Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 7 de febrero de 2011

ANGELES CARDONA

Dibujo . nogalina sobre papel - Autora: Higorca Gómez

Hoy, cuando no pensaba publicar nada por falta de  ese precioso tiempo, no he tenido más remedio que rendir un homenaje a una mujer que me enseño tanto. Una mujer de nuestro tiempo que murió el día, 4 de febrero y, aunque tenía una edad avanzada, siempre me parece que es pronto.
Angels CArdona nació en Tarragona el año 1923, doctora en Filología románica y, licenciada en Filología germánica, escritora y poeta. Durante muchos años estuvo muy vinculada a la Universidad de Navarra como catedrática de lengua y literatura, en castellano. Escribió más de una veintena de  libros en catalán y castellano, libros de texto para los colegios. Traductora de los grandes maestros de la literatura mundial. Escribió ensayos y  biografías, recogiendo en libros de poesía el sentimiento y cariño que brotaba por cada uno de sus poros, pero sobre todo uno, el que dedico a su hija que murió a muy temprana edad.
Mujer comprometida, dedicada en cuerpo y alma a las letras, tanto en catalán como en castellano.
Estoy segura que ya se ha reencontrado con esa hija que tanto recordaba, que tanto amaba. Ahora puede decirle de viva voz, acariciando su alma, esas palabras dulces que un día con su pluma dejo para todos nosotros. De nuevo se ha ido otra mujer grande, sencilla y humana como solo los grandes saben serlo. Se ha ido, sin hacer ruido, dejando ¡eso sí! Su voz en unas cuartillas para deleite, enseñanza y conocimiento de aquellos que nos gusta empapar el sentido con el néctar de la sabiduría. D E P Maestra
Uno de sus muchos poemas, recogido en uno de los libros que tengo conmigo, el que escribió a su hija:

A SU ENCUENTRO, YO EN VUELO
Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata.
No soñaré en la rosa
que en la tierra me aguarda;
aquí estoy en el día
de un universo en palmas
de vellones de espuma
que muestran tus pisadas.
Aquí estoy en la aurora,
aquí vivo en el alba.

Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata.