Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

domingo, 6 de marzo de 2011

CARNAVAL

Titulo: Máscara -- Oleo/cartón --Autora: Higorca


Sin darnos cuenta caen las hojas, una tras otra: del calendario, de los árboles, y, sin darnos cuenta también nuestro pelo se ha puesto blanco. El tiempo vuela como si tuviese alas, y, todos los días vamos sumando actos que ya se han hecho pero hay que renovar, como los árboles renuevan la sabia para que salgan de nuevo esas hojas. Como en la imprenta renuevan las hojas del calendario para comenzar un nuevo año. Como los hijos crecen para renovar la estirpe de las familias, por que lo único que no podemos renovar somos las personas.
Todo esto viene a cuento porque este mes se junta una cosa con otra, ahora estamos en pleno carnaval, aquí en este lugar, la gente anda desaforada convirtiéndose en una y otra cosa para en unos días no ser ellos. Es como si quisieran zafarse, evadirse, o esconderse de algo, claro que es una buena forma de descargar adrenalina, y, hacen la vida imposible al pobre transeúnte que quiere pasear con tranquilidad, diciéndole las mil barbaridades que de no ser así serían incapaces de decir, como el cobarde que se esconde tras los barrotes de la ventana.
Días de carnaval: disfrute y relajo para todos. La pena es que el frío y la lluvia desluce todo el desfile. Esos niños que representan a los distintos barrios y que sus padres gastan todos sus ahorros por competir en las mejores galas. Por algo estamos en carnaval y no importa el gasto ¿Para que pensar en eso estos días? Al fin y al cabo solamente son cuatro días al año.
Luego, un poco más tarde llega doña sardina y su venerada muerte, con eso se da fin a esas locas jornadas en que no han habido horas para el descanso, solamente para el baile, saltar, y pasarlo lo mejor posible. Olvidar durante unos cuantos ratos de todo y toda la “crisis” que “dicen” que nos rodea ¿porqué hay crisis verdad? Pues yo también digo ¡Viva el carnaval! ¡Viva la sardina! La que vamos a enterrar y seguramente la que después quedara para comer, eso sí, pensando siempre que estén baratas, por que, queridos todos ¡ya no están tan baratas! Ni tan siquiera aquellas que antes llamaban “rancias” y que ahora deben de ser “manjar de ricos” por que ¡¡¡Vaya, vaya, como están las señoras de caras!!!