Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 12 de febrero de 2014

A TODOS MIS AMIGOS DE ARGENTINA





Sobre la dorada arena besada por las olas de un azul turquesa del Mediterráneo, una agrupación de argentinos celebra una fiesta. Su fiesta, para festejar los años que llevan pisando esta tierra malagueña.

Me encuentro con ellos descubriendo un poco más de su carácter, de su cultura, de su forma, de su música y de su gastronomía.

Me gusta todo de ellos. Me siento como una más de la tierra hermana. El lugar estaba lleno, no cabía ni un “alfiler”, todos con una misma ilusión, pasar una jornada de hermandad argentina.

Al mismo tiempo un gesto de mucha generosidad. El fin, una colecta para una pequeña discapacitada, algo muy hermoso.

Mirar en dirección al cielo y ver las dos banderas unidas me hacía estremecer y recordar a tantos y tantos amigos que tengo al otro lado del “charco”, mezclado con el fuerte rugir de las olas de un mar embravecido era como recibir el abrazo venido de la lejanía. De una lejanía palpable todos los días en unas páginas virtuales o bien por un pequeño aparato de técnicas modernas.
Empieza la fiesta con el himno a la hermosa tierra Argentina. Todos en pie, algunos con la voz rota quizá por el recuerdo de aquellos que quedaron allá en el otro lado del inmenso océano.

Y por fin roto el momento primero llega la fiesta, las canciones, el saborear la buena cocina, la música del bandoneón, el rasgar de la guitarra, la voz rota del tanguero.

Tangos, milongas, canciones típicas de Córdoba, de Rosario, de Buenos Aires…

Lágrimas y fiesta, música y baile, la pareja marcando un apretado tango de arrabal mientras saboreamos unas deliciosas empanadas criollas, buena carne asada, chorizo entre pan y pan ¡un buen bocadillo! Todo exquisito, alfajores de dulce de leche, y tarta bañada en esa misma delicia. Todavía me dura el sabor en la boca.

Disfruté escuchando tocar maravillosamente un Bandoneón, en la explicación tenía una antigüedad con más de cien años, lo acariciaban las manos de un virtuoso padre de una concertista de guitarra, los dos fundidos dejaba entusiasmado al público que allí nos encontrábamos, aire y cuerda flotando en el aire, todos en silencio, maravilla de las maravillas.

Todo se hizo corto. Los niños vendiendo papeletas para rifar una camiseta con el número 12, no podía ser de otra forma. Su dueño un futbolista argentino afincado en las filas del Málaga. Fernando Damián Tissone. Ídolo de los pequeños aficionados al balón.

Una jornada especial, envuelta en olas, arena, tangos, milongas, empanadas criollas, dulce de leche, gaviotas y palomas con dulces mensajes en sus alas para todos mis amigos que más allá de las nubes saben que les quiero.


Higorca

No hay comentarios: