cierto.
Hay mucha gente de “bien” procesada por meter la mano donde no debían, y… claro, están en la cárcel. Comiendo, en una buena celda, con televisión…, pero (claro), ese hotel tampoco lo pagan ellos. Lo pagamos todos nosotros, pobres infelices que nos gusta caminar con la cara alta por la calle.
Es decir:
Nos roban, se quedan el dinero y ahora les tenemos que pagar el alojamiento a pensión completa. ¡No me parece muy mal!
Señores, menos cárcel y que devuelvan todas las “moneditas” robadas, veremos a ver si España tiene o no tiene dinero. Y será entonces cuando se pueda volver a investigar aquí, en este país llamado España. ¿Dónde está el paraíso fiscal? ¡Aquí! que tenemos mucho que hacer. Todos han querido ser ricos, ¿pero de todos esos nuevos ricos saben donde tienen el hígado? O ¿quizás les duele cuando comen algún producto raro?
España. Parece que estamos retrocediendo, volviendo a unos tiempos de un país negro, oscuro y triste, mientras los poderosos don dinero, salen de las cárceles y se van a las Bahamas a disfrutar del tesoro robado, al igual que en tiempos de: bucaneros, piratas y filibusteros.
Y los de siempre recorriendo calles y puertas para recoger unas pobres monedas para poder pagar unos pocos meses más a una investigadora. ¡Me dan ganas de ayudar a mi también a esa madre coraje!

Higorca

martes, 10 de enero de 2012

MI RECUERDO A EDITH PIAF



Ayer por la noche estuve viendo una película muy especial. La vida en pequeños recuerdos de una gran diva. De una gran cantante y su trágica vida.
Edith Piaf. Edith gorrión. De su garganta salían los más hermosos matices. Mil colores hechos palabras y esas palabras, transformadas en gorgoritos maravillosos. Su voz era como un terciopelo que elevaba los sentidos.
Tuvo una vida dura. Sus amargas experiencias la llevo a cometer las más grandes atrocidades. ¡Se vio tantas veces en la calle! ¡le pegaron infinidad de golpes! ¡Golpes de todas clases! ¡Amores imposibles, y al mismo tiempo apasionados!
Porque cuando alguien esta tan solo como ella estaba, necesita aferrarse a cualquier cosa. A ese amor que tienes cerca aunque sea el equivocado. A esa amiga que te acompaña pero que quizás no sea la más capacitada para estar a tu lado.
Eso le pasaba a ese pequeño gorrión parisino. Su soledad la llevo a eso, a cogerse de la mano que más cerca tenía.
Ayudo a muchos cantantes de su época a subir los peldaños del triunfo sin importarle nada.
Hasta que llego Teho Sarapo, un chico joven, muy joven y mientras le ayudaba a escalar. Educándole la voz. Enseñándole a trabajar su garganta, su estar sobre un escenario.
Llego cupido con sus flechas y enlazo sus corazones. Enamorándose locamente los dos. Pero la Piaf ya había empezado su declive físico, y ese gran amor, no pudo durar mucho ya que vino esa señora vestida de negro y cogiendo al pequeño gorrión en brazos se lo llevo para siempre.
Teho, siguió cantando incluso canciones de ella, de la gran Edith. No pudo nunca olvidarla. Jamás se caso y un día mientras conducía, se fue para encontrarse con ella en un rincón de ese inmenso universo, por donde seguirán vagando cogidos de la mano, con sus rizos al viento y dejando una estela de bellísimas canciones para deleitar a esos ángeles que asomados a las nubes les escuchan con suma placidez.
Toda su vida, sus canciones, me hicieron recordar un tiempo de mi adolescencia mientras estudiaba francés, y, siempre me ponía en un tocadiscos de la época los discos de vinilo, de esa gran cantante. Ella me iba enseñando una forma distinta de vocalizar que me sirvió de mucho.
Recuerdo sus pegadizas melodías típicas francesas. Esas que cuando la pobreza se agudiza, saben cantar por las esquinas con un toque distinto. Canciones que parecen acariciar el oído y al mismo tiempo arañan el alma con un dolor indescriptible.
Ella supo muy bien lo que era la pobreza, la miseria. Supo cantar por las esquinas esperando de la conciencia de los demás para poder llevarse un bocado al estómago. Aunque también tenía cerca al “recaudador” que alegremente le quitaba hasta el último aliento.
Así fue poco más o menos la vida de un “gorrión”. De la Piaf. Grande, muy grande y creo que única en ese mundo de la canción francesa. No podemos decir que ha muerto, ella sigue viva entre todos aquellos que adoramos su hermosa voz.

Higorca

jueves, 5 de enero de 2012

NOCHE DE REYES

Acuarela, Higorca



Unas botas viejas.
El niño frente al escaparate miraba.
Miraba aquellas botas nuevas.
Después bajaba la vista
hasta sus fríos pies.

Las lágrimas corrían,
sentía el calor en su cara.
Sus labios en silencio
como en una oración musitaban.
¿Dónde estás madre mía?

De nuevo baja la vista
Mira sus botas viejas.
Están rotas…
Calcetines no tenía.
El niño mira a través del cristal.

Simplemente eso…
Unas botas nuevas.
¡Qué no estén rotas!
No quiero mojarme cuando llueva.
Sus lágrimas, saladas están

Un suspiro se escapa
de su pequeña garganta…
Una pregunta que duele
hasta su alma…
recordando aquella madre.

¿Por qué yo no tengo unas botas?
¿ni una manta? ¿ni calcetines?
¿ni un beso?
¡De esa madre amada!
Mira de nuevo y ve una figura reflejada.
Le abraza y siente el calor,
de la madre añorada.

Higorca

miércoles, 4 de enero de 2012

UNA RAPSODA , Joaquina Cañada

Joaquina Cañadas, recitando en Córdoba

Fue en Córdoba. Desde mi butaca pude ver un cabello rubio. Pero mis oídos descubrieron una voz que dejaba el aliento helado. Hacía años que no oía recitar de esa forma.
Habíamos estado cenando la noche anterior todos juntos y comprobé del bien hacer de una andaluza graciosa y llena de arte. Era el alma de la fiesta. La que llevaba la voz cantante. Su alegría contagiaba a todos. Allí, hasta los platos se reían. No recuerdo si cene mucho o poco ¿qué importa? Sé que me lo pase muy bien.
No tiene mucha altura física, pero tiene una vena artística que quita el sentido.
Mientras escuchaba aquel recital, recordaba una artista que nos dejo hace algunos años. Lola Flores. El genio, el arte hecho mujer. La gracia, la sal. De un lugar inigualable donde el habla se vuelve cante. Donde las letras se vuelven poemas. Donde el andar se vuelve baile.
Esta se llama Joaquina Cañadas. Andaluza. Del sur, sur. Como la otra, de Cádiz. Con duende y tronío.
Ella dice que es “dislesica” pero que Dios le ha dado otro don. Sí, el de la memoria.
Yo tengo que decir la verdad. Joaquina tiene un arte y una gracia incomparable. Recita como nadie, saca ese genio que solamente una gran artista puede hacerlo y ella lo es.
De su garganta surgen los gorgoritos bellos de ese poema sentido, de ese dolor y ¡quejio! inaguantable. Su voz hace que las lágrimas brotan sin darnos cuenta. Y… luego una sonrisa. Y… más tarde que la piel se nos erice, y hasta que la sangre duela.
Porque oír recitar a Joaquina es alborotar los sentidos. Estremecerse  el alma y no poder aguantar: las notas, los colores, los matices que de su alma sencilla y “dislesica” salen.
Solamente decir: Ole y ole. Sigue así amiga mía, sigue con ese arte que llena el mundo de notas, y que quita las penas. Me pongo de pie, me quito el sombrero y aplaudo con ganas al terminar tu faena. En un escenario te creces, elevas hasta lo más alto, las humildes letras de cualquier poeta.


Sencilla y coqueta.
Con alma de niña.
Con ojos de gacela.
Con sangre andaluza.

Con arte Joaquina.
Con la sonrisa en los labios.
Pequeña y dispuesta.
Cantas muy bien los poemas

Con chispitas en los ojos.
Con la sal que derramas.
En cada una de las letras.
Llevas poesía en tus venas.

Que tú no escribes.
Las llevas dentro.
Que sabes decirlas.
Con voz de poeta


Higorca 

domingo, 1 de enero de 2012

EL PRIMER DIA DEL AÑO

Acuarela: Higorca



De nuevo empezamos otro año. Las hojas del calendario caen con una rapidez inusitada, sin darnos cuenta, y así, pasa uno y otro. Creo que conforme pasan los años nos vamos dando cuenta que se corre en demasía. Quizás sea yo la que pienso así, ¡¡me gustaría poder hacer tantas cosas!! Sobre todo aprender y aprender, creo que me va a faltar tiempo para todo.
¿Soy egoísta? No lo se.
Este año va a tener un día más. Dicen los “agoreros” que los años bisiestos, no son buenos. En cambio a mi me gustan. Es poco pero es un día más. Cada uno tenemos nuestras preferencias.
¡Me gusta también el primer día!, o lo que es lo mismo: día de Año Nuevo. Después de pasar una noche distinta, de acostarse más tarde de lo normal. Llega la mañana y no importa la hora de levantarse. Ahora eso sí, a tiempo de desayunar, y oír visualizando el maravilloso concierto desde Viena.
¡Que nadie me moleste! Mientras escucho esa maravilla de Filarmónica. De ver esos excelentes ballets y un resumen de la extraordinaria ciudad con unos efectos especiales impresionantes. Todo en conjunto me hace soñar. Cierro los ojos y me parece que soy yo la que vuela por esos cielos. La que baila en unas hermosas salas un vals de Strauss. Me da igual de que hermano sea. Los dos me parecen unos maestros fuera de serie.
Y… mirar esas lámparas de un cristal purísimo con destellos de mil colores semejante al arco iris.
Mirando hacia arriba puedo descubrir un techo dorado con angelotes de cara dulce y rubios cabellos que parecen custodiar tan fausto lugar.
Flores puestas y colocadas con un exquisito gusto. Este año de todos los colores, he podido observar desde: humildes margaritas hasta las esbeltas y señoriales rosas.
Pero si había algo distinto del que he podido disfrutar. Algo que ha sido como un verdadero regalo. Las voces limpias y blancas de los Niños Cantores de Viena. Un placer oír ese magnifico coro. Ver como salían y se colocaban con una educación y formalidad especial. Vestidos de marinero, todos de blanco. Todo como un sueño.
Cuando he querido darme cuenta se había terminado y otra vez he pensado ¿qué rápido ha sido?
Mientras tenía los ojos entornados he sentido la sensación de estar allí, entre todas aquellas personas. No se… ¿entre ellas, o bailaba entre los brazos de un vigoroso bailarín?
Al fin y al cabo ¿Hay algo más barato y bonito que soñar? Mientras dure esa ilusión seguiremos siendo niños.
Ahora a esperar que vuelvan a caer esas hojas del calendario para llegar como este, todos juntos a un nuevo año.

Higorca