Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 3 de marzo de 2011

UNA VIDA CORTA

Titulo: Flores - Oleo/cartón - Autora: Higorca Gómez


Estos días una noticia ha saltado a los medios de comunicación, algo se sabia, pero son cosas que no se esperan.

A veces, cuando nos paramos a pensar detenidamente en todas esas personas que están dentro del mundo del “famoseo” y que las ponen tan “bien” en lo que llamamos la prensa: rosa, amarilla, o, como demonios se llame todo ese mundo de fantasía y de falsedad ¿Cuantas personas al ver y oír esas páginas no sueñan? Les gustaría ser ellas las que pasean por esas alfombras rojas que tapan las aceras para no manchar esos “ropajes” impresionantes que llevan puestos y que como tantas otras cosas son falsos. Falsos por la sencilla razón que no son de aquellas que los lucen, todo es dejado por modistos, joyeros, y un largo etc. para que sirvan de modelos y, les den publicidad.
Todo se ve y se lee: magnifico, pomposo y maravilloso, pero ¿nos paramos a pensar en los sentimientos que tienen ell@s? ¿Cuanta verdad hay por dentro?
Se ha ido una persona que llego por su belleza a lo más alto, cuando se quiso dar cuenta, había bajado a los infiernos. Paso de tener todo, a no tener nada, simplemente a su familia más cercana, aquellos que nunca fallan, los que nos quieren de verdad. Eso le paso a esa persona que en su día tanto admiramos y luego en otro momento nos olvidamos que ella existía, por que si acaso salía en los medios de comunicación era para recibir la mayor humillación que puede recibir una persona ¡la lastima! ¡la hipocresía! De aquellos que en los momentos de grandeza quisieron estar a su lado.
Así es la vida ¡la vida no! Aquellos que a veces nos rodean hipocritamente pensando ¿pensando qué? Difícil respuesta, descansa en paz, querida Amparo Muñoz, en tu corta vida has recogido todo: grato y menos grato, bonanzas y tempestades, quizás por que nadie supo comprender la soledad de tu alma, la angustia que llevabas dentro de ti.