Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 28 de julio de 2011

NIÑOS HAMBRIENTOS

Dibujo en nogalina sobre papel, autora: Higorca  Gómez



Cabalgo sobre las nubes…
Los pies se hunden,
la mirada se pierde…
se enreda entre los colores del arco iris.

Miro desde arriba, y…
Veo desdén, angustia, dolor, agonía,
y, unos ojos que miran,
hacía aquí, arriba.

Vuelvo a mirar, y…
Simplemente veo eso…
Unos enormes globos blancos,
con una mancha oscura central,
que miran, y…
Piden sin apenas pronunciar

¡¡Por Dios un trozo de pan!!
¡Un vaso de agua, por caridad!
Vientres hinchados de tanta hambre,
De mucha miseria… agonía…
Que tienen a su alrededor

Sigo sobre las nubes…
Hundiendo mis pies,
enredando mi pelo entre colores
¿Qué colores son?
¡¡Ahora no veo ninguno!!

Mis ojos se han llenado de lágrimas
Y, lloro con razón,
quisiera ser manantial,
para saciar su sed.
Llenar de agua sus cuerpos.

Porque quisiera ser pan, y…
Llenar sus estómagos de el.
Porque quisiera ser Dios…
Y, que un maná salvara sus
famélicos cuerpos…

Porque quisiera abrazar a esos niños,
que sintieran el calor del amor.
El calor necesario y humano
para seguir viviendo,

Bajaremos de esas nubes…
Miraremos cara a cara, el dolor
sin esconder la cabeza,
Dando siempre además de amor,
el pan, el agua necesaria
para calmar el hambre la sed y el dolor.

miércoles, 27 de julio de 2011

PASEANDO POR EL CERRO DE LAS CABEZAS

José Higueras y un amigo, Alfonso, en el cerro de las cabezas

En está página podemos ver más de una foto del lugar, así como cerámica encontrada.

Un trozo del hermoso jardín que tienen en el centro de interpretación del Cerro de las Cabezas

Otra vista del jardín


A veces me gusta perderme por caminos distintos, unos caminos donde me llevan a conocer algo de mis antepasados, de aquellos primeros pobladores que pusieron sus asentamientos en esta Península Ibérica llamada España, que deriva de Hispania, y, según algunos significa: tierra de conejos.
¡¡Pues sí!! Justamente pude ver un montón de esos “bichitos” que corrían que se las “pelaban” quizás pensando que todavía eran  los Iberos que estaban por allí para darles caza y “meterlos” en la cazuela bien rociados de ese buen vino que hay por toda esa zona.
Sobre un otero, en un lugar de La Mancha, Valdepeñas, C. Real, podemos encontrar una de las primeras raíces nuestras. Un  poblado, bueno, un poblado no, algo más: la Ciudad Ibérica del Cerro de las Cabezas.
Uno de los muchos poblados que existen en esta tierra manchega. Ahora nos encontramos con un vergel, un trozo de paraíso en mitad de un desierto como marco único de un Yacimiento Ibérico que tiene nada menos que una extensión de: 14 hectáreas.
Nuestros antepasados sabían muy bien donde debían hacer, o situar su lugar de hábitat, y este lo construyeron en uno de los lugares más privilegiados de nuestra piel de toro, ya que está enclavado justo en ese eje central por donde se puede acceder a Levante, que nos comprende: Valencia y Murcia. Por otro lado, Andalucía, y la Meseta. De esa forma además de poder ellos tener acceso a esos lugares, aquellos que viajaban del sur, o de levante, al norte, debían o tenían el paso por ahí.
Si soñamos un poco deducimos que: vendedores, mercaderes, soldados, gente de bien y ¿por qué no? Gente de menos mejor vivir tenían el paso obligado  por ese punto. Con una extensión de 1.600 metros lineales, con una salvedad, toda su ciudad estaba fortificada, amurallada, eso nos hace pensar claramente que estaban bien provistos en defensa. Sus murallas Ciclópeas, sus puertas de acceso, torreones, y un etc. Les sirvieron para proteger a una ciudad repleta de: calles, almacenes, santuarios, casas domésticas, hornos y aljibes donde guardar el agua.
Los arqueólogos, al ir excavando han ido descubriendo o destapando el buen trabajo o planteamiento urbanístico de una Ciudad Ibérica de los siglos VI al III a. de C., también se han podido encontrar unas  piezas de cerámica hecha y pintada a mano (no podía ser de otra forma) de color: gris, estampilladas, griegas, de cocina, ánforas que utilizaban para guardar en ellas esos líquidos tan necesarios para la supervivencia, como puede ser: vino, agua, o aceite, todo ello nos lleva a pensar y asegurar que la riqueza de aquellos moradores era inmensa.
Desde esa increíble atalaya podían divisar con claridad todo aquello que se les acercaba, los peligros acechaban por todas partes, era lo típico de aquella época.
Esta es un tierra rica en poblados de distintas estirpes o antepasados nuestros, después de ellos les siguieron otros muchos, teniendo sus asentamientos también aquí, en Castilla-La mancha.
Es algo bonito y curioso para visitar, saber de dónde venimos, y, quienes somos, porque pasear por ese trozo, no es pisar simplemente piedras, nada de eso, es aprender un montón de cosas que la mayoría de nosotros ignoramos. Me ha gustado ver y pisar, oler y escuchar el silencio de todos aquellos muertos que yacen en el fondo de esa tierra rica en historia, en hechos acontecidos para poder llegar hasta nuestros días.
El ayuntamiento de Valdepeñas ha hecho un buen trabajo en ese lugar, esta todo magníficamente colocado y puesto para deleite de aquellos que tenemos la suerte de ir llevados de la mano de unos amigos que como nosotros mismos tienen inquietudes históricas y de aprendizaje constante.
Por si alguien está interesado en visitar el Conjunto Arqueológico Cerro de las Cabezas. Autovía de Andalucía, Km. 207,700, salida 208, 

jueves, 21 de julio de 2011

¿DEBEMOS REFLEXIONAR?

   Dibujo de nogalina, autora: Higorca Gómez


Si vemos la televisión, si escuchamos la radio, o por casualidad te encuentras con alguien en el autobús, siempre encuentras la misma conversación.
No pensemos que te cuentan chistes, o que aplauden a un actor o actriz, o, como mínimo te hablan de la canción que está de moda ¡nada de eso!
Me pregunto ¿estamos airados? De lo contrario no es posible que hablemos así, por otro lado, tampoco es el calor que nos hace madurar los sesos, ya que en invierno también pasaba.
Digo yo ¿no nos merecemos las personas de a pie un respeto? Lo digo simplemente porque estos políticos de ahora no saben hablar con freno, unos y otros, otros y unos, da igual quien sea. Creo que deberían de pararse a pensar si nos gusta a todos aquellos que les hemos votado la forma de comportarse ante los medios de comunicación ¿creen que así se puede hacer caso a nada de lo que nos dicen? Ya no creemos nada.
Lo primero ¿por qué entran en política? ¿Para defender nuestros intereses o los suyos? Digo ¡sus bolsillos! Parece que por estar en ese lugar los “peatones” tenemos derecho a regalar, a dar, cuando sus sueldos son más altos que los de muchos, muchos, de los que andamos por la calle. Si no se lo regalas, se lo quedan, y, ya está ¿Por qué? Digo yo, no lo entiendo ¿no están ellos a nuestro servicio?
Creo que no está el país para tonterías, peleas, malas palabras, o lo que es igual, insultos de unos contra otros, supongo que ellos piensan que así van solucionar el problema ¿No sería mejor unirse y trabajar todos a una para el bien de un pueblo? Porque de esta forma no tienen ninguna garantía de que nos creamos nada. Que no piensen que somos tontos, nada de eso, nuestro cerebro funciona, nuestros oídos también ¡¡qué piensan!!
Reflexionen queridos políticos, aprendan lo primero los cánones de la buena educación, por los mayores y por los niños que son el futuro y eso no es grato para sus frágiles oídos, reflexionen y hagan de este país un lugar de paz y buen trato, de educación y saber estar, sean todos honestos, honrados, pero de verdad, cumplan con su cometido porque les guste su trabajo, de lo contrario quédense en su casa, estén disponibles para sus conciudadanos, señores son los que les han votado y no a “chupar” de ellos, o lo más fácil, la fotografía para ensalzar, ensalzar ¿qué? Dejen su ego durmiendo en la cama cuando ustedes salgan a la calle para servir mejor a todos, a fin de cuentas ¿Quién se creen que son ustedes? Unos simples trabajadores del pueblo y nada más.
Reflexionen, bien y mucho, hagan acto de contrición, es necesario por el bien de todos. Es necesario para poder levantar de nuevo este país lleno de cosas y lugares maravillosos.

