Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 11 de marzo de 2013

MI HOMENAJE A TODOS AQUELLOS INOCENTES QUE MURIERON UN 11 DE MARZO DE 2004

Óleo de Higorca Gómez



Cuando llegan estos días brota en mi una fecha, once de marzo de aquel 2004.
No hace falta bucear mucho en la memoria para sentir todavía hoy la punzada en el corazón. Recuerdo que me despertó una brutal noticia. No sabía si en realidad estaba soñando o si ya me había despejado y al escuchar todo lo que estaba pasando tenía un terrible ataque de pánico.
¡Hay fechas que no se pueden olvidar! Todo alrededor de nosotros, aún estando lejos olía a muerte, a sangre, a dolor, a hierros retorcidos, a llanto y desconsuelo.
¿Quién había hecho aquello? Era imposible de controlar. Las noticias que llegaban cada vez eran peor. Había explotado un tren, otro y otro más tarde, en distintos sitios pero casi a la vez. Creo que todos los españoles estábamos con la oreja pegada a la radio y sin despegar la vista de la pequeña pantalla.
Creo que mi primera intención fue salir corriendo, pero… ¿a dónde iba? ¿en que podía ayudar yo? Si solamente de pensarlo estaba desarmada.
¡Qué tristeza Dios mío! ¡Y al mismo tiempo que impotencia! No me atreví a preparar el desayuno, de pronto había desaparecido el hambre mañanero, tan pronto sentía escalofríos, como una calor agonizante ¿Qué estaría pasando por aquellos lugares? No podía quitarme de la cabeza a las pobres familias. Como una autómata cogí el teléfono y me puse a llamar a todos los amigos que más o menos sabía que tenían que ir a Madrid temprano y también aquellos que vivían por allí.
¡Gracias a Dios no les había pasado nada! Madrid era un caos, sirenas de ambulancias, coches pitando con pañuelos en las ventanillas, gritos y más gritos, llantos y más llantos.
También he pensado muchas veces en el once de septiembre en Nueva York cuando veíamos caer las torres y gritando pregunte ¿han cambiado la hora del telediario? Mire el reloj y fue entonces cuando escuche la voz conocida de la comunicadora. Fue el mismo pánico, el mismo dolor.
Me pregunto tantas veces ¿Por qué tienen el alma tan dura? ¿Qué fanatismo les induce a esos actos? ¿Por qué no piensan en sus familias antes de cometer semejantes crímenes? No obtengo respuestas ¿cómo las voy a tener si seguramente ellos están adiestrados para eso? ¿Será que les dejan el cerebro vació? ¡No encuentro explicación!
Quiero gritar fuerte y no puedo, también me pasó ese día, era imposible. Es difícil que me escuchen pero quiero gritar mil veces ¡¡basta ya!!
Calmemos nuestras ansias de poder, porque todo eso es simplemente; ansías de querer ser más que nadie. Querer estar por encima de todos. Sembrando el dolor, la tristeza. Una buena parábola seria; la cizaña crecerá por encima del resto, hasta ahogar la buena siembra.
Mi sentimiento y mi cariño para todas las familias que ya no pueden recibir los besos de aquellos que se fueron.

Higorca

sábado, 9 de marzo de 2013

CUENTO O VERDAD??????????

Óleo de Higorca Gómez


Suelo despertar cuando el reloj-despertador pone en marcha la radio. Empiezan las noticias del día y mientras escucho atentamente todo lo que pasa, o no pasa, pero que el comunicador de turno lo “suelta” y todos lo creemos ya que a esas horas de la mañana todo nos parece bien.
Pero… hace unos días pude escuchar una noticia que me hizo sonreír y también pensar si sería verdad o un bulo del otro lado del mundo.
¡Si era verdad, me hizo pensar! Me quede quieta para saber si esa noticia seguía o se quedaba en “eso”, en “agua de borrajas”. Aquello seguía y entonces además de reír, dije en voz alta ¡en todas partes hay gente rara que “encauza” o canaliza un poco mal la buena suerte!, o llamémosle como quiera.
La noticia en si era más o menos de esta forma. Una señora china poseedora de una inmensa fortuna, trabajaba como una más limpiando calles y escaleras para vivir.
No pude por menos que soltar una carcajada, para pensar después ¿si está señora no le importa el dinero no sería mucho mejor que distribuyera un poco entre tantas personas como hay por el mundo y que no tienen ni tan siquiera lo más imprescindible?
Una inmensa tristeza se adueño de mi ¡qué mal está el mundo! si ni tan siquiera nos sirve la cabeza para pensar. Menos todavía el corazón. Claro que si la pobre señora trabaja tanto no le da tiempo a saber que existen ese tipo de personas. Seguramente no le hace falta saltar fronteras para poder ayudar a cualquier ser que lo necesite, ya que también en el ahora llamado el país de la opulencia, la inmensa China encontraría niños que están esclavizados en un “cuchitril” y que no comen ni lo básico. U otros que no tienen ni trabajo, ni un techo que los albergue, o una madre que los cuide.
Mi pena era tan grande que hablaba en voz alta ¡que tonta! Si es inútil, no me puede escuchar ¿no tendrá ella alguien que la aconseje bien?
Espero que aunque lejos mi voz le despertara ese rincón del alma que le dijese ¡busca, busca a todos los necesitados y reparte tu fortuna! Sigue luego trabajando para poder seguir ayudando.
Todos los días sigo escuchando esas “pequeñeces” grandes noticias que parecen tonterías y que según los comunicadores son ciertas.

Higorca

jueves, 7 de marzo de 2013

DIA DE LA MUJER

Acuarela de Higorca Gómez


Sentada en la “atalaya” como si fuese un “arbitro” mirando atentamente mientras se celebra un partido de tenis.
Testigo mudo del ir, y venir de la pelota. Mientras el pensamiento también mantiene un ir y venir de recuerdos y vivencias. Entre tanta maraña se va descubriendo la hebra que al final de ella nos lleva a mirar de frente cada uno de los momentos por donde pasa la vida ¡Las personas!
El ser mujer siempre ha sido una verdadera partida de tenis. Idas y venidas por el mundo, venteando de la mejor manera posible el quehacer diario.
Teniendo cuidado con la raqueta del otro para poder ver hacia dónde va la pelota ¡Difícil dilema! Por las otras mujeres, y, por aquellos hombres que se puedan tener cerca.
Miro para un lado de esa pista y me encuentro toda clase de: crisis, de corrupción, y a veces hasta de dolor. Un dolor agudo que llena el alma y el cuerpo ¿sentimientos de mujer?
Qué difícil cambiar para mirar al otro lado cuando me encuentro tanto donde indagar e investigar aún sin querer, y sin que nadie se dé cuenta de que soy mujer, al mismo tiempo que me pregunto ¿por qué esconderme? ¿De quién me escondo? ¡¡Aún no lo sé!!
Lo que sí estoy segura que corrupción no es igual, o, solamente a robar dinero. También es robar ideas o querer apropiarse de sabiduría ajena.
¡Eso también está de moda! Sobre todo entre las mismas mujeres ¡lamentablemente!
Miro esa hierba que crece, fina, segura, verde, preciosa. Dónde el tenista puede pisar con fuerza para ganar la batalla. Mejor, la partida y vuelvo a preguntar ¿algún día también la mujer la ganara? ¡Pero no a medias! Así no es necesario. Tiene que ser entera. De igual a igual.
Hemos ganado mucho. Hemos avanzado mucho. Pero también nos ha hecho más prepotentes. Más machistas dentro de las propias mujeres. Es un maratón entre nosotras mismas por querer llegar a ser la más famosa, que no la mejor.
Esa es la razón por la que nos gusta poner zancadillas, de cualquier forma, pero ¡lo que más interesa es que caigan!
Eso es lo que veo en el otro lado de esa red. Una hierba que apenas sale de la tierra, amarillenta, pobre, donde al pisar el pie, sufre y el dolor se agudiza. Pero el tenista debe ganar, no importa si sabe o no más. Si quiere aprender, o aprendido más ¿eso de aprender qué es?
-     No hace falta saber, yo salgo en la “tele” ¿para qué lo voy hacer? Yo gano dinero – dice aquella que vana es.
Es igual que la hierba, esa que no quiere crecer; y el tenista que no quiere aprender. Mirándolo bien, al final siempre gana aquella mujer que sin aparecer mucho va haciendo como la hormiga. Ganando en sabiduría. Porque a la sabiduría no le hace falta estar en esa pequeña y loca pantalla, no la necesita. Como tampoco estar, mejor querer estar siempre de protagonista ¿para qué?
Cuando llega el momento, brilla como esa hierba fina y verde que hace que el campo sea más adecuado para poder caminar el tenista.
En la parte donde la hierba esta mustia, me trae tristes recuerdos, melancolía. Veo como el pobre tenista va tropezando con esas odiosas piedras que parece puestas en ese lugar. Como algunas veces nos encontramos nosotras con esos seres “féminas” que se creen, o quieren parecer superiores.
Y al fin y al cabo son eso. Una triste hierba mustia. Que una vez quitado el maquillaje se encuentran desnudas por qué no saben ni pensar.
Pobres muñecas de carne y hueso, que simplemente se dejan manejar. Que quieren estar sobre esa arena que sin darse cuenta moviéndose esta.
Pasa el tiempo y es mejor no pensar, o no mirar al otro lado de la red. La pelota sin duda sabe donde tiene que pegar, en el lado de la suave alfombra.
Al  mismo tiempo que puedo pensar con la debida humildad ¿quién tiene más poder? ¿Para qué pensar en la igualdad?

