Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

martes, 22 de febrero de 2011

HOMENAJE A UN GRAN POETA, ANTONIO MACHADO

Titulo: Troncos secos de Taray - Autora: Higorca Gómez - Oleo/tabla.

Hoy es el aniversario de una muerte, un gran poeta, Antonio Machado, murió exiliado como tantos otros. Mi pequeño y humilde homenaje a ese hombre que tanto nos enseño.


Letras de oro para un maestro.
La España que amas, te hecha
¿Porqué? ¡Siempre pasa!
Los grandes se marchan,
de la tierra que aman.
¿No hay sitio en la Patria?

El árbol, llora,
sus hojas, se quedan lacias,
la sabía se seca,
el tronco se ahueca.
¿Donde esta el maestro?
Ese maestro de letras.
             
  Poema de: Higorca Gómez

domingo, 20 de febrero de 2011

TIMIDAS Y VALIENTES

Mi jardín: Foto hecha por Higorca Gómez

Poco a poco y sin darnos cuenta, el sol va calentando un poco más, parece que se da cuenta que los seres de este planeta necesitamos de esa maravillosa vitamina.
Aunque las noches y las mañanitas son todavía bastante frías ¡sobre todo por aquí, por un lugar de La Mancha! Luego, cuando pasa un rato que el astro rey esta sobre nosotros, se va notado su dulce caricia de calor. Es entonces cuando los pajarillos, se posan sobre las ramas de los desnudos árboles y, ya podemos darnos cuenta como la pareja van siempre junta, saltando de rama en rama, jugando, piando con alegría, y, si observamos bien al oír su trino nos parece una verdadera confesión de amor.
Es tiempo donde todavía no se han ido esos pequeños: petirrojos, con su pecho de un color rojo intenso, parecen bolitas buscando esos gusanillos por la tierra del jardín. Luego llegan los gorriones y se quieren hacer los dueños de todo: de esas diminutas miguitas de pan que a veces se caen cuando los niños salen a jugar con la merienda en la mano.
Los negros mirlos, buscando paja y broza para hacer de nuevo el nido en el membrillo de todos los años, y, las tórtolas que suben hasta la terraza para hacer la visita diaria, como si quisieran decir !buenos días, aquí estamos! Para ponerse más tarde a crear su nidito de amor en un alto y frondoso abeto que esta en el lado contrario.
Todo eso nos va anunciando que llega la primavera, que el invierno, duro casi, casi, nos dice adiós.
Mientras mi jardín tiene una bella alfombra de tímidas violetas que asoman despacio por encima de las verdes hojas. 

jueves, 17 de febrero de 2011

UNA PEQUEÑA HISTORIA

Oleo/tabla . Titulo: Soñando, autora: Higorca Gómez


Ayer, alguien me envió un regalo, un humilde regalo que para mi, sin darme cuenta significo mucho. A veces lo más humilde, es aquello que nos trae grandes recuerdos, y este fue uno. Lo voy a contar, no se si puede ser verdad que paso o ¿quizás fue un sueño? Cada uno lo interpretará a su forma y manera, porque no se trata de juzgar a nadie. Es algo bonito y nada más.
Mi madre desde muy pequeña era una fiel devota de la Virgen del Carmen; para ella, su Madre le daba soluciones para todo. Recuerdo que yo, un poco rebelde, no lo niego, pero eso sí una rebelde con mucho respeto a todo lo que envuelve la palabra Cristiano-Catolico, y, otras religiones que existen. Siempre le decía con una sonrisa en los labios ¡no sera para tanto!
Un día, mi pobre madre, antes de entrar en su enfermedad y cuando yo era bastante pequeña y casi no entendía nada, me dijo:
¡Siéntate aquí, a mi lado! ¡Te voy a contar el porque tú estás viva! A mi corta edad pensé que era un cuento para que me estuviese quieta. Me senté y muy callada escuche atentamente una bonita historia que jamás olvidare.
-Cuando naciste, en los primeros meses, eras muy llorona, te pasabas el día y la noche llorando, aburrías a todo el que estaba alrededor tuyo, nadie te calmaba, cansados de recorrer médicos, todos decían que estabas bien, una noche la tata que te cuidaba, agotada se quedo dormida y tu “berreabas” más fuerte que nunca, tu padre fue a buscarte y te puso en nuestra cama, justo en medio de los dos, en el centro mismo, yo, asustada le dije que no podía ser, además era verano y el calor se dejaba notar.
Nos quedamos dormidos y de pronto, vi que alguien me hablaba, me di cuenta que era la Virgen del Carmen ¡Me despertaba fuertemente! En el acto desperté mire y vi con pavor que tu padre habiéndose puesto al contrario para dejarte más sitio, tenía su pie sobre ti, y casi te asfixiaba, grite, le quite el pie y te cogí en mis brazos. Al oírme tu padre se despertó en el asustado, nunca le he visto llorar como en aquel momento por aquello que hubiese podido pasar. Al ver que estabas bien el susto paso, pero a mi, jamás se me ha olvidado, que, aquella Madre Celestial, mi Virgen del Carmen, fue la que te había salvado.
Recuerdo que mi madre llevo vestidos, o, “habito” del Carmelo muchas veces de su vida, siempre compraba la tela de la mejor calidad, para que le durase más ya que la promesa era: llevarlo hasta que se rompiera.
En mi casa siempre ha estado la Virgen presente, pero ella, mi madre solamente recordaba a su Virgen del Carmen.
Cuando murió mamá, llevaba su vestido y sobre todo su escapulario, aquel escapulario que ella tanto amaba. Mamá te quiero. Nunca he olvidado este regalo.

