Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 31 de agosto de 2012

LOS GRANDES NOS DEJAN

Juan Luis Galiardo, Aurora Bautista, Bernardo Bonezzi, Carlos Larrañaga




Hoy es de “recibo” que rinda homenaje a “unos cuantos grandes”. Últimamente mi “enemiga la guadaña” se ha llevado a sus “confines” a muchos juglares que nos acompañaron toda nuestra vida.
Aquellos a los que estábamos acostumbrados a ver a través de la pequeña pantalla y que al final nos parece que son de la familia.
Este año 2012, que por cierto es año bisiesto, parece que ha traído un “mal aire” en todos los sentidos, y, cada día del calendario nos ha llegado con que se “ha caído alguien”.
No quiero citar nombres, por eso que me puedo dejar alguno de ellos por el camino y sería imperdonable ¡son tantos! Actores grandes, maestros del celuloide. Actores que han dejado huella entre todos nosotros ¿quién no ha estado enamorada de Carlos, de Sancho, de  Galiardo, y, hasta de Bernardo? Y los hombres ¿Cuántas veces han suspirado viendo la serena belleza de Aurora Bautista?
Ya no están físicamente con nosotros, pero si están sus trabajos, sus historias, sus sonrisas picarescas. Disfrutaremos viendo de nuevo sus películas, esas cintas que seguramente la gente joven dirá -¡son una lata!- Pero a nosotros nos gustan quizás por eso mismo, porque forman parte de nuestra vida.
Antes las tertulias eran en el café Gijón de Madrid. Ahora ellos se reúnen en una de esas blancas y espumosas nubes. Juegan a las cartas, o se caracterizan de ángeles para seguir dentro de esa caravana que les llevará de ruta por esos caminos de Dios.
Descansad en paz queridos amigos de ese difícil mundo de la farándula. Siempre estaréis con nosotros.

Higorca

miércoles, 29 de agosto de 2012

FUEGO EN ESPAÑA

Óleo, Higorca Gómez


                                   Arden bosques, caminos,
montes y valles, casas…
Arde España por todos
                    los costados,
Llamas que suben en busca
¿qué buscan esas llamas?
Lenguas viperinas que crujen,
lenguas  de fuego que suben
                                       y suben.
Rodean los bosques, los montes…
Buscan las nubes cargadas de agua.
Lloran las gentes al ver que pierden
sus casas tan violentamente.
Mientras, rezan con fe esperando
¿qué esperan?
¡Las nubes!
Y  dicen gritando
por si acaso los oyen
¡Llega pronto nube!
¡apaga esos fuegos que tanto destruyen!
Cielo llora, vierte tus lágrimas
sobre esta tierra que tanto teme
                                      y nada tiene.

Higorca

domingo, 19 de agosto de 2012

MUERTE DE FEDERICO

Acuarela: Higorca Gómez



El día 18 de agosto del año 1936, se llevaron a Federico García Lorca a "dar un paseo", tal como decían en aquella "mala época". ¿Quién denunció al poeta y dramaturgo? Nunca se supo, y aquellos que sí lo sabían, se lo han llevado para siempre a la tumba. 
Hay muchas versiones, muchas formas de escribir pero tristemente nadie sabe muchas cosas de él, de su final. 
El maestro de pintura Villaseñor sí me comentaba algunas cosas sobre esa terrible muerte, pero yo tampoco sé si era la verdad, por tanto me la guardo también.
Mi pequeño homenaje, el recuerdo a ese gran poeta. Un humilde poema.


Hoy setenta y seis años…
Aquel día te llevaron, te sacaron
como ellos bien decían
¡Al paseo hermano!
Y tirado te dejaron
en mitad de un campo.
en mitad de una tierra abandonado
para que otros te enterraran
sin pensar el dolor que tu muerte
                                      sembraba
¡Ayy,  Federico García Lorca!
¡Mi corazón llora de pena!
Al pensar que te fuiste de esa manera.
¿Qué pensaron aquellos
que te denunciaron?
¿Qué contigo se iban tus letras?
¡Qué poco sabían!
Ni tan siquiera lo que hacían.
Te llevaron,
pero todo tu romancero,
tus letras, tus poemas, tus ensayos,
aquí, aquí maestro, se quedaron.
Ese fue el más hermoso legado,
¡Claro, que jamás ellos pensaron!
Eso no pudieron enterrarlo.
¡Ayy, Federico García Lorca!
Tú también formas parte
de ese hermoso Romancero Gitano

