Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 27 de julio de 2011

PASEANDO POR EL CERRO DE LAS CABEZAS

José Higueras y un amigo, Alfonso, en el cerro de las cabezas

En está página podemos ver más de una foto del lugar, así como cerámica encontrada.

Un trozo del hermoso jardín que tienen en el centro de interpretación del Cerro de las Cabezas

Otra vista del jardín


A veces me gusta perderme por caminos distintos, unos caminos donde me llevan a conocer algo de mis antepasados, de aquellos primeros pobladores que pusieron sus asentamientos en esta Península Ibérica llamada España, que deriva de Hispania, y, según algunos significa: tierra de conejos.
¡¡Pues sí!! Justamente pude ver un montón de esos “bichitos” que corrían que se las “pelaban” quizás pensando que todavía eran  los Iberos que estaban por allí para darles caza y “meterlos” en la cazuela bien rociados de ese buen vino que hay por toda esa zona.
Sobre un otero, en un lugar de La Mancha, Valdepeñas, C. Real, podemos encontrar una de las primeras raíces nuestras. Un  poblado, bueno, un poblado no, algo más: la Ciudad Ibérica del Cerro de las Cabezas.
Uno de los muchos poblados que existen en esta tierra manchega. Ahora nos encontramos con un vergel, un trozo de paraíso en mitad de un desierto como marco único de un Yacimiento Ibérico que tiene nada menos que una extensión de: 14 hectáreas.
Nuestros antepasados sabían muy bien donde debían hacer, o situar su lugar de hábitat, y este lo construyeron en uno de los lugares más privilegiados de nuestra piel de toro, ya que está enclavado justo en ese eje central por donde se puede acceder a Levante, que nos comprende: Valencia y Murcia. Por otro lado, Andalucía, y la Meseta. De esa forma además de poder ellos tener acceso a esos lugares, aquellos que viajaban del sur, o de levante, al norte, debían o tenían el paso por ahí.
Si soñamos un poco deducimos que: vendedores, mercaderes, soldados, gente de bien y ¿por qué no? Gente de menos mejor vivir tenían el paso obligado  por ese punto. Con una extensión de 1.600 metros lineales, con una salvedad, toda su ciudad estaba fortificada, amurallada, eso nos hace pensar claramente que estaban bien provistos en defensa. Sus murallas Ciclópeas, sus puertas de acceso, torreones, y un etc. Les sirvieron para proteger a una ciudad repleta de: calles, almacenes, santuarios, casas domésticas, hornos y aljibes donde guardar el agua.
Los arqueólogos, al ir excavando han ido descubriendo o destapando el buen trabajo o planteamiento urbanístico de una Ciudad Ibérica de los siglos VI al III a. de C., también se han podido encontrar unas  piezas de cerámica hecha y pintada a mano (no podía ser de otra forma) de color: gris, estampilladas, griegas, de cocina, ánforas que utilizaban para guardar en ellas esos líquidos tan necesarios para la supervivencia, como puede ser: vino, agua, o aceite, todo ello nos lleva a pensar y asegurar que la riqueza de aquellos moradores era inmensa.
Desde esa increíble atalaya podían divisar con claridad todo aquello que se les acercaba, los peligros acechaban por todas partes, era lo típico de aquella época.
Esta es un tierra rica en poblados de distintas estirpes o antepasados nuestros, después de ellos les siguieron otros muchos, teniendo sus asentamientos también aquí, en Castilla-La mancha.
Es algo bonito y curioso para visitar, saber de dónde venimos, y, quienes somos, porque pasear por ese trozo, no es pisar simplemente piedras, nada de eso, es aprender un montón de cosas que la mayoría de nosotros ignoramos. Me ha gustado ver y pisar, oler y escuchar el silencio de todos aquellos muertos que yacen en el fondo de esa tierra rica en historia, en hechos acontecidos para poder llegar hasta nuestros días.
El ayuntamiento de Valdepeñas ha hecho un buen trabajo en ese lugar, esta todo magníficamente colocado y puesto para deleite de aquellos que tenemos la suerte de ir llevados de la mano de unos amigos que como nosotros mismos tienen inquietudes históricas y de aprendizaje constante.
Por si alguien está interesado en visitar el Conjunto Arqueológico Cerro de las Cabezas. Autovía de Andalucía, Km. 207,700, salida 208,