Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 7 de marzo de 2013

DIA DE LA MUJER

Acuarela de Higorca Gómez


Sentada en la “atalaya” como si fuese un “arbitro” mirando atentamente mientras se celebra un partido de tenis.
Testigo mudo del ir, y venir de la pelota. Mientras el pensamiento también mantiene un ir y venir de recuerdos y vivencias. Entre tanta maraña se va descubriendo la hebra que al final de ella nos lleva a mirar de frente cada uno de los momentos por donde pasa la vida ¡Las personas!
El ser mujer siempre ha sido una verdadera partida de tenis. Idas y venidas por el mundo, venteando de la mejor manera posible el quehacer diario.
Teniendo cuidado con la raqueta del otro para poder ver hacia dónde va la pelota ¡Difícil dilema! Por las otras mujeres, y, por aquellos hombres que se puedan tener cerca.
Miro para un lado de esa pista y me encuentro toda clase de: crisis, de corrupción, y a veces hasta de dolor. Un dolor agudo que llena el alma y el cuerpo ¿sentimientos de mujer?
Qué difícil cambiar para mirar al otro lado cuando me encuentro tanto donde indagar e investigar aún sin querer, y sin que nadie se dé cuenta de que soy mujer, al mismo tiempo que me pregunto ¿por qué esconderme? ¿De quién me escondo? ¡¡Aún no lo sé!!
Lo que sí estoy segura que corrupción no es igual, o, solamente a robar dinero. También es robar ideas o querer apropiarse de sabiduría ajena.
¡Eso también está de moda! Sobre todo entre las mismas mujeres ¡lamentablemente!
Miro esa hierba que crece, fina, segura, verde, preciosa. Dónde el tenista puede pisar con fuerza para ganar la batalla. Mejor, la partida y vuelvo a preguntar ¿algún día también la mujer la ganara? ¡Pero no a medias! Así no es necesario. Tiene que ser entera. De igual a igual.
Hemos ganado mucho. Hemos avanzado mucho. Pero también nos ha hecho más prepotentes. Más machistas dentro de las propias mujeres. Es un maratón entre nosotras mismas por querer llegar a ser la más famosa, que no la mejor.
Esa es la razón por la que nos gusta poner zancadillas, de cualquier forma, pero ¡lo que más interesa es que caigan!
Eso es lo que veo en el otro lado de esa red. Una hierba que apenas sale de la tierra, amarillenta, pobre, donde al pisar el pie, sufre y el dolor se agudiza. Pero el tenista debe ganar, no importa si sabe o no más. Si quiere aprender, o aprendido más ¿eso de aprender qué es?
-     No hace falta saber, yo salgo en la “tele” ¿para qué lo voy hacer? Yo gano dinero – dice aquella que vana es.
Es igual que la hierba, esa que no quiere crecer; y el tenista que no quiere aprender. Mirándolo bien, al final siempre gana aquella mujer que sin aparecer mucho va haciendo como la hormiga. Ganando en sabiduría. Porque a la sabiduría no le hace falta estar en esa pequeña y loca pantalla, no la necesita. Como tampoco estar, mejor querer estar siempre de protagonista ¿para qué?
Cuando llega el momento, brilla como esa hierba fina y verde que hace que el campo sea más adecuado para poder caminar el tenista.
En la parte donde la hierba esta mustia, me trae tristes recuerdos, melancolía. Veo como el pobre tenista va tropezando con esas odiosas piedras que parece puestas en ese lugar. Como algunas veces nos encontramos nosotras con esos seres “féminas” que se creen, o quieren parecer superiores.
Y al fin y al cabo son eso. Una triste hierba mustia. Que una vez quitado el maquillaje se encuentran desnudas por qué no saben ni pensar.
Pobres muñecas de carne y hueso, que simplemente se dejan manejar. Que quieren estar sobre esa arena que sin darse cuenta moviéndose esta.
Pasa el tiempo y es mejor no pensar, o no mirar al otro lado de la red. La pelota sin duda sabe donde tiene que pegar, en el lado de la suave alfombra.
Al  mismo tiempo que puedo pensar con la debida humildad ¿quién tiene más poder? ¿Para qué pensar en la igualdad?

Higorca

No hay comentarios: