Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 19 de octubre de 2011

¿COMPRENDEMOS LA POESIA?

Dibujo de nogalina/papel, autora: Higorca Gómez



A veces no comprendemos muy bien aquello que los demás quieren expresar con pocas palabras y de una forma cantarina. No es extraño, cada uno interpreta lo que lee a su manera y la poesía no a todos les gusta.
Desde que era muy niña, la lectura me apasionaba, cualquier cosa que tuviera letras me servía, era feliz con un tebeo, un cuento de hadas o un libro de poemas de aquellos que el abuelo tenía en la biblioteca de su despacho. Aunque eso a veces me servía para ganarme una pequeña regañina ya que allí encontrábamos libros de todas las clases, y claro antes los niños teníamos algunas cosas prohibidas. Pero a mí eso medaba igual ya que lo único que buscaba era el de poemas: Rosalía de Castro, Gabriela Mistral, en aquella época a hurtadillas, Alfonsina Storni, esta mi favorita. También el gran Antonio Machado, y, tantos otros que tengo que dejar en el tintero por no hacer extenso este post.
Recuerdo que a través de la radio podía oír recitar a  María Matilde Almendros, o, a Paco Valladares. Me entusiasmaba. Me quedaba delante de la radio como si estuviera extasiada, luego cuando nadie me veía, cogía una escoba me salía al jardín y con el libro en una mano y el micro (dígase la escoba) en la otra, me ponía a declamar como una loca ¡¡¡Oh Dios!!! Que locura, pero como cada una es feliz a su manera… luego llegaban: mi hermano, mi primo o cualquiera que hubiera oído aquellas voces, y ¡¡tierra trágame!! Me subían los colores y las trenzas se me erizaban.
Así fueron mis principios, “empaparme” de letras, y, mancharme de óleo y carboncillo del estudio del abuelo ¡era inmensamente feliz!
Más tarde al comenzar  el bachillerato, en el primer curso que por aquel entonces se llamaba ingreso. A decir verdad aquel curso era un repaso de todo aquello que habías aprendido desde que se empezaba a ir al colegio. Y… nos hacían leer algunos libros para después hacer la consabida redacción ¡me gustaba! La primera vez que leí el principito a decir verdad no me gustó mucho, repetí la experiencia y fue entonces cuando le cogí el “gustillo”. Lo he vuelto a leer unas cuantas veces más.
Y luego vino otro curso, y otro… por aquel entonces yo era la “reina” de la clase, doce chicos y yo sola en todo aquel “maramango” de actividades, y…, la edad, la edad del pavo que decían por aquel entonces, y los chicos, salían con las chicas, como siempre ha pasado.
También se peleaban, igual que ahora. Entonces venían a pedirme a mí, a la más pequeña de la clase que les escribiera un poema, allí estaba yo, escribía y escribía. Lo peor es que les gustaba y a mí no me costaba nada hacerlo.
Era la edad de la inconsciencia, todo me parecía fácil y sobre todo divertido. En cambio ahora miro y remiro, estudio y sigo estudiando la mejor manera de hacerlo bien. Ya no digo perfecto ¿Qué hay perfecto?
Quizá la escritura. Tampoco. Pero un poema ¿puede ser perfecto? ¿Acaso los sentimientos son perfectos? Quiero reflexionar y sobre todo esperar a todos aquellos que quieran comentar.


Higorca