Higorca

martes, 5 de marzo de 2013

BOLIVIA EN ESPAÑA







Fotografías cedidas por Pasos

Como disfruto viendo pasar las “peñas” y carrozas en la fecha en que el señor Carnal sale de paseo. O lo que es lo mismo en carnaval.
Llegan con bullicio, alegría y sobre todo explotando de color. No les importa el frío, o ¿sí? creo que ni siquiera lo notan. Digo eso porque llevan muy poca ropa, y eso que intente mirar bien y viendo los brazos desnudos, y en las piernas como mucho, unos leotardos de red. La tarde era gélida, aunque ellos danzaban con ganas, seguramente para no quedarse congelados.
La “marcha” sigue y la música no para. Cada charanga o peña lleva la suya y al final se forma un “batiburrillo” incomprensible haciendo que todos nos movamos al mismo ritmo. Ellos, los componentes de la cabalgata, y aquellos que estamos viendo y escuchando el bullicio.
A fin de cuentas eso es el Carnaval, asueto, divertimento, y colorido dando un toque especial a un invierno gélido y duro.
Este año en Socuéllamos algo distinto desfilaba. Destacaba del resto. Maravillosos trajes, fantástico y laborioso trabajo. El pueblo boliviano daba riqueza a ese desfile “carnavalero”. La música y los bailes llenaban el lugar de rico colorido. Folklore puro de allende los mares. Del altiplanicie o de las regiones andinas. Digamos Bolivia. Gentes venidas de allá y que se han aposentado en ese rincón manchego, dónde la gente del pueblo socuellamino les ha dado la bienvenida, y dónde han creado una comunidad.
Fue una gran idea y el mejor momento para dar a conocer sus trajes típicos, sus ricos ropajes, y sus ancestrales bailes. Todos aquellos que estábamos viendo el desfile quedamos prendados de tanta riqueza en unas ropas que lucían con mucho orgullo, exhibiéndolos en una tierra tan lejos de la suya para ilustrarnos, para decirnos algo más de su cultura.
Yo también les doy las gracias por traer hasta la tierra que piso don Quijote y el bueno de Sancho Panza, su forma de ser, su carácter, su explicación para que todos podamos conocer un poco más esa tierra hermana, Bolivia.
Una buena fotógrafa me regalo las fotografías, cosa que agradecí mucho, pensé ¿por qué no enseñarlas y dar a conocer un poco más de ellos? Desde aquí mando un abrazo a todos los bolivianos.

Higorca 


viernes, 1 de marzo de 2013

EL CICLO DE LA VIDA

Acuarela, Higorca Gómez

Pasajes y más pasajes. Como películas. Trozos de la vida que se arraigan en la mente ¿Raíces entrelazadas de nosotros mismos?
Caminos y más caminos que parecen hierros candentes. Mensajes que traen a la mente la fuente necesaria de todo un tiempo.
¿Qué digo tiempo? Vida, toda una vida que dicen que es larga. Me pareció a mí que fue demasiado corta. Como un dulce y amargo sueño, porque de todo he tenido.
Claro, me dicen ¡como el resto de aquellos que me antecedieron! Y de aquellos que más tarde vendrán precediendo.
La vida pasa ¡la vida no! Siempre es la misma. Todos los que nacemos y morimos. Porque se nace y se muere. Todo aquello que está vivo. Es el ciclo de la vida ya sean: plantas, animales o personas.
Todo es uno. Cada uno con su inteligencia. Porque sí, todo lo que pasa por este pequeño e inmenso mundo es energía y toda energía tiene su propio pensamiento. Su propia vida.
Así una a una pasa como una diapositiva. Energía pura y dura, como tal envejecemos nada más nacer, nos envolvemos en una rosca como la crisálida, crecemos y cuando llegamos a una edad joven y madura es cuando esa flor de nuestra vida está más hermosa. Después viene la decadencia y vemos ahora que somos como esa margarita se va deshojando lentamente.
Llega la madurez y menos lento bajamos la cuesta, esa cuesta que nos lleva a la misma muerte.
Mientras, nuestra mente se forma intentando llegar al máximo de las fuerzas, llenando nuestras tuberías cerebrales de vitalidad, nuestras neuronas de ese espeso y al mismo tiempo invisible liquido llamado inteligencia.
Así va pasando el tiempo y llenando todo lo que nos rodea nuestro ciclo vital.

Higorca