Higorca


martes, 19 de julio de 2011

GRACIAS AMIGAS

Dibujo en nogalina, autora: Higorca Gómez



Un día sin saber cómo me encontré escribiendo virtualmente. Siempre lo había hecho en un papel blanco, o, cuando era una adolescente en papel de color y perfumado, sobre todo cuando me escribía con un chico de Senegal. Yo aprendía francés, él español y de esa forma los dos aprendíamos a escribir unos idiomas que por aquel entonces estaban en pleno auge ¡¡claro que de eso hace ya unos cuantos años!!
Luego conforme fui creciendo aquellos colores se tornaron blanco e inmaculado, siempre me ha gustado garabatear: poemas, prosa, alguna pequeña idea, que luego se ha ido acrecentado. Cuando cumplí trece años, mis padres me compraron una máquina de escribir ya que siempre utilizaba la del abuelo y a veces me tenían que quitar con una “escoba”, así que pensaron que lo mejor era que tuviera la mía propia y la aporreara todo lo que quisiera, así fue, la pobre debe de estar un poco agotada, pero sigo conservándola como un tesoro.
Más tarde vino el ordenador y tuve mi primer “bichito” como yo le llamo, y entonces llego lo virtual, pero todo siguió avanzando y nos llegó el internet, un invento maravilloso, ya que siempre se gasta menos papel y ocupa menos sitio aquello que ponemos en letras.
Y, otro día me encontré escribiendo un blog, y otro ¿por qué no? Uno con mis trabajos, otro con el trabajo de la persona que tengo cerca de mí y que me consiente muchas cosas y al tiempo me perdona otras. Y de ay, me encontré con unas amigas, las primeras que aguantaban leer aquello que yo decía en aquellas páginas que todavía no he descubierto como y de qué manera se aguantan en un lugar de esa forma, y me alegró grandemente saber que tanto en este lado como enfrente, atravesando esas olas del océano les gustaba aquellas pequeñas cosas mías. Mis lectores han crecido, pero lo que más me emociona es que ellas, esas primeras todavía siguen a mi lado, que siempre están a la espera de lo que digo, que me regañan si lo hago mal y me alaban si está un poco mejor, eso es lo que más me gusta de todo, saber que siempre el mar nos lleva y nos trae su cariño, su amistad, he aprendido mucho de ellas, he aprendido a saber que no hay distancias para quererse, he aprendido a tener el respeto por aquello que a ellas les gusta, como ellas a lo que me gusta a mí.
He tenido la suerte de escuchar sus voces como si estuvieran a mi lado, estremeciéndome al oírlas, corriendo mis lágrimas con las palabras de cariño que han pronunciado.
Nuestras confidencias son solamente de cada una de nosotras. Jamás nos hemos traicionado, siempre estamos cerca, aun estando lejos.
Y me pregunto ¿Hay algo más bonito que la amistad? Esa amistad desinteresada, llena de calor, porque a través de las letras y virtualmente podemos saber cómo es cada quien, las letras nos hablan de la persona, de su forma, de su ego, o de su humildad, de su educación y de su saber estar, de aquello que cada uno llevamos dentro. No quiero perder nunca a esas personas que siguen estando ay aguantando todas las peroratas que salen de mi alma o de mi cerebro. Gracias amigas por ser como sois, por despertar en mí esos sentimientos que no están dormidos.

Higorca

domingo, 17 de julio de 2011

Dibujo de nogalina sobre p/alg. Titulo Chocolate, autora: Higorca Gómez

¿Nos hemos parado a pensar alguna vez a quien podemos hacer daño con nuestras palabras, o con nuestros hechos, o con cualquier otra cosa?
Me gustaría ser perfecta, no dañar a nadie, que mi voz, mi palabra sirviera para alabar, dar consuelo, amparar a todos aquellos que necesitan de los demás, pero no soy así.
A veces sirve simplemente una mirada para decir sin palabras aquella  frase hiriente, una carcajada dirigida de distinta manera para dañar el alma de otros, y así, una, y, otra cosa, es como si disfrutáramos dañando a todo aquello que nos rodea.
Al hablar debería pensar antes de vocalizar la frase, mirar a mi alrededor para ver quien está cerca de mí y saber si le va a gustar o no aquello que yo en realidad pienso.
Pero tampoco lo hago, suelto lo que pienso y además sin pensar, luego cuando las palabras han saltado al aire, miro las caras de los que están más cerca de mi ¡Oh Dios! ¿Qué he hecho! Pero ya no tengo vuelta atrás, el dardo ya ha llegado al corazón de esa persona que está frente a mí.
Y me repito ¿Por qué, por qué? No tengo remedio, tengo que reflexionar más ¿tan raro, o difícil es? Simplemente parar a pensar, es fácil, parar a pensar.
Y sobre todo hay algo más ¿Cuántas veces pedimos perdón? Si somos honestos muy pocos por no decir nunca ¿Cómo podemos hacerlo nosotros mortales? ¿Nosotros vamos a pedir perdón por algo malo o menos mal que hemos hecho? Imposible, cada uno de nosotros somos mejor que el otro, por eso no reflexionamos, por eso no pedimos perdón y por eso nos amamos tanto.
Pero yo hoy, me quito mi ego y pido encarecidamente a todos aquellos que les haya podido dañar diciendo perdón, una y mil veces.