Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 30 de noviembre de 2011

CABALLITO VOLADOR

Oleo, Higorca Gómez




¡Caballito volador! Posado sobre una rama
¿Qué miras? ¿El pez, la rana?
O ¿quizás fijas tu mirada
sobre el espejo verde del agua?
Posado o volando
¡Qué belleza de alas?
Transparentes, suaves, tiernas,
¿Vas contando las horas
que te quedan?.
Efímera vida, como la belleza,
esa belleza externa,
que se va volando, sin darnos cuenta.

Higorca

lunes, 28 de noviembre de 2011

CORDOBA Y LOS POETAS ANDALUCES



Tres momentos mágicos en Córdoba, fotos "robadas" a los amigos, gracias por ello






¿Qué tiene Córdoba que inyecta la sangre de poemas, cante y pasiones?
El sábado un “puñado” de poetas, acudimos a ese emblemático lugar donde dicen que Seneca: el orador, el escritor y filoso, nació ¿será por eso que las palabras se unen tanto en ese bello rincón de esta piel de toro.
y… allí junto a esa Mezquita; maravillosa, de columnas llena de magia y estandarte del Ándalus. Justamente en ese “Emirato” empezaron a sonar las letras con acordes de guitarra, de cuerdas bien templadas, de gargantas y sentimientos que volaron muy alto para que todos oyeran tan bellos cantos.
¡Poder poner cara a cada uno de los poemas y comentarios!, saber lo que, y, a quien: hemos dicho y nos han dicho en esas letras de un rincón virtual llamado poetas… ¿No os parece algo muy hermoso estar juntos físicamente?
Todo fue maravilloso, hoy, en el reposo nuevamente del hogar, parece como un sueño haber compartido con tantos poetas, con tantos “dejes” de lugares tan diferentes, de sentir la amistad, el saber dar a cada uno de nosotros lo mejor que llevamos dentro. Todo debido a “eso” a la única finalidad de decir en cada una de nuestras letras todo lo que sentimos cada uno, a nuestra forma y nuestro saber decir o recitar, en esos momentos ¿Qué puede importar hacerlo mejor o peor? Importa el dejar sonar la voz como una explosión para que todos se enteren como somos, lo que queremos, a donde vamos o simplemente hasta donde llegamos; pero eso sí, con fuerza y cogiendo nuestras manos.
Solo me cabe decir: Gracias Amaya Martín, doctora de las letras y de la amistad, por haber sabido llevar el timón hasta ese hermoso puerto, con gallardía, casi en silencio, y, en cambio teniendo el don de mando para que todo saliese tan bien, y, también nuestras gracias personales por abrazarnos con fuerza, por querer compartir estas jornadas explosivas de letras y convivencia.
También quiero abrazar a todos los que compartimos y a todos aquellos que por otras causas no pudieron estar con nosotros, pero que sí estuvieron en nuestras mentes y en nuestro corazón, a ellos os hago llegar un beso: recogerlo con el mismo cariño que yo lo envió.
Y… hasta siempre que sea muy pronto.

