Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 23 de junio de 2011

DESCANSO

Querid@s amig@s, durante un tiempo iré espaciando mi trabajo en estas páginas, estoy muy bien, pero otros  menesteres importantes requieren de toda mi atención, no llego a todo y esa es la razón por la que no puedo atender como es debido a todos esos comentarios y a estos lugares. 
Iré despacio, entrare cuando me permitan mis otras cosas, iréis sabiendo de mí pero más espaciado, me gusta intentar hacer las cosas de la mejor manera y me doy cuenta que queriendo abarcar tanto puedo cometer fallos que no quisiera. 
Gracias por estar siempre junto a mi, os deseo un feliz verano y aquellos que estén al otro lado del mar, un feliz invierno.
Besos  y abrazos, pero ante todo perdón. 

lunes, 20 de junio de 2011

¿POR QUÉ Y HASTA CUANDO?

Mentes enmarañadas, autora: Higorca Gómez

A mí a veces se me queda la mente en blanco, quizás porque no quiero pensar, ni oír, ni leer. Me parece imposible que algunas “relevantes” personalidades (o por lo menos ellas se creen relevantes) puedan tener la mente plana.
Me ha llegado una noticia que al leer me he quedado de “piedra”. Pero ¿qué  mente sana puede escribir eso? Digo la “señora Leal”, creo que en realidad no sabe lo que es esa palabra ¡¡Autismo!! Creo que me siento en el deber de recordarle que significa: amor, lucha, cariño, mimos, educación, trabajo, y, mucho más, cosa que ella desconoce totalmente. Lo siento amigas, amigos, hoy mi corazón está dolido, aquellos que no tienen a nadie con ese tipo de problema cerca, no saben cuánto amor nos dan, yo no tengo directamente, pero si conozco algunos y garantizo que su dulzura es inmensa.
Esas familias que están en una lucha continua se merecen un respeto. Esa “digna señora” se lo ha perdido, me parece que estamos en una época que todo huele mal, si una profesora de lengua y literatura española nos da ese ejemplo ¿qué podemos esperar? Reaccionemos de alguna forma, sé que este no es mi estilo de hacer entradas, pero me siento como esos jóvenes, INDIGNADA, ante tal desaguisado.
Inserto la dirección del artículo en sí, para aquellos que estéis interesados en leer tan buena página:
Sé que vais a pasar por esta entrada, no hace falta que me hagáis a mi comentario, pero si se lo podéis hacer a ella. Mil gracias por aguantar mi “cabreo” de esta  tarde.

sábado, 18 de junio de 2011

YO, TAMBIEN ESCRIBO EN ESPAÑOL

Dibujo de nogalina sobre papel de algodón, autora: Higorca Gómez
 
Se celebra el día del ESPAÑOL, día grande para todos aquellos que somos hispano-hablantes, pero…
¿Tenemos conciencia de cómo hablamos nuestro idioma? O ¿Cómo lo  escribimos?
Creo que la mayoría no la tenemos, intento fijarme mucho en aquellas y aquellos que escriben, a veces, una simple carta, pero no pensemos que puede ser cualquier persona baja en estudios, que entonces lo vería normal, ¡No! He podido observar cuantas aberraciones hacemos con nuestro idioma, por ejemplo: en los mensajes de esos teléfonos móviles que ahora tanto usamos, escriben a medias, tanto es así que yo al principio no me enteraba de nada, veía, x, q, siempre me quedaba a medias, hasta que le cogí el “tranquillo” como se suele decir. Difícil dilema para mí, con lo fácil que es escribir correctamente y que todos nos entiendan. Luego, están las redes sociales, otro tanto, aunque parece que un poco mejor. Lo peor de todo fue cuando un día una chica muy bien puesta, y, que me dijo que era periodista, me dio una receta para hacer un postre, al mirar aquel “escrito” me asuste, encontré un montón de faltas de ortografía, pero lo mejor de todo fue: en vez de poner huevos pude leer guevos, así tal como está  eso por poner un ejemplo.
Y ya no digamos cuando a través de la radio podemos oír, o escuchar palabras mal pronunciadas, y ni tan siquiera piden perdón por ello. Claro eso parece ser el todo vale para los medios ¿será eso? Hablar, y, escribir bien es un respeto hacia los demás, para el que recibe y el que escucha.
¿Cuál es la razón de no ser correctos con nuestro propio idioma, cuando en cambio queremos aprender otro?
Un país se considera rico por la diversidad de: idiomas, o lenguas, o dialectos, aquí en España tenemos bastantes, afortunadamente, también en los países latino-americanos, o lo que es lo mismo, en Sudamérica, donde también su idioma es el ESPAÑOL.
Me gusta tanto mi idioma que cuando voy al extranjero presumo de ello, y aunque también manejo un poco otros, cuando escribo o hablo para la mayoría de hispano hablantes, España y parte de América, siempre utilizó el mismo: el castellano para ser más exactos, ya que no todos entienden aquellos otros que tenemos en la península, en cambio el original, somos ya muchos aquellos que lo utilizamos, por eso debemos cuidarlo con esmero y elegancia, mirar bien como lo escribimos ¡¡es tan bonito leer correctamente!! Ver como todo está bien hecho, bien escrito y no de cualquier manera, no hace falta correr, hace falta fijarnos, poner cada letra en su sitio.
Con el paso del tiempo el castellano como todos los idiomas ha ido cambiando, como ya sabemos deriva del latín, pero también tenemos muchas palabras que nos llegaron del árabe, otras del francés, y así, ha ido derivando, pero también conservando.
No es el mismo castellano el que escribía don Miguel de Cervantes, al de nuestros días, y ahora últimamente también ha cambiado, está de moda “meter”  de vez en cuando alguna palabra en inglés, o alguna otra que alguien ha colado por nuestro alfabeto, que por otro lado  es muy rico en acepciones, muchas entradas en las que podemos aprender mucho, leer el diccionario nos ayudara a pronunciar, a escribir, y a comprender mejor nuestro idioma. Sin olvidarnos nunca de aquellos acentos que cada rincón del mundo donde se habla el español es distinto, pero todos muy hermosos.
Reflexionemos bien antes de enviar aquello que otros tienen que leer, en nuestra escritura podemos ver el interior de cada uno.
A mí, nuestro idioma, el ESPAÑOL, me suena a música, a una pieza clásica donde me puedo recrear y soñar mientras escucho el bien hablar.

miércoles, 15 de junio de 2011

GRACIAS AMIGAS

¿Cómo se puede empezar cuando el alma duele? Primero, y antes de seguir quiero dar las gracias a todas por demostrar tanto cariño, pienso que no soy merecedora de tanto, pero si os agradezco todos esos correos que he recibido, o, esas llamadas que llegan. Gracias.
No sé cómo empezar, llevamos unos días un poco al “revés” algo ha fallado y uno se nos va, no penséis que somos un humano, no, pero a veces también ellos las mascotas, dejan una huella, un vació y más cuando te han querido tanto.
Hay muchas personas que no lo entienden, pero otras sí. Vuelvo la cabeza y noto que esta casa se va quedando vacía. Las que bien me conocen saben que amo mucho la vida, y… no me gusta pensar en esa “señora”. Ya sé, no es normal, pero cada uno de nosotros, ve las cosas de una manera. Y… cuando te ves abocada a tener que hacer algo irremediable, los sentimientos se confunden en el cerebro pensando si ¿lo estaré haciendo bien? ¡¡Dios ilumíname!!
Luego piensas en todo el cariño y fidelidad que te han entregado, y, es entonces cuando también llegas a pensar que eres egoísta al verle sufrir.
Eso es todo lo que me pasa amigas, no me he cansado de escribir virtualmente, de hecho, gracias a esta forma me han conocido en muchos más lugares del mundo, y, he sido invitada a poner mis humildes letras en otras páginas ¿Cómo me voy a cansar de vosotras que tanto me habéis dado? Pero siempre no se está con la misma moral, además llevamos otras muchas cosas entre manos y estoy yo sola para todo, mi marido tiene unas exposiciones para este año, y yo también.
Gracias de nuevo, esperarme, pronto volveré con nuevas energías, como vosotras os merecéis, espero ser la misma de siempre y llenar de letras y colorido este mundo blogero, de amistad y cariño, donde tienes oportunidad de encontrar tantas personas encantadoras que llenan muchas horas de la vida.
Besos a todas. Higorca

lunes, 13 de junio de 2011

PENTECOSTES

Dibujo de plumilla a nogalina sobre papel de algodón, autora. Higorca Gómez

Hoy es el día de Pentecostés, Pentecôte, la Pascua Florida ¿Qué  más da? Según el lugar donde nos encontramos así se puede llamar, pero eso sí, es uno de los días dedicados: a la alegría, a ir de romería, elevando cantos de todo tipo, y, alabanzas a la Señora, a esa Madre que vela por todos.
Me trae recuerdos el día de hoy: mi niñez, mi juventud, esa juventud feliz y llena de proyectos para un mañana que luego sin darme cuenta ha llegado.
Era bonito, la romería que siempre en ese día proyectábamos nuestro grupo de amigos, llevábamos los bocadillos, o el pan con… para preparar en ese lugar el “bocata” tan delicioso con: atún, o jamón, o queso, o un largo etc, o de todo un poco. Llevábamos nuestra botellita de aceite, el tomate, la sal y todo aquello que nos parecía adecuado para llenar nuestro hambriento estómago.
Todo estaba preparado desde unos días antes, dependía mucho del tiempo, de la meteorología, ya que según estaba se podía ir más lejos o más cerca, pero a mí… me gustaba ir a un rincón donde podía divisar el mar, era un acantilado, una ermita; San Cristóbal. Desde ese mágico lugar podía ver aquel horizonte pleno de paz, dependiendo del color del cielo, así era su color y al fondo, donde el mar y el cielo se unen, una suave línea de color gris o azul Prusia.
Aquello me fascinaba, mi melena suelta me tapaba la cara con el aire, y, el agua al chocar contra las rocas formaba una espuma maravillosa que empujaba hasta arriba en forma de  suaves gotas que parecían brillantes con la luz del sol y que se quedaban prendidas en mi pelo.
Levantaba los brazos poniéndolos en cruz y gritaba, recuerdo que gritaba el nombre de mi hermano que el eco me devolvía, y… era como soñar que estábamos juntos, que nunca él se había ido, o ¿quizás me estaba escuchando colgado de una nube y me contestaba? Nunca lo pensé.
Todo el grupo de amigos formábamos un corro sentados delante de la puerta de aquella pequeña ermita, comíamos, hablábamos, y, hasta cantábamos, no nos importaba nada si entonábamos o no, luego caminando otro poquito podíamos bajar hasta una pequeña playa, no había nadie, era un remanso de paz, podíamos nadar libremente, y, hasta bucear perfectamente. Luego llegaba la retirada casi no quedaba luz, el crepúsculo era la mejor hora para mirar ese mar que íbamos dejando atrás para volver de nuevo a casa. Sin darnos cuenta habíamos pasado el día de la segundo Pascua con nuestra romería particular. Ahora vuelvo la cabeza y noto que el tiempo ha volado, aun sabiendo que desde entonces ha llovido mucho, y, he tenido tiempo de hacer muchas cosas, de sembrar y recoger: estudios, familia, amistades, trabajo, y… un montón de cosas más. Año tras año he ido amontonando, pascuas de todas clases. Me miro al espejo y veo que las huellas han ido quedando en mi rostro, aunque eso sí, sin perder nunca ni un mínimo de ilusión, todavía me sorprende infinidad de cosas, y, sobre todo me sigue emocionando: el regalo de una flor, el beso de un niño, la caricia tibia de mi marido, la palabra amable de los amigos, el trino o canto de los pájaros, y sobre todo, la crítica constructiva de aquellos maestros que miran mi trabajo.
Por eso doy gracias a esta fiesta Pentecostes, o Pascua Florida, me da igual, las dos me gustan.

