Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 30 de enero de 2014

PEQUEÑO HOMENAJE A DOS POETAS

                                                             Dibujo de nogalina: Higorca

Hoy las letras lloran. Se visten de luto, dos plumas están descansando sobre la mesa dónde tantas veces bailaron al son del poema.

El año no ha empezado muy bien para la poesía. En pocos días se han ido a otra tertulia cuatro grandes de nuestras letras. Sin cruzar el océano seguro que están esperando alrededor de una mesa camilla delante de una cuartilla preparados para escribir ese último verso de la despedida.

Félix Grande, poeta, flamencólogo, ensayista y sobre todo buena persona ha partido dejando una estela de obras siempre a mano para todos nosotros humildes aprendices.

Marido de otra grande en letras y en corazón, fiel compañera que caminó siempre de su mano. Padre de poetas como no podía ser de otra forma ya que tenían a un maestro tan cerca.

Tuve el honor de conocerlo, de fundirnos en un abrazo, un orgullo que nunca olvidaré.

Y porque no, recordar también a Fernando Ortiz un sevillano de pro, periodista, poeta que supo caminar por la vida con sus magnificas letras pensando siempre con humildad y sabiduría que solamente el tiempo es justo juez de aquello que garabateamos.

Creo que ahora todos están juntos en un rincón, en plena tertulia quizá pensando en aquellos que  nos hemos quedado para seguir saboreando sus excelentes y sabios versos.

Descansen en paz, nunca los olvidaremos, se fueron en cuerpo pero su legado estará siempre junto a nosotros

Higorca
Estrofas inacabadas

Letras regadas con llanto

                                   Grabadas en oro quedan

Para siempre con nosotros


Higorca derechos de autor







Gracias por homenajear a tan grandes poetas, ensayista y flaméncologo. Ademas de mejor persona. D E P.

domingo, 19 de enero de 2014

TODO MENOS LO QUE INTERESA

Acuarela de Higorca Gómez

Últimamente no es muy agradable leer, escuchar, o mirar las redes sociales. Creo que estamos perdiendo un poco el respeto por y para los demás.

Me gusta despertar con la radio, escuchar las noticias y saber el tiempo que va hacer durante el día. Ahora es mejor dormir un rato más y olvidarse de lo que va a pasar, está pasando, o aquello que…

Lamentablemente ya no hay un buen periodismo en las emisoras. Al oír como hablan nos hacen pensar que la mayoría están compradas por los políticos de turno.

No tienen personalidad, ni “genio”, ni tampoco un poco de gracia para decir las cosas, eso cuando no se equivocan una, tras, y otra vez.

Dicen cosas para tapar otras y lo que dicen es para meterse o entrar en la vida del personaje. Y… pregunto yo ¿Qué nos importa a nosotros la vida de nadie? Lo que de verdad interesa es saber el bien hacer de los que pisamos la tierra, esa bola redonda que estamos maltratando.

¡Qué poco se habla de grandes investigadores! O bien de importantes humanistas que haberlos los hay. Poetas, literatos, pacifistas y un largo etc.

Hasta nos gustaría saber lo que se habla de verdad en las entrevistas cuyos protagonistas son políticos que hacen el bien para sus pueblos ¿pero existen?

Nadie habla de ello y siempre nos quedamos con la duda. Me gustaría tener un despertar dulce. Ese dulce despertar sería que se ha hecho el milagro de la paz en el mundo ¿será posible?

No me importa nada la vida personal de nadie, cada uno puede hacer aquello que sin hacer daño a los demás crea conveniente. Da igual que sea de una condición o de otra.

Ante todo el respeto, eso si me importa. Ya no hablemos de las redes sociales que tenemos a través de internet. Todo el mundo sabe de todo, y eso no es lo peor, unos hablan de otros con “desparpajo” y sabiendo la vida intima de aquellos que se llaman “amigos” aunque no se han visto y mucho menos conocido personalmente nunca.

Al leer, algunas veces muy pocas que entro, la vida y milagros de otros hablando despectivamente, me quedo pensando ¿el por qué? de ese lenguaje. Y lo peor es que dejen a los niños entrar y ver todo lo que se amasa en esos lugares.