lunes, 7 de febrero de 2011

ANGELES CARDONA

Dibujo . nogalina sobre papel - Autora: Higorca Gómez

Hoy, cuando no pensaba publicar nada por falta de  ese precioso tiempo, no he tenido más remedio que rendir un homenaje a una mujer que me enseño tanto. Una mujer de nuestro tiempo que murió el día, 4 de febrero y, aunque tenía una edad avanzada, siempre me parece que es pronto.
Angels CArdona nació en Tarragona el año 1923, doctora en Filología románica y, licenciada en Filología germánica, escritora y poeta. Durante muchos años estuvo muy vinculada a la Universidad de Navarra como catedrática de lengua y literatura, en castellano. Escribió más de una veintena de  libros en catalán y castellano, libros de texto para los colegios. Traductora de los grandes maestros de la literatura mundial. Escribió ensayos y  biografías, recogiendo en libros de poesía el sentimiento y cariño que brotaba por cada uno de sus poros, pero sobre todo uno, el que dedico a su hija que murió a muy temprana edad.
Mujer comprometida, dedicada en cuerpo y alma a las letras, tanto en catalán como en castellano.
Estoy segura que ya se ha reencontrado con esa hija que tanto recordaba, que tanto amaba. Ahora puede decirle de viva voz, acariciando su alma, esas palabras dulces que un día con su pluma dejo para todos nosotros. De nuevo se ha ido otra mujer grande, sencilla y humana como solo los grandes saben serlo. Se ha ido, sin hacer ruido, dejando ¡eso sí! Su voz en unas cuartillas para deleite, enseñanza y conocimiento de aquellos que nos gusta empapar el sentido con el néctar de la sabiduría. D E P Maestra
Uno de sus muchos poemas, recogido en uno de los libros que tengo conmigo, el que escribió a su hija:

A SU ENCUENTRO, YO EN VUELO
Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata.
No soñaré en la rosa
que en la tierra me aguarda;
aquí estoy en el día
de un universo en palmas
de vellones de espuma
que muestran tus pisadas.
Aquí estoy en la aurora,
aquí vivo en el alba.

Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata. 

viernes, 4 de febrero de 2011

GRACIAS AMIGAS

Oleo/tabla - Autora: Higorca Gómez - Titulo: Jacintos

Hoy es un día distinto, el sol nos envuelve con su manta de calor, brilla intensamente, los pajarillos, anuncian que está llegando el cambio de estación, empiezan con sus "arrumacos" y en parejas, saltan de rama en rama, en una "locura" persecución de "amoríos", y, yo en esa misma locura quiero dedicar esta entrada a unas personas que de alguna forma y manera, aún estando lejos las noto siempre a mi lado.
Cuando un día me puse a escribir virtualmente, a decir con letras aquello que mis sentimientos me dictaba, no pensé que nadie se atreviera a mirar esas pequeñeces mías, tampoco imagine que la distancia nos uniría haciendo una gran familia.
Ni por un momento pude pensar que aquella señora catalana, afincada en un lugar de la esplendida Valencia, que buscaba un rincón de Galicia, iba a encontrar mi humilde página, que después se enlazaría con una Argentina inmensa, que a la sazón habitaba una profesora o maestra que me diría ¡Ola! Y más tarde, una dulce sanitaria de allende los mares, llegaría a entrar en esta su casa.
Ellas fueron mis primeras "criticonas" las que me dieron un empuje y unas ganas de seguir escribiendo en un lugar que en un principio pensé efímero y, pasajero.
Soy una persona que jamás me fijo en nadie, soy yo, con mis pocas virtudes y mis muchos defectos, porque eso ¡sí! Soy humana y por esa razón no soy perfecta, nunca he buscado tener más o menos seguidores, nada de eso, aquellos que han venido, les doy las más expresivas gracias y se lo agradezco de corazón que lean lo que yo pongo aquí. Siempre busco aquello que me puede interesar de verdad, cosas que me aporten una buena enseñanza, un aprendizaje constante, maestros, en materias para mi muy importantes, de esa forma he podido ir conociendo más y más páginas de verdad muy interesantes, mi curiosidad me ha llevado a "husmear" por todos los lares, sabiendo lo que buscaba.
Pero hoy quiero dirigirme a ellas tres, dar las gracias por todo ese cariño, decirles que no quiero premios, que no los recojo, no soy merecedora de ello. Pero si quiero que sepan que mi gran y, mejor premio es: tenerlas a ellas como amigas, sabiendo que siempre están cerca, que si un día no veo sus letras en mis cosas, me preocupa, por si les ha pasado algo.
GRACIAS AMIGAS VOSOTRAS SOIS MI MEJOR PREMIO, EL MEJOR DE LOS REGALOS, BESOS MIL.