Higorca

jueves, 16 de agosto de 2012

CICATO Y LOS MAESTROS

Dionisio Cañas, Higorca , José Higueras, Pepe Carretero, al fondo el poema

Higorca entre dos maestros: Dionisio y José

Una buena pandilla: Higorca, José, Pepe, Dionisio y Rosa Castro

Egipto: Dionisio entre otros compañeros buscando letras.



Un día mientras paseaba un poeta por las calles de Nueva York, (lugar donde ejercía de Catedrático en la Universidad).
Mientras caminaba y miraba los contenedores, los papeles y algunas otras cosas que se iba encontrando. Pensó ¡todo es poesía! entonces ¿porqué no hacer un poema que de la vuelta al mundo? Un poema que sea de todos ¿porqué no recoger papeles, cartones, entre todas las basuras? Seguro que encontramos las suficientes letras para su composición.
-          Pero lo titularemos “El Gran Poema de Nadie”.  
Así fue como el maestro de las letras Dionisio Cañas, empezó su trabajo. Ayudado por otras personas. Recorriendo todo el mundo en busca de esas letras necesarias, imprescindibles que nos una a todos. En una unión plena de amistad, respeto y cariño para aquellos que son iguales y los que son igual a nosotros pero diferentes en color de piel, que no en sentimientos.
Se termino el poema y se ha presentado en todos los rincones terráqueos. De una punta a otra. De un continente a otro. Hermoso  trabajo que se ha llevado a feliz término. Bueno, porqué se ha parado, pero podía haber sido mucho más largo. Letras y más letras recortadas de periódicos, de anuncios, de cajas de cartón, de mil cosas encontradas en contenedores y basureros del mundo entero.
Y… el sábado al mediodía, sin pensar, sin notar los grados que teníamos en la calle, nos encontramos en un lugar intimo y lleno de cultura, para festejar y presentar también aquí ese poema de nadie, y por el contrario de todos.
El gran Dionisio Cañas, un hombre todavía joven. Un poeta cargado de grandes premios internacionales. Con la humildad y sencillez que le caracteriza nos presento en su tierra: El Gran Poema de Nadie.
Fue un acto que a todos se nos hizo corto, cuando habla la sabiduría, los sentimientos y la buena palabra, parece que el tiempo pasa en un suspiro.
Creo que dentro de ese bohemio lugar, la temperatura humana era mucho más alta, nos encontramos con grandes, con maestros, dónde una se siente pequeña, como un grano de “matalauva”.
Solamente me queda dar las gracias a ese hombre, poeta, literato, inmensamente grande, porqué solamente los humildes, los que trabajan amando de verdad a las letras,  son los que llegan.
Entre nosotros otro amigo: Pepe Carretero con su magnífica obra pictórica, esta vez el maestro nos dejo admirados con el trabajo llevado a cabo. Temas taurinos tratados con un estilo personal, distinto a todo lo que estamos acostumbrados a ver.
Bebimos, brindamos, nos reímos, hablamos y nos olvidamos de los 44º que caía en las calles tomelloseras.
Aprovecho para dar las gracias a esas personas que han tenido esa feliz idea. Darnos un rincón donde todo es cultura. Venta de libros que están encadenados al buen vino, que a su vez está atado a la poesía y que podemos encontrar en un mundo lleno de colores. La pintura. Todo ello es cultura: vino, arte, letras, palabras, comunicación, visión, tertulia, amistad. Un rincón donde poder forjar un mundo lleno de arte y sabiduría.