Hay que ir con mucho cuidado con ellos, lo están recomendando siempre  ya que hay mucha gente sin pudor que aprovecha lo más mínimo para “estafar” de forma rocambolesca a esos pequeños y a sus padres ¿es que sus mayores no los controlan?

¿Qué está pasando con todo ello? Inexplicablemente no se entiende nada.

Hoy mis gritos son varios: Pido por la paz, porque hablen y pronuncien bien los comunicadores, por esos niños sin control que pasan por las redes… y tantas cosas más de las que hay que tener precaución.

CAMINAR SIN RUMBO

Paso calladamente por dónde piso,
en silencio y despacio para que nadie lo sepa.
No importa el lugar, la forma ni el momento
solamente quiero saber quien merece mi atención.
                                     Soy…
como los gorriones que vuelan a mi alrededor.

Y… veo un niño en el silencio del atardecer.
                            Mira al cielo:
buscando el lucero que guié sus pasos
buscando un tronco dónde asir su mano
como si viese al amigo que se fue
Y que no volverá a ver, como el gorrión aquel

Y… deja volar la imaginación para explorar
un mundo distinto al que tuvo él ayer.
Se mira su ropa, su trozo de abrigo, hace frío 
no sabe que pronto cambiara su vida
será el lucero que alumbre en silencio el camino.

Vivo en un mundo enmarañado de odio y dolor.
No quiero que ese pobre niño pise por dónde yo
¡Camina pequeño con paso firme y seguro!
No mires atrás, no importa ahora el ayer
hoy, eso sí que vale, es mucho más importante.

Niño recuerda eres como el gorrión
que abre sus alas y hecha a volar
buscando el lucero en la madrugada
que alumbre el camino, que guíe tus pasos
asido al tronco del amigo niño, que nunca se fue.

Autora: Higorca 18-01-2014 

martes, 7 de enero de 2014

MILAGROS ¿EXISTEN?

Acuarela de Higorca Gómez

Hoy es un día de invierno. Es Navidad. Hace frío, un frío intenso… en cambio veo una danza de colores. Me sorprendo. Reflexiono y pienso.

¡Sorprendente, aún me sorprendo! ¡Una mariposa en invierno!

Me quedo quieta para ver si la puedo ver dónde se posa, es preciosa: negra, roja, azul y blanca ¿de dónde ha salido?

Es maravilloso poder, y tener la oportunidad de ver esos pequeños “seres” en este tiempo, en esta época del año en España cuando el frío arrecia.

Dicen que los milagros existen, puede ser posible o ¿esa mariposa quiere decirme algo?
Ya sé que Jesús nació en un portal de Belén, creció y murió por todos nosotros, pregunto ¿con todo lo que Él sufrió en la Cruz porqué no se acuerda de esos pequeños que ahora también sufren?

¡Difícil dilema el mío!

Claro que hoy he visto un “rayito” de luz brillar. Ha llegado a la península una joven siria para ser operada de quemaduras. Algo hay de bueno en esta mañana.

¿Pero no hubiera sido mejor que esa pobre chica no hubiera recibido ningún tipo de dolor? Pensándolo bien está viva, aunque perdure en ella las secuelas de esas malditas bombas.

Es navidad y hasta el sol sale tímidamente y sin brillo. Sobre las mesas podemos ver ricas y ostentosas viandas ¡como si en todo el año no se comiese! Sobra mucha comida. Me gustaría tener alas como la mariposa y volar hasta los lugares dónde falta tanto alimento ¡hay tantos en el mundo! y dejar en cada casa un plato de los que se tiran en los países que dicen ser ricos ¿ricos en qué? Si nos faltan sentimientos.

Es Navidad y pronto cambiaremos la hoja del calendario. Un nuevo año empezaremos, después llegaran los Magos de Oriente ¿también este año nos visitaran? Que buen regalo sería que se quedaran precisamente en Oriente y les llevaran sacos cargados de regalos a todos esos pequeños que están solos en el mundo.

Juguetes, caricias, comida y libros, colegios dónde aprender que  no existen las guerras, eso está pasado de “moda”. Ahora se “lleva” la paz, el amor, la libertad.

                           Amar al prójimo como a nosotros mismos.

Señores políticos aprendan esa frase y seguro que el mundo entero funcionara mucho mejor.
Más de uno daríamos las gracias y entonces sí que de verdad creería yo en los milagros.

Higorca