Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 21 de octubre de 2011

BUENAS NOTICIAS

Dibujo: Higorca


Ayer por la tarde una noticia salto a los medios de comunicación. Fue algo que nadie se esperaba y que nos dio al pueblo español un poco de alegría. De confianza. Mejor de esperanza. Teniendo siempre mis dudas.
Dicen que ETA deja la lucha. O lo que es lo mismo: deja de matar. Me pregunto. Mejor nos preguntamos ¿será verdad? Aquellos que hemos vivido tantos  y tantos años con esa incertidumbre quizás no terminemos de creer hasta que no veamos los resultados.
Entonces pensando me viene a la memoria todas las victimas que han pasado por delante de nosotros. Nunca han mirado la edad, la categoría, la ideología, ni el sexo. Y algo que me he preguntado siempre ha sido ¿Qué es lo que quieren? O ¿qué es lo que buscan? O ¿Qué es lo que pretenden? No he tenido nunca una explicación muy clara ¿será que yo no entiendo muy bien lo que es política? Claro que en realidad no me importa mucho ese tema. Lo que si me importa es que nadie debe morir porque unos señores no estén de acuerdo con algo. Digo yo… ¿no es mejor dialogar en una mesa con la cara descubierta?
Me vienen recuerdos y escalofríos, aquella vez en Madrid. Yo iba camino de mi trabajo cuando al lado explotaba una bomba donde cayeron un grupo de militares, todos jóvenes, aquellos que estábamos cerca caímos al suelo y el estruendo nos rompió los tímpanos. Eso por no decir que luego cuando se oye un fuerte ruido saltas de la silla o del lugar donde te halles en ese instante. O por las noches todavía sueñes con ese olor, con ese dolor.
Por esa misma razón, estoy contenta pero necesito tiempo para saber y cerciorarme de que eso es cierto, de que van a dejar las armas, de que se van a destapar la cara, de que van a ser personas normales, sin reverenciar más a todos aquellos asesinos que les rodea y que según ellos son las víctimas. Que paguen por lo que han hecho que ha sido mucho y sobre todo que pidan perdón a tantas personas como dañaron y dejaron en unas tristes condiciones. Cuando todo eso lo vea, entonces me creeré que esa banda ha dejado toda la maldad para vivir en unión con el pueblo español.

miércoles, 19 de octubre de 2011

¿COMPRENDEMOS LA POESIA?

Dibujo de nogalina/papel, autora: Higorca Gómez



A veces no comprendemos muy bien aquello que los demás quieren expresar con pocas palabras y de una forma cantarina. No es extraño, cada uno interpreta lo que lee a su manera y la poesía no a todos les gusta.
Desde que era muy niña, la lectura me apasionaba, cualquier cosa que tuviera letras me servía, era feliz con un tebeo, un cuento de hadas o un libro de poemas de aquellos que el abuelo tenía en la biblioteca de su despacho. Aunque eso a veces me servía para ganarme una pequeña regañina ya que allí encontrábamos libros de todas las clases, y claro antes los niños teníamos algunas cosas prohibidas. Pero a mí eso medaba igual ya que lo único que buscaba era el de poemas: Rosalía de Castro, Gabriela Mistral, en aquella época a hurtadillas, Alfonsina Storni, esta mi favorita. También el gran Antonio Machado, y, tantos otros que tengo que dejar en el tintero por no hacer extenso este post.
Recuerdo que a través de la radio podía oír recitar a  María Matilde Almendros, o, a Paco Valladares. Me entusiasmaba. Me quedaba delante de la radio como si estuviera extasiada, luego cuando nadie me veía, cogía una escoba me salía al jardín y con el libro en una mano y el micro (dígase la escoba) en la otra, me ponía a declamar como una loca ¡¡¡Oh Dios!!! Que locura, pero como cada una es feliz a su manera… luego llegaban: mi hermano, mi primo o cualquiera que hubiera oído aquellas voces, y ¡¡tierra trágame!! Me subían los colores y las trenzas se me erizaban.
Así fueron mis principios, “empaparme” de letras, y, mancharme de óleo y carboncillo del estudio del abuelo ¡era inmensamente feliz!
Más tarde al comenzar  el bachillerato, en el primer curso que por aquel entonces se llamaba ingreso. A decir verdad aquel curso era un repaso de todo aquello que habías aprendido desde que se empezaba a ir al colegio. Y… nos hacían leer algunos libros para después hacer la consabida redacción ¡me gustaba! La primera vez que leí el principito a decir verdad no me gustó mucho, repetí la experiencia y fue entonces cuando le cogí el “gustillo”. Lo he vuelto a leer unas cuantas veces más.
Y luego vino otro curso, y otro… por aquel entonces yo era la “reina” de la clase, doce chicos y yo sola en todo aquel “maramango” de actividades, y…, la edad, la edad del pavo que decían por aquel entonces, y los chicos, salían con las chicas, como siempre ha pasado.
También se peleaban, igual que ahora. Entonces venían a pedirme a mí, a la más pequeña de la clase que les escribiera un poema, allí estaba yo, escribía y escribía. Lo peor es que les gustaba y a mí no me costaba nada hacerlo.
Era la edad de la inconsciencia, todo me parecía fácil y sobre todo divertido. En cambio ahora miro y remiro, estudio y sigo estudiando la mejor manera de hacerlo bien. Ya no digo perfecto ¿Qué hay perfecto?
Quizá la escritura. Tampoco. Pero un poema ¿puede ser perfecto? ¿Acaso los sentimientos son perfectos? Quiero reflexionar y sobre todo esperar a todos aquellos que quieran comentar.


