Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 9 de mayo de 2011

SEVERIANO BALLESTEROS

Dibujo, nogalina sobre papel de algodón, autora: Higorca Gómez, Titulo: Vuelo a lo imprevisto


Después de unos días de descanso, un poco obligados, y, el otro medio por un poco de “vagancia”, o ¿pereza? ¡Quizás porque mi cuerpo lo necesitaba!
Retomo de nuevo: mis letras, mis historias, mis pensamientos y, quizás hasta mis sentimientos, plasmados en estas hojas virtuales. Estoy otra vez de nuevo con todos y todas mis amigas.  Como el hijo pródigo que vuelve al hogar.
No puedo pasar por alto algunos acontecimientos que estos días han dejado huella entre nosotros. Quiero decir que no me puedo olvidar de ese personaje, grande, que nos ha dicho adiós ¿Cómo no recordar a Severiano Ballesteros?
A veces el ser jóvenes o más mayores nada importa, viene esa gran señora y ¡¡Zas!! De un “leñazo” se lleva a quien se le pone por delante ¿qué le importa a ella la edad? O ¿quizás, no sabe quién es quién?
A veces, dando vueltas y pensando, me he dado cuenta que además de ser llamados a una edad temprana, se van con un saco de dolor y sufrimiento a cuestas, después de pasar un calvario durante una terrible enfermedad, triste mochila la suya y ¿para qué? Me pregunto yo, ¿Para qué sufrir tanto y luego marchar con ese único equipaje? La tristeza es mucho más intensa, queda ese poso amargo de haber hecho mucho, y, es, como si no hubieses hecho nada.
Eso ha pasado con Seve. Así le llamaban aquellos que conocían bien a este gran hombre ¿Nos damos cuenta que siempre se van jóvenes aquellos que son buenas personas? Él lo fue, llevo el nombre de España muy alto, el golf, el deporte para el cual nació, todavía más. Un hombre respetado, porque supo hacerse respetar, hoy le lloran en el mundo entero, porque era conocido en todos los rincones del globo.
Rodeado de todos los suyos le llego el sueño eterno, había jugado la última partida, ha cambiado el verde césped bien cortado por las frías nubes ¿Podrá jugar Severiano en aquel lejano lugar? Lo que sí es seguro que allí donde este ahora, también será admirado, tanto como en esta bola llamada tierra. D.E.P