Higorca

miércoles, 8 de junio de 2011

FALLECE JORGE SEMPRUN


Nunca me había dado cuenta que se nos escapan un montón de “letristas” a otros lugares, a seguir escribiendo otros libros, otras novelas, o ¿Quizás cuentos? Seguramente se han ido llamando uno a uno para decirse que hay otro paraíso, otro sitio donde hay muchos más temas para poder llevar a cabo el último diario, ese que ya nadie pueda llegar a criticar.
Hoy, otro se ha reunido en esa mesa camilla, un hombre que supo desde muy joven de sufrimiento y dolor ¿qué importa el color de la camisa cuando una persona es una buena cabeza pensante? ¿Por qué siempre la cultura la tenemos que unir a un partido, o a una forma de pensar en el mundo de la política?
Jorge Semprún, era un buen escritor, un maestro de las letras, que la vida no le trato muy bien, pasó la mayor parte de su vida en el país vecino, y, desgraciadamente también pudo “saborear” la tristeza de un campo de concentración nazi.
¿Quizás todo ese dolor le hizo escribir tan acertadamente? Me gusta aprender y agradecer a los maestros que nos han precedido, de ellos hemos podido tener esas lecciones que tanta falta nos hace.
Este es mi pequeño homenaje al escritor, al escribiente, que supo formar con un montón de letras y ordenándolas sabiamente, cada uno de sus libros. D E P.

viernes, 3 de junio de 2011

UNA VELADA EXTRAORDINARIA





La noche estaba serena, no hacía nada de viento, todo en calma, cómo queriendo colaborar en tan digno y apasionante acto.
En un marco inigualable: El hotel Santa Clara de Alcázar de San Juan, donde también tiene su sede la Escuela de Alonso Quijano, nos ofrecía un recital extraordinario, de los que siempre saben a poco.
Las dos grandes preparadoras del acto: Paloma Mayordomo y Rosa Castro, dos “locas” enamoradas de todo lo que se llame CULTURA, si en mayúsculas, ellas saben en todo momento que es lo que más llena y lo más rico para deleite del público, trabajadoras natas, incansables, simpáticas y afables.
Para deleite nuestro tuvimos oportunidad de estar al lado de otros grandes maestros, grandes en todo, y, por ser grandes, humildes, señores y artistas: actores, actriz, y, el autor, un escritor manchego, que leer un libro suyo siempre es un placer. Anoche no podía ser menos.
Cuatro grandes en un escenario, recitando con maestría una fábula sobre la vida y la muerte, su título: Cuarenta latidos. Autor Manuel Julia. Interpretado por: Concha Cuetos, Manuel Galiana, José María Arcos. Nos pensábamos que iba a estar también Francisco Valladares, no pudo venir.
Y, digo que la noche tuvo su colaboración simplemente porque se había habilitado uno de los salones del hotel ¿Quién iba a pensar que iba a estar tanta y tanta gente? Pues sí, Alcázar se volcó y fueron tantos que no se cabía en dicha estancia, así que en el maravilloso patio donde un enorme escenario da cabida a todo tipo de temas fue el lugar apropiado. Además como queriendo acompañar a los actores, al guitarrista que ponía la música de fondo, veíamos volar sobre nuestras cabezas los murciélagos, dando pábulo a la fábula.
Todo perfecto, bien presentado por Rosa Castro. Una vez terminado unos cuantos nos quedamos a tomar un vino de la tierra, y, entre nosotros un cantautor, un señor de la canción española, y, como el vino, también de la tierra. Chema Muñoz: simpático, y dicharachero.
Una velada difícil de olvidar, a veces pienso y digo que tengo mucha suerte, yo una cosa minina, pequeña y aprendiza, tengo el honor de compartir con esos maestros. Concha Cuetos, maravillosa, simpática y dulce, con esa voz que nos envuelve cada vez que habla, porque no hace falta que actué, Manuel Galiana, el señor del escenario, su humildad y sencillez es tanta que son sentimos pequeños a su lado. Manuel Julia, un maestro, y no olvidemos a José Mª Arcos, su voz se eleva hasta las nubes.
Solamente me queda dar las gracias a todos aquellos que siempre se acuerdan de que existimos, invitándonos a estar a su lado.