miércoles, 2 de febrero de 2011

HUMEDALES

Oleo/cartón - autora: Higorca Gómez - Titulo: atardecer el las tablas.

Hoy celebramos el día de los humedales y, yo me pregunto, como tantas otras veces ¿el porqué de un solo día? Debemos concienciarnos de una vez que debemos respetar nuestro entorno ¿Tan difícil es? ¡Pues se ve que sí! Me gusta pasear por los campos.
Ahora mi tierra es: La Mancha, desde hace unos años vivo en ella, y, todo su entorno me importa mucho.
¡Cuando una a nacido en el Mediterráneo, ha crecido y ha conocido esas profundidades como su casa! ¡Cuando ha pisado la dorada arena sintiendo la caricia en la piel! ¡Cuando estas acostumbrada a mirar el horizonte del ancho mar! ¡Cuando has dado mil vueltas alrededor de este planeta azul! Y, de golpe llegas a la meseta Castellano-manchega, miras a tu alrededor y ves que esos horizontes desde el punto en que te encuentras son tan amplios como los otros, pero eso sí, sin el mar ¡solamente tierra! Levantas los ojos al cielo y te das cuenta que estas en un lugar ajeno total a ti.
De pronto vas descubriendo: cosas, rincones, encantos de una tierra aún desconocida, pero donde hay unos lugares maravillosos, parecidos a esos oasis que encontramos en el desierto, esos parques que salpican esta tierra: roja, o blanca, o negra, porque también La Mancha tiene como el arco Iris distintos colores, distintos matices.
Esos parques son: humedales. Agua que guarda mil especies distintas, que dan albergue a: peces, aves, insectos, a fauna y flora que piden su protección. Lagunas de aguas puras y cristalinas, manantiales curativos.
Pero yo vivo en medio de dos humedales que me dan vida, aire para respirar, y, procuro pasar lo máximo por ellas: a mi izquierda, las lagunas de Villafranca, a mi derecha: Las Tablas de Daimiel.
Estas últimas son las que más visito, me gusta adentrarme por ese mar en pequeño, un mar tranquilo y sereno, de aguas más bien oscuras por el reflejo de la flora que en su seno cobija , me gusta pasear por esos pasillos que me llevan a poder contemplar el interior de ese lugar. Oír, mejor, escuchar en silencio el trino dulce de ese pájaro que entre las ramas de un Taray, eleva su canto para que en un día claro los ángeles se asomen al balcón para poder seguir esas notas. Mientras me quedo quieta, inmóvil para poder extasiarme con la danza de dos libélulas azules o rojas o simplemente de color marrón, con alas de una transparencia que nos deja ver sus inusitadas “venas”. Mientras de una flor silvestre sale otra danza de mil colores que persigue a otra de su mismo género, las mariposas que en ese lugar las podemos encontrar de muy diferentes formas y colores. Mientras unas familias de ánades o patos pasean tranquilamente por esa su casa, el estanque de agua pacifica.
Quedarme hasta el atardecer para oír al mismo tiempo el croar de un macho rana y el ocaso en el maravilloso cielo manchego. Un cielo que guarda como fiel tesoro todos los colores de un arco que infinitamente hermoso transforma las gotas de agua en diamantes puros y transparentes. Así son esos cielos, esos atardeceres, en las Tablas de Daimiel. En las tablas de esta tierra en las que un día me vine a vivir, donde vivo hoy para seguir viendo, disfrutando, mientras dejo mi pincel en reposo esos atardeceres al lado de la persona que me enseño a querer; de alguna forma, antes de venir a un lugar por donde pasó y repasó el hidalgo más importante del mundo.