martes, 15 de noviembre de 2011

CLAVELES CHINOS

Oleo/lienzo - Autor: José Higueras



María miraba desde la ventana de aquella sórdida habitación. Todas las mañanas al levantarse hacía las mismas cosas, daba los mismos pasos y miraba a través de aquellos cristales.
Parecía una rutina, pero ella siempre decía que era un ritual. El único ritual que podía hacer durante todo el día.
Había llegado a la capital en busca de trabajo. En aquel pequeño pueblo donde ella había nacido y vivido siempre, no había trabajo. Solamente el campo, y, ella ya no quería segar más y tampoco cuidar de aquellas ovejas que olían tan mal. Necesitaba salir y encontrar otra cosa, aunque fuese para limpiar casas.
También eso es honroso ¿Por qué no? Se repetía una y otra vez. Todo mejor que el pueblo donde la gente era una “chismosa” y solamente se preocupaban de criticar a los demás.
Llevaba unos días en aquella sórdida pensión donde se había alojado. Aún no se había atrevido a salir a la calle. Debía tener cuidado. Su dinero era poco y necesitaba buscar donde trabajar. Por otro lado se sentía muy sola. No estaba acostumbrada a la soledad. En el pueblo vivía con su madre y su hermana. Su padre murió cuando ella era muy niña. Ellas solas, llevaban las pocas tierras y ovejas que tenían.
Solamente aquella ventana le devolvía al lugar de procedencia. Desde ella podía ver un jardín lleno de flores, esa era la razón por la que se asomaba todos los días al levantarse.
Pero aquel día se dispuso a salir y no volver hasta que no encontrara trabajo.
Se puso sus “mejores” ropas y se peinó su larga melena. Se miró en aquel estropeado espejo y para sus adentros se dijo ¡Estoy bien! Cerró la puerta al salir y dejo la llave a la dueña.
-      ¡Seguramente tardaré! le dijo, y bajó aquellas escaleras que la separaban de la calle.
Una vez en ella miró a su alrededor, se encontró  muy extraña. No lo pensó más y se puso a caminar, de nuevo se paró, y… de nuevo se preguntó.
-      ¿Para dónde voy?
De pronto una señora se acercó a ella y muy atenta le pregunto
-      ¿Eres tú la chica que se asoma a la ventana todos los días?
Dijo mirando para arriba - ¿sí verdad?
Ella, la miró con cara de sorpresa y sin saber que decir.
      ¡Sí! Yo soy  ¿Quién es usted?
-      La dueña de ese jardín.
Aquella señora le infundía respeto y al mismo tiempo parecía muy dulce.
-      Estoy buscando trabajo señora, otro día hablaremos.
-      Perdón, yo necesito una persona para mi casa ¿quieres trabajar para mí?
María se quedó extrañada ante aquella coincidencia ¿qué estaba pasando?
Estuvieron un rato hablando, luego, entraron a la casa del jardín. La  dueña se la enseño y le fue diciendo cuál sería su trabajo.
Le interesaba y al mismo tiempo ¿qué extraño le parecía todo aquello? Salieron al jardín, aquella dama la invito a cortar unas flores amarillas.
-      ¡Se llaman claveles chinos!
Eran las flores que ella miraba. La muchacha así lo hizo, corto e hizo un ramo. La dama se las regaló.
Subió a su habitación para recoger sus cosas y pagar la pensión. Limpió un tarro de cristal que tenía y que era de unos garbanzos cocidos que se había comido el día anterior. Lo lleno de agua y puso las flores en él, lo colocó sobre la mesa.
Lo miró ¡qué bonito había quedado! Hasta la mesa parecía otra, solamente habían sido unos días pero le dio pena abandonar aquel lugar. Pagó y fue de nuevo a la habitación a recoger todo. Dejó aquel ramo sobre el lugar que lo había puesto. Era el regalo que ella le hacía a la dueña de aquel pobre lugar.
De nuevo fue a la casa donde iba a trabajar. Aquella bondadosa señora la acompaño hasta donde iba a ser su habitación. Al abrir la puerta pudo ver sobre una mesa que había cerca de una ventana un ramo de flores igual que el que ella había dejado ¡Hasta el tarro de cristal era igual!
Estaba desconcertada, no podía hablar. No entendía que era lo que había pasado. Se quedó a trabajar con aquella señora.
Su vida había cambiado, la dama la trataba como si fuese su hija.
Desde aquel mismo día siempre tuvo sobre la mesa de su habitación y en el mismo tarro, las flores frescas, aquellos Claveles Chinos que tanto le gustaron cuando llegó a una triste habitación de una humilde pensión.

martes, 8 de noviembre de 2011

TOMAS SEGOVIA




Hoy quiero rendir un pequeño homenaje a un hombre, a un poeta, a una persona: Don Tomás Segovia.
Insigne poeta español que como tantos otros tuvo que emigrar al otro lado del mar, huyendo de aquellos que de alguna forma no les interesaba todo lo que olía a cultura, a grandeza, a sabiduría, a fin de cuentas.
Don Tomás tuvo que huir, pero eso le valió para conocer otros países y como bien él decía, poder estudiar con plena libertad, nunca ha dejado de escribir, aunque tenía más de ochenta años, su mente seguía lúcida y seguía amando esas letras maravillosas que él transformaba en poemas.
En su haber, un montón de premios, grandes premios que nunca le hicieron mirar a nadie por encima del hombro. Por eso era grande. Su sencillez le hacía juntar con maravillosa maestría todo un alfabeto para deleite de tantos y tantos que nos gusta leer esos versos.
Maestro, hoy alguien se ha asomado a una nube y ha tirado de usted para poder tener con quien hablar de tantas cosas hermosas, disfrutar de esa enorme sabiduría que siempre ha tenido en su cabeza y lo más importante en su alma, en su sentimiento que es lo que ha plasmado con una riqueza sorprendente. D E P

 Letras de un Poeta

Nunca muere un poeta.
Sus letras se mueven
de forma sorprendente.
Sus poemas quedan
en nosotros para siempre.

El aire ulula en la noche,
no da miedo, acompaña.
Trae la música en forma de letras,
Son las frases dulces
que ha inventado el poeta.

Higorca

viernes, 4 de noviembre de 2011

RIO GUADALQUIVIR


         Dibujo de nogalina sobre papel, autora: Higorca

Dicen que tú recorres como nadie Andalucía.
Dicen que eres nómada de las vegas.
Dicen que naces y mueres en esa tierra.
Dicen que eres andaluz por deferencia.
Dicen que tu nombre viene del árabe.
Dicen, y dicen, y vuelven a decir…

Dicen que eres el río con más arte.
Dicen que naces en la Sierra de Cazorla.
Dicen que en la provincia de Jaén.
Dicen que riegas las tierras con seguidillas.
Dicen que con bulerías: sevillanas, tarantas.
Dicen que también: fandangos, trovos y verdiales.
Dicen, y dicen, y vuelven a decir…

Dicen que no hay otro río que más palos cante.
Dicen que en tus finas aguas se han lavado los pies.
Dicen que gente grande.
Dicen que: bailaores, cantaores…
Dicen que también: poetas y pintores.
Dicen que todos aquellos que saben arrancar.
Dicen que las notas alegres de la guitarra.
Dicen, y dicen, y vuelven a decir…
Dime tú ¡Guadalquivir de mi alma!


Higorca