Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

domingo, 17 de julio de 2011

Dibujo de nogalina sobre p/alg. Titulo Chocolate, autora: Higorca Gómez

¿Nos hemos parado a pensar alguna vez a quien podemos hacer daño con nuestras palabras, o con nuestros hechos, o con cualquier otra cosa?
Me gustaría ser perfecta, no dañar a nadie, que mi voz, mi palabra sirviera para alabar, dar consuelo, amparar a todos aquellos que necesitan de los demás, pero no soy así.
A veces sirve simplemente una mirada para decir sin palabras aquella  frase hiriente, una carcajada dirigida de distinta manera para dañar el alma de otros, y así, una, y, otra cosa, es como si disfrutáramos dañando a todo aquello que nos rodea.
Al hablar debería pensar antes de vocalizar la frase, mirar a mi alrededor para ver quien está cerca de mí y saber si le va a gustar o no aquello que yo en realidad pienso.
Pero tampoco lo hago, suelto lo que pienso y además sin pensar, luego cuando las palabras han saltado al aire, miro las caras de los que están más cerca de mi ¡Oh Dios! ¿Qué he hecho! Pero ya no tengo vuelta atrás, el dardo ya ha llegado al corazón de esa persona que está frente a mí.
Y me repito ¿Por qué, por qué? No tengo remedio, tengo que reflexionar más ¿tan raro, o difícil es? Simplemente parar a pensar, es fácil, parar a pensar.
Y sobre todo hay algo más ¿Cuántas veces pedimos perdón? Si somos honestos muy pocos por no decir nunca ¿Cómo podemos hacerlo nosotros mortales? ¿Nosotros vamos a pedir perdón por algo malo o menos mal que hemos hecho? Imposible, cada uno de nosotros somos mejor que el otro, por eso no reflexionamos, por eso no pedimos perdón y por eso nos amamos tanto.
Pero yo hoy, me quito mi ego y pido encarecidamente a todos aquellos que les haya podido dañar diciendo perdón, una y mil veces.