Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 18 de mayo de 2011

HOMENAJE A LORCA - MURCIA


Ahora, después de pasados unos días, cuando el dolor se va amortiguando en todos nosotros, quiero rendir homenaje a un trozo de nuestra España, por el que he paseado como una turista más, teniendo la oportunidad de conocer sus rincones y su maravilloso patrimonio cultural. Lorca.
Esta vez, la tierra ha vuelto a temblar, pero mucho más cerca, aquí, junto a nosotros, sembrando el: el terror, y, el dolor de aquellos que lo han vivido y otros que lo han perdido todo.
Alguno de ellos habían venido de, allende los mares, buscando una esquina  donde poder encontrar un medio de vida mejor que aquel que tenían en su lugar de origen, y, ahora se han encontrado de nuevo sin nada, eso sí, vivos, que de momento es lo más importante, pero con las manos vacías.
Todas las noticias, las imágenes, me han hecho estremecer, pero sobre todo una, ha hecho brotar mis lágrimas, algo que siempre estará presente.
Por eso hoy, mi recuerdo es para esa madre que con su cuerpo salvo a sus dos hijitos. En un instinto  maternal supo darse cuenta que la tierra temblaba bajo sus pies, que todo se les venía encima, y, sin pensarlo le dio tiempo a poner su cuerpo delante para que ellos pudieran seguir viviendo.
Nunca deberán olvidar esos niños el gesto que un día tuvo su madre, estoy segura. Aunque los hijos no tengamos obligaciones para con ellos, por aquello que se suele decir ¡Yo no pedí venir al mundo! Siempre les tenemos que dar las gracias por: traernos,  por darnos a conocer la luz del sol, la belleza de las flores, el canto de los pájaros, por darnos tanto cariño y amor.
Nos dan tanto que no les importa dar la vida por nosotros, y, ella, esta madre lo ha hecho, ha demostrado todo ese amor que llevan dentro, su amor para con sus hijos.
Por eso quiero rendir mi homenaje a ella, entregarle todo mi reconocimiento, y, pongo un ramo de flores a sus pies, un ramo eterno, que nunca mueran esas flores, que estén siempre frescas, recordando su gesto.


Escrito, y oleo de: Higorca Gómez