Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

martes, 22 de mayo de 2012

UN CUENTO?

Acuarela: Higorca Gómez



El frío se dejaba notar, el invierno era muy crudo. Hacía muchos años que no había nevado y helado tanto. Las gentes del lugar no salían casi a la calle. Se quedaban junto al rojo y confortable fuego de la chimenea.
Todas las noches sentadas frente a la misma, una  abuela le contaba historias. Cuentos a su nieta.
La niña, una mocita ya, le gustaban todas aquellas fabulas.
De vez en cuando preguntaba si eran hechos reales. Unas cosas si, otras no. Le contestaba la anciana, que a través de los años tenía un montón de anécdotas.
La abuelita con las manos en el regazo se dispuso a contar de nuevo otra de aquellas historietas que tanto le gustaban a la muchacha.
-       Hace bastantes años vivían en un pueblecito de pescadores un matrimonio joven. Ella estaba esperando un bebe. Por aquel entonces no se podía saber si era niño o niña. En verdad no le importaba, ya tenían otros. Solamente querían que llegase bien a este mundo.
-       Ella, ya estaba bastante adelantada y deseando que llegase pronto la hora. Un día su marido llego a la hora de comer y le dijo cariñosamente.
-       Tengo unos días de vacaciones ¿te gustaría que fuésemos de viaje? de esa forma la espera sería mucho más corta y de paso visitaríamos a unos familiares.
-       Ella no estaba muy segura de querer hacer aquel viaje, pero vio tan ilusionado a su marido que dijo que sí. Empezó con los preparativos y disponiendo todo para emprender el viaje.
-       Así cogieron el tren para dirigirse hasta dónde vivían aquellos familiares. El recorrido era largo y llegaron bastante cansados. Ella, la mujer se acostó enseguida. En verdad estaba agotada y aquel bebe que llevaba dentro de ella, se movía deprisa.
-       Seguramente será del viaje (dijo) el tren daba muchos saltos y habían sido muchas horas.
-       Al día siguiente sin esperar la mujer se puso de parto. Estaban afortunadamente en un lugar donde había un buen médico acostumbrado a traer niños al mundo.
-       El pueblo era pequeño, pero muy rico en metales. En minería. Por tanto no se carecía de nada. Eso le salvo.
-       El bebe venía de nalgas y tuvieron que  utilizar los fórceps, al mismo tiempo que abrir un poco la vagina para que pudiera salir. Con la gran suerte que el feto era muy chiquitín y pudo sobrevivir.
-       Era tan pequeña aquella niña que tuvieron que buscar una caja de botas de caballero para poder meterla, con mucho algodón y debajo una bombilla. Pensaron que se iba a morir, al día siguiente la bautizaron, era mucho mejor así, ya que la madre hasta que no pasaran por lo menos dos días no podía marchar a su casa.
-       Pasaron esos dos largos días, llamaron un coche que llevaba viajeros hasta otros lugares de España y prepararon el viaje de vuelta. El bebe necesitaba estar en una incubadora, su sitio era Barcelona, allí estaba su casa. Allí la gestaron, allí tenía que volver salva.
-       Llegaron y ya la estaban esperando, estuvo un tiempo en la incubadora, pero pronto se dieron cuenta que aquella niña no iba a morir.
-       Pasaron los años y tuvo que hacerse el carnet de identidad. Cuando se lo dieron vio que nada coincidía con ella. La fecha de nacimiento no era la correcta, se habían equivocado. Tampoco la iban a llamar ese mismo nombre, y siempre se pregunto ¿Por qué pusieron ese lugar si fue todo una coincidencia? Ella no conocía el lugar de nacimiento, simplemente estuvo unas horas en aquel pueblo.
-       Claro que a fin de cuentas ¿Qué importaba? Todo aquello, ella sabía toda la verdad.
      ¿Te ha gustado? – le pregunto la abuela. La niña la miro con ternura. – Si, me ha gustado mucho. Debes seguir la historia.

      Higorca

1 comentario:

Begoña de Urrutia dijo...

Pero los demás no sabemos la verdad. Y necesitamos saberla. Aquí te esperamos para que nos aclares el misterio. Y no tardes tanto esta vez.
Un abrazo fuerte y hasta pronto..... espero.