Higorca 

martes, 11 de octubre de 2011

TENEMOS DEMASIADA PRISA




Elevo mi mirada
¿Qué veo?
Las nubes, que pasan raudas.
Tan rápidas como la vida misma.
Esa vida que sin darnos cuenta se escapa.

Rencores, odios, avaricias, egos
¿Para qué?
Nada sirve. Luego…, nos vamos.
¿Qué somos?
Algo volátil, pizca de arena en un mar inmenso.
Algo volátil, efímero. Que en nada queda

Sí acaso… recuerdos
¿Recuerdos?
Quizás unos pocos recuerden,
durante un tiempo…
Luego, olvidos
¿Qué has hecho?
Nada, y pienso
¿Qué hice? ¡Qué más da!
Aquello paso. Luego, nadie recuerda ya.

Bueno, recordar sí, ¿quizás lo malo?
Con el paso del tiempo
¡Si hice algo malo!
Lo bueno se olvida antes.
Aunque… según qué momentos…
Ponderen o digan.
Luego al final, todo, todo se olvida.

Entonces es mejor vivir la vida.
Sin recortes, ni odios, ni envidias.

Higorca


jueves, 6 de octubre de 2011

PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2011

Oleo: Higorca

Hoy a todos aquellos que nos gusta jugar con las letras para luego darle forma de poemas, podemos estar de enhorabuena. Se ha dado a conocer el Premio Nobel de Literatura 2011. Quien lo ha ganado es nada más y nada menos que un poeta. Tomás Transtromër

¡Me siento contenta! Cuando he oído su nombre me ha gustado. No  solo por ser, eso, poeta, también por ser una persona luchadora en toda la extensión de la palabra.

No voy a hacer aquí una biografía, nada de eso ¡Pobre de mí! Creo   que soy muy poca cosa para redactar una vida tan intensa y de tanta lucha.
Además de ser un gran psicólogo y otras muchas cosas. Lo que más impacta es la dureza de la persona. Quiero decir duro consigo mismo para llegar a ser ese gran escritor.

Cuando le dio una Apoplejía y perder parte de su voz, y de su parte derecha, quiso y supo aprender a escribir con la mano izquierda y siguió componiendo esas bellezas de poesías. Dando una lección de valor y querer seguir viviendo en un mundo sin igual. Rodeado de sus letras, rodeado de todos esos sentimientos que iba plasmando en un papel para regocijo de todos aquellos que nos gusta leer y aprender.

Él si es un maestro, por eso vive en su sencillez, sin ese egocentrismo que tanto gusta a todos aquellos que todavía no hemos llegado a nada.
Me gusta hacer estos pequeños homenajes a estos grandes personajes. Le gustaba la naturaleza y a ella le dedicaba muchas de sus letras, porque a veces lo más simple, es lo más grande. Sus libros de poemas se han editado en casi todos los idiomas del mundo.

Enhorabuena maestro. Enhorabuena porqué de una sencilla y humilde amapola encontrada en un simple prado, la ha ensalzado tanto en sus poemas que le han llevado a ser un Premio Nobel.