Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 16 de enero de 2012

REFLEXION SOBRE NOTICIAS

Oleo: Higorca Gómez


A veces no se si es mejor oír, leer, o, ver todo aquello que llamamos medios de información.
Hace unos días escuchaba una noticia que me dejo perpleja. Como era a una hora muy temprana, pensé que estaba soñando. Pero luego me di cuenta que en realidad estaba muy despierta.
Dándole vueltas a la historia, empiezo a pensar que no sé a dónde vamos a parar. En realidad ¿vamos por el camino derecho o torcido?
En fin, ¡un día de estos me olvido por dónde ha salido el sol! ¿Sale por Poniente? Claro que entonces pensarán que tengo Alzheimer y me llevaran a una residencia.
Resulta que aquí en esta España nuestra que ya no es de pandereta, ni de toros, ni de “na”. Bueno, sí. Es una España de “pillaje” y corrupción política, y… (otros que no son políticos) pero que nos lo tomamos todo como si fuese una “chirigota”.
Algo es algo, porque como bien dice el refrán: es bueno que hablen mucho de nosotros, eso sí, da igual que sea bien o mal. Es señal de que todos estamos vivos, menos aquellos que ya están muertos. ¿Será por eso que hacemos tantas cosas nada bien?.
Escuche a una madre decir que su hija, una niña, tiene un tipo de diabetes un poco raro, y, unos investigadores en Valencia estaban trabajando sobre ese tema.
Pero ¡hay amigos! Como el sastrecillo valiente. De golpe “zas”  “tijeretazo” ¡No hay dinero! Por tanto no se sigue la investigación.
La madre de la niña afectada, como siempre, dispuesta a “pedir” (como siempre) para poder seguir investigando, y (como siempre) también estamos aquí los españolitos “normales”. De a pie, respondiendo modestamente. Monedita a monedita para poder sufragar unos meses más el sueldo de ese trabajo.
Eso en Valencia. Aunque en realidad no se si importa mucho la autonomía o lugar.
¿Qué esta pasando? Mi modesta opinión, que ya se, no sirve de mucho o para nada, se pregunta ¿no hay dinero para la investigación? Pues creo que no es del todo cierto.
Hay mucha gente de “bien” procesada por meter la mano donde no debían, y… claro, están en la cárcel. Comiendo, en una buena celda, con televisión…, pero (claro), ese hotel tampoco lo pagan ellos. Lo pagamos todos nosotros, pobres infelices que nos gusta caminar con la cara alta por la calle.
Es decir:
Nos roban, se quedan el dinero y ahora les tenemos que pagar el alojamiento a pensión completa. ¡No me parece muy mal!
Señores, menos cárcel y que devuelvan todas las “moneditas” robadas, veremos a ver si España tiene o no tiene dinero. Y será entonces cuando se pueda volver a investigar aquí, en este país llamado España. ¿Dónde está el paraíso fiscal? ¡Aquí! que tenemos mucho que hacer. Todos han querido ser ricos, ¿pero de todos esos nuevos ricos saben donde tienen el hígado? O ¿quizás les duele cuando comen algún producto raro?
España. Parece que estamos retrocediendo, volviendo a unos tiempos de un país negro, oscuro y triste, mientras los poderosos don dinero, salen de las cárceles y se van a las Bahamas a disfrutar del tesoro robado, al igual que en tiempos de: bucaneros, piratas y filibusteros.
Y los de siempre recorriendo calles y puertas para recoger unas pobres monedas para poder pagar unos pocos meses más a una investigadora. ¡Me dan ganas de ayudar a mi también a esa madre coraje!

Higorca

2 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Hogorca: la verdad es que no, que no somos los habitantes de un país de pandereta. que vaaaaa!!! somos casi todos, unos ladrones de guante blanco. Unos ladrones que han hecho las leyes a su medida, para poder robar más con inpunidad.
No tenemos remedio!!!

muchos besos amiga, y tedremos que arrimar el hombro, a ayudar a los que lo necesiten. Poque los ayudadores del estado estan todos en las Bahamas.

saludos

Begoña de Urrutia dijo...

Higorca: yo, como tu, me pregunto que está pasando en este país. Y en el mundo en general. Parece que el amor a la riqueza, al poder, está imperando en la sociedad. Da ganas de dar un puñetazo en la mesa e intentar poner algo de orden. Asombra pensar que haya tanta capacidad de autoengañarse, o de no se que calificación darle. Las noticias no dejan de dar información sobre este tema cada día y uno se pregunta, si todavía queda alguién con conciencia.
Yo creo que sí pero también creo que como eso no es noticia, a nadie le interesa.
Pero no por eso vamos a dejarnos llevar por la corriente. Seguiremos luchando para ser honrados, porque en definitiva, no es el mundo quién nos va a juzgar, sino Dios.
Hace tiempo que no se de ti. Te gustó mi última entrada?
Un abrazo fuerte