Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 19 de febrero de 2010

QUINCE DE AGOSTO



















Oleo/lienzo - Autora: Higorca


Era agosto, día quince.
Soledad, tinieblas, desazón...
desilusión, cobardía, expulsión...

soledad en un día de esplendor,
nadie tenía para mí un perdón...
soledad...
¡¡Me quede en un rincón!!
Esperando ¿Esperando?
¡Para qué esperar!
Nadie supo perdonar.

Tinieblas, oscuridad, lejanía...
nadie me hacia la luz...
ni una palabra de aliento,
ni cortesía ¿Para qué?
No la conocían.

Volví a perdonar ¡Pobres!
No sabían lo que era amar...
¡Las tinieblas les envolvía!
la oscuridad les cernía...
¡Que pena no saben amar!

Desazón... las miradas...
cómplices de la vida,
desaliento de los pobres...
la incultura...
¡¡¡¡Que desgracia madre mía!!!!

Desilusión ante la vida...
dar, entregar, volver a empezar...
lagrimas, dolor...
¡En un quince de agosto!
en el día del amor.

Cobardía ante un dolor...
cobardía a mirar a los ojos...
¡Porqué no se es traidor!
Cobardía, egoísmo, amor, dolor...
las luces del alma y del corazón.

Expulsión con sonrisas...
desaliento con dolor...
de la mano...
pero ¡¡¡fuera!!!
¡No lo ves! ¡no hay sitio!
¡Estás de más! ¡¡¡No cabes!!!

No importa, me dan pena...
se creen ricos ...
en cambio no saben dar amor

4 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca:

Pobres los ricos que no saben dar amor.
Bella Poesía,

Molts petons. Montserrat

Tito Fornasiero dijo...

Ciao Higorca, bella poesia, che fa meditare....a me sembra che siano veramente pochi i ricchi che sanno dare amore.....invece sono molti e sono sempre di più, i ricchi che vogliono essere sempre più ricchi.....anche a costo di fare pagare la loro avidità ai più deboli e ai più indifesi! In Italia ne sappiamo qualcosa purtroppo!! Tito.

Montserrat Sala dijo...

Ahh! esta si que es mi Higorca! Buena poesía buenso dibujos. Yà no se puede pedir más. Gracias guapa!!!

Nikkita dijo...

Como siempre, magnífico poema, y más aún el cuadro, pero que tristeza me infunde el texto.
Besos enormes, querida Higorca.