Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

domingo, 7 de marzo de 2010

8 DE MARZO, DIA DE LA MUJER TRABAJADORA

Oleo/tabla - Autora: Higorca
Titulo: Cardos
Como todos los años, y una vez más, le hacemos un homenaje a todas las mujeres trabajadoras, y aunque somos todas, indudablemente hay unas que lo son más que otras.
Esa mujer que lucha constantemente por su trabajo fuera de su casa, por sus hijos y además tiene que estar perfecta para esa persona que esta a su lado ¿Porqué a que mujer no le gusta estar maravillosa para él?
Aunque afortunadamente han cambiado mucho las cosas y el hombre esta "casi" a la altura de la mujer, queramos o no ¡la mujer es la mujer! Y si nos examinamos bien, veremos que a nosotras también nos gusta sentirnos imprescindibles, ¡¡hay esta el mal de todo!!. Y luego están esas otras "cosas", todavía falta mucho para ser iguales, sobre todo en el "sobre" del mes, a igualdad de condiciones, la mujer cobra bastante menos que el hombre siempre ¡¡¡Entonces si hay género: masculino y femenino!!!
Bien, pero hoy no quiero hablar del momento actual ya que ¡siempre estamos con lo mismo! Tampoco ellos tienen el día del hombre trabajador y "haberlos, haylos".
Hoy quiero recordar y homenajear a unas mujeres valientes, muy valientes y que son historia, pasaron parte de su vida en los campos de concentración y exterminio en un lugar llamado Alemania.
También ellas tuvieron que trabajar mucho y duro, algunas tuvieron el reconocimiento, o la suerte de salir ¡claro salir! Después de un gran sufrimiento, de recibir vejaciones, humillaciones, violaciones y un largo etc.
Pero otras, esas ya no volvieron a ver nunca más la luz, jóvenes, mayores. Eso, la edad no importaba, para esos enajenados, lo único importante era pasarlas por las "duchas", después de mucho trabajar. Claro que esa ducha no era para lavarse precisamente, esa ducha las mandaba a una muerta segura, aunque bien pensado a lo mejor de alguna forma y con todo el dolor, era un alivio para ellas.
Por esa razón hoy día de la mujer trabajadora, mi reconocimiento, mi admiración y mi rendido homenaje a todas ellas.
También a esas otras que están en sitios difíciles por no tener ni lo imprescindible, por ello tienen que trabajar duro para poder alimentar su cuerpo y a veces el alma para poder seguir adelante en todo momento. Darles de comer a esos pequeñuelos que tienen a su lado y que en todo momento les recuerda que tienen hambre y necesidad.
A esas hermanas que están en misiones donde la vida es inhóspita, terrible, con sufrimientos y siempre con la vida pendiente de un hilo por si llega algún "desconocido" con un machete en la mano sin pensar en la labor inmensa que llevan a cabo.