Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

sábado, 18 de junio de 2011

YO, TAMBIEN ESCRIBO EN ESPAÑOL

Dibujo de nogalina sobre papel de algodón, autora: Higorca Gómez
 
Se celebra el día del ESPAÑOL, día grande para todos aquellos que somos hispano-hablantes, pero…
¿Tenemos conciencia de cómo hablamos nuestro idioma? O ¿Cómo lo  escribimos?
Creo que la mayoría no la tenemos, intento fijarme mucho en aquellas y aquellos que escriben, a veces, una simple carta, pero no pensemos que puede ser cualquier persona baja en estudios, que entonces lo vería normal, ¡No! He podido observar cuantas aberraciones hacemos con nuestro idioma, por ejemplo: en los mensajes de esos teléfonos móviles que ahora tanto usamos, escriben a medias, tanto es así que yo al principio no me enteraba de nada, veía, x, q, siempre me quedaba a medias, hasta que le cogí el “tranquillo” como se suele decir. Difícil dilema para mí, con lo fácil que es escribir correctamente y que todos nos entiendan. Luego, están las redes sociales, otro tanto, aunque parece que un poco mejor. Lo peor de todo fue cuando un día una chica muy bien puesta, y, que me dijo que era periodista, me dio una receta para hacer un postre, al mirar aquel “escrito” me asuste, encontré un montón de faltas de ortografía, pero lo mejor de todo fue: en vez de poner huevos pude leer guevos, así tal como está  eso por poner un ejemplo.
Y ya no digamos cuando a través de la radio podemos oír, o escuchar palabras mal pronunciadas, y ni tan siquiera piden perdón por ello. Claro eso parece ser el todo vale para los medios ¿será eso? Hablar, y, escribir bien es un respeto hacia los demás, para el que recibe y el que escucha.
¿Cuál es la razón de no ser correctos con nuestro propio idioma, cuando en cambio queremos aprender otro?
Un país se considera rico por la diversidad de: idiomas, o lenguas, o dialectos, aquí en España tenemos bastantes, afortunadamente, también en los países latino-americanos, o lo que es lo mismo, en Sudamérica, donde también su idioma es el ESPAÑOL.
Me gusta tanto mi idioma que cuando voy al extranjero presumo de ello, y aunque también manejo un poco otros, cuando escribo o hablo para la mayoría de hispano hablantes, España y parte de América, siempre utilizó el mismo: el castellano para ser más exactos, ya que no todos entienden aquellos otros que tenemos en la península, en cambio el original, somos ya muchos aquellos que lo utilizamos, por eso debemos cuidarlo con esmero y elegancia, mirar bien como lo escribimos ¡¡es tan bonito leer correctamente!! Ver como todo está bien hecho, bien escrito y no de cualquier manera, no hace falta correr, hace falta fijarnos, poner cada letra en su sitio.
Con el paso del tiempo el castellano como todos los idiomas ha ido cambiando, como ya sabemos deriva del latín, pero también tenemos muchas palabras que nos llegaron del árabe, otras del francés, y así, ha ido derivando, pero también conservando.
No es el mismo castellano el que escribía don Miguel de Cervantes, al de nuestros días, y ahora últimamente también ha cambiado, está de moda “meter”  de vez en cuando alguna palabra en inglés, o alguna otra que alguien ha colado por nuestro alfabeto, que por otro lado  es muy rico en acepciones, muchas entradas en las que podemos aprender mucho, leer el diccionario nos ayudara a pronunciar, a escribir, y a comprender mejor nuestro idioma. Sin olvidarnos nunca de aquellos acentos que cada rincón del mundo donde se habla el español es distinto, pero todos muy hermosos.
Reflexionemos bien antes de enviar aquello que otros tienen que leer, en nuestra escritura podemos ver el interior de cada uno.
A mí, nuestro idioma, el ESPAÑOL, me suena a música, a una pieza clásica donde me puedo recrear y soñar mientras escucho el bien hablar.