Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

sábado, 3 de diciembre de 2011

PROXIMAS FIESTAS (Reflexión)

Oleo/lienzo, Autora: Higorca Gómez




Día a día. (Para unos muy rápido, para otros más lentos) Vamos llegando a unas fiestas tradicionales y familiares. A unas fiestas que desde siempre y quizás por tradición, han sido, son y serán; “con un poco más de gastar”, y sin mirar si estamos en crisis o no.
Esto es para aquellos que tienen un sueldo fijo. No hablemos de los que están en el paro. En el paro de verdad (claro) porque eso es otro cantar.
Muchos dicen que están, y sin duda, están, cobrando el paro, pero… demasiados están en ese “lugar” y trabajando de “tapadillo” para llenar un poco más su bolsillo sin pensar que otros, los que de verdad necesitan simplemente un plato de comida, están en las filas de la pobreza esperando que alguien salga a darles, “eso”. Un plato con comida.
Pero, llegan estas fiestas y, al que más y, al que menos, se le abre el corazón y mira en los escaparates aquella cosa que le haría ilusión al niño o a la niña, a la persona que tiene cerca y que desea que tenga un pequeño recuerdo. Un detalle que le diga sin palabras un te quiero.
Con lo fácil que es cuando dos personas se quieren, escribir en un papel, y con letras de nuestro puño decir: Te quiero amor mío. Esconderlo debajo de la almohada, y mirar cuando lo recoge la cara que pone de sorpresa.
Ese es el mejor regalo que se puede recibir.
Pero eso es difícil que alguien lo comprenda y vamos a gastar el dinero. Que, por otro lado aunque sea poco tiene que salir a la calle y empezar a correr para que esto se levante, y… pensándolo bien, un poco de cada uno va haciendo una montaña.
De paso a ver si los “poderosos” van soltando ya el puño.
¡Eso está muy bien! Ahora pensemos un poco más y avancemos. Aquellos que tienen niños. Otros que compramos un regalo para los demás, todos ¿Por qué no vamos mirando etiquetas y lugares dónde está hecho y si viene de otro lugar que no sea España, empezamos a rechazar?
Todo viene de allá: China y países amarillos. Con la condición que nada tengo en contra de ellos, al revés los admiro, pero…
Comienzo por juguetes; aquí en este país nuestro tenemos grandes fábricas que hacen maravillas y que todos recordamos con ilusión: muñecas que andan, que hablan, que se mueven, coches dirigidos, con fricción. De todos los tipos y formas, que se podrían enumerar. Y así, una infinidad de cosas que si lo vamos mirando quizás vayamos dando un poco más de trabajo a todos y el dinero se quedaría aquí que lo necesitamos. Eso traería trabajo y empezaría a mover una pequeña rueda.
Ropa de todo tipo, ¿Por qué tenemos que consentir llevar fabricada en China cuando allí, la mayoría de ella está confeccionada por verdaderos esclavos?
¿Por qué no renovar las mentes? Compremos, consumamos pero: todo nuestro, de aquí. Lo necesitamos. Necesitamos de nuevo todos esos trabajos para que todos en estas fechas puedan comer algo nutriente, un plato de sopa caliente.
¿No sería eso un buen regalo para estas fiestas? Ese es mi deseo. Reflexionemos y miremos bien aquello que queremos.

Higorca