Higorca

martes, 7 de agosto de 2012

DE VACACIONES POR MADRID

Dibujo de nogalina, Autora: Higorca Gómez




Aquel año había decidido pasar las vacaciones en Madrid. Necesitaba conocerlo bien. Era un de las capitales europeas que más me interesaba. Me habían hablado muy bien de ella. Edificios con una larga historia, museos maravillosos, hoteles impresionantes y el Palacio Real.
Había leído bastantes cosas sobre el y necesitaba visitar aquellos enormes salones cargados de historia al mismo tiempo con grandes obras de toda clase. Esculturas, pinturas, antigüedades, y lo que más me impresionaba, el cambio de guardia.
La que más fama tiene es la de Londres, pero también esta de España, de Madrid tiene un encanto especial.
Tenía que apurar bien el tiempo, necesitaba empapar mis sentidos de cultura, de arte, de historia.
Me alojaba en un hotel cerca de la estación de Atocha. Era el punto clave para desplazarme por todo aquel mundo de arte plástico y buenos conocimientos. Primero desayunar, coger fuerzas para que mis piernas tuvieran la fuerza suficiente para aguantar las horas que yo deseara.
Mientras saboreaba aquellos churros colgados en un trozo de ¿paja? O era una ramita especial de algún arbusto desconocido para mi, en realidad es una ramita de junco. No era mi costumbre tomar chocolate con churros, pero aquel día me “sabían” a gloria. ¿Quizás por encontrarme en esa ciudad? Posiblemente. Mientras saboreaba aquel manjar pensé con rapidez en mi primera visita, sería el Reina Sofía, aquel encerraba todo el arte moderno, contemporáneo, sería una visita más rápida. A fin de cuentas a mi lo que más me interesaba eran los grandes maestros del pincel.
Así que después me pase al Thyssen. Después de comer entre en el monstruo del arte. El Museo del Prado. No sé cual de aquellas salas me gusto más. Ni tampoco que obra podría elegir. Bueno eso sí, hay muchas preferidas, pero una es para mí la obra cumbre. La familia de Carlos IV del genio don Francisco de Goya y Lucientes. Me senté frente a ella durante un buen rato. Era inmensa en todos los sentidos, supo reflejar el interior de aquellas personas. Solamente aquel cuadro era suficiente para salir de allí con el alma impregnada de buenas pinceladas.
Al día siguiente vería los edificios más emblemáticos. Me encamine por el paseo del Prado, para seguir por la Castellana, pero antes estaba Recoletos y su Café Gijón. Me senté en una de las mesas para tomar un refresco y pensar, soñar en todo lo que allí se había “cocido” entre los artistas de otras épocas.
Me pareció oír la voz de algunos “escribidores”, o de algún que otro pintor que no tenía ni para un café. Pero entonces, en aquellos tiempos del café Gijón todo era distinto.
Durante un buen rato soñé. Soñé tanto que no me di cuenta cuando el camarero vino con aquel refresco que yo había pedido_ perdón, señorita_ ooooh_ no me di cuenta_. Por favor voy a pagar, que no se me olvide. Aboné la cuenta y empecé a sorber lentamente.
Pude ver frente a mi al gran Alberti, a Dalí, Camilo José Cela, Francisco Umbral, Lucia Echevarría, y tantos otros. Hubiera sido bonito compartir con ellos alguna de las tantas vivencias.
Camino por la Castellana y llego casi sin darme cuenta junto al hotel Miguel Ángel, subo por la calle General Martínez Campos. El calor hace mella. De pronto me llega como un soplo de aire fresco. Leo el letrero, Casa Museo de Sorolla. Una suave música llega hasta mí, es el sonido de una fuente que deja caer su agua en libertad, soltando de vez en cuando alguna gotita que al pasar por su lado te llega y alivia el tremendo calor.
Un jardín bien arreglado nos deja entrever que allí vivió alguien que amaba las flores. Entro en aquella hermosa casa y todo en ella me dice, me habla, de un pintor que supo transformar la luz de su tierra en bellísimas obras de arte. Un silencio inesperado dentro del inmueble, mientras, en la calle un mundanal ruido agobia al viandante.
No es de extrañar que ese maestro del pincel como fue Sorolla, se quedara largas temporadas a vivir en aquella isla que transformo en un paraíso.
Me impresiona su obra, la luz, el mar, los blancos puros que el maestro puso en cada una de ellas con magistral sabiduría dejando la hermosa huella de ese litoral valenciano.
No puedo terminar aquí mis vacaciones, volveré de nuevo a visitar Madrid, a recrearme en cada una de las joyas que cuelgan de sus vías, de sus calles.

Higorca