Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 5 de marzo de 2010

ORACIÓN









Oleo/tabla - Autora: Higorca

Hace unos meses cuando todavía no había caído ni una sola gota de agua durante meses y sabíamos que las tablas de Daimiel estaban ardiendo por debajo, o lo que es lo mismo la turba existente en el subsuelo, todo ello por necesidad de esa lluvia o agua que no nos llegaba.
Más tarde llegaron esas ansiadas aguas caídas del cielo, todos estábamos contentos por ello, era posible que se salvaran esos humedales tan necesarios para el ecosistema nuestro, daba alegría ver caer como un maná la cortina de agua desde ese cielo siempre azul en esta llanura, y que se había tornado gris. Era un regalo y yo contenta por fin, escribí en un trozo de papel estas pocas letras:

¡Bendita sea la lluvia!
¡Bendita por siempre!
Se llenan embalses.
Se apagan las turbas.
Por ello vuelven las aves,
y, dicen que también las nutrias
a nuestros humedales.
¡Bendita sea la lluvia!

Ahora cuando el agua ha caído a "capazos" como se suele decir. Cuando la tierra ya no puede tragar más. Cuando se nos abren agujeros. Cuando hemos tenido inundaciones y tantas gentes han perdido todo. Pienso ¡bendita! Pero Señor que pare un poco ya que también necesitamos el sol.