Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 7 de febrero de 2011

ANGELES CARDONA

Dibujo . nogalina sobre papel - Autora: Higorca Gómez

Hoy, cuando no pensaba publicar nada por falta de  ese precioso tiempo, no he tenido más remedio que rendir un homenaje a una mujer que me enseño tanto. Una mujer de nuestro tiempo que murió el día, 4 de febrero y, aunque tenía una edad avanzada, siempre me parece que es pronto.
Angels CArdona nació en Tarragona el año 1923, doctora en Filología románica y, licenciada en Filología germánica, escritora y poeta. Durante muchos años estuvo muy vinculada a la Universidad de Navarra como catedrática de lengua y literatura, en castellano. Escribió más de una veintena de  libros en catalán y castellano, libros de texto para los colegios. Traductora de los grandes maestros de la literatura mundial. Escribió ensayos y  biografías, recogiendo en libros de poesía el sentimiento y cariño que brotaba por cada uno de sus poros, pero sobre todo uno, el que dedico a su hija que murió a muy temprana edad.
Mujer comprometida, dedicada en cuerpo y alma a las letras, tanto en catalán como en castellano.
Estoy segura que ya se ha reencontrado con esa hija que tanto recordaba, que tanto amaba. Ahora puede decirle de viva voz, acariciando su alma, esas palabras dulces que un día con su pluma dejo para todos nosotros. De nuevo se ha ido otra mujer grande, sencilla y humana como solo los grandes saben serlo. Se ha ido, sin hacer ruido, dejando ¡eso sí! Su voz en unas cuartillas para deleite, enseñanza y conocimiento de aquellos que nos gusta empapar el sentido con el néctar de la sabiduría. D E P Maestra
Uno de sus muchos poemas, recogido en uno de los libros que tengo conmigo, el que escribió a su hija:

A SU ENCUENTRO, YO EN VUELO
Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata.
No soñaré en la rosa
que en la tierra me aguarda;
aquí estoy en el día
de un universo en palmas
de vellones de espuma
que muestran tus pisadas.
Aquí estoy en la aurora,
aquí vivo en el alba.

Ya contigo en las nubes
en mi avión de plata. 

8 comentarios:

Norma dijo...

Querida Higorca, ten la seguridad que ahora tu amiga está enseñando y escribiendo a los ángeles.
Gracias po tu generosidad en recordar a los que parten.
Besossssssssssssssssssssssssssss

Begoña de Urrutia dijo...

Desde el otro mundo estará muy agradecida a tu recuerdo y a tus oraciones.

Te deseo mucho exito en tu trabajos

Mariela Marianetti dijo...

Muy conmovedor Hogorca. Los seres viven eternamente en el recuerdo de quienes los amaron.

Un cordial saludo

MAJECARMU dijo...

No conocía a Angeles Cardona,pero no me cabe duda de que fué una gran mujer y escritora.El poema que nos dejas es exquisito y etéreo,se adelanta a ese encuentro soñado con la hija del cielo.
Tu dibujo me encanta,esa mariposa es tu espíritu Higorca,aleteando sobre la naturaleza,descubriendo la belleza del creador,que es tu misma belleza amiga.
Gracias por tu comentario.Un día no lejano te veré y sentiré que te conocía de toda la vida.Internet es una maravilla,gracias a ello podemos hablar y casi tocarnos por encima de la distancia y del tiempo.
Mi abrazo grande y feliz domingo.
M.Jésús

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Higorca. Saludos.

Te deseo un feliz fin de semana.

Pasate por mi blog y recoje un bello regalo. Dios te siga bendiciendo y la Virgencita te siga protegiendo.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Terly dijo...

Es antinatural que una hija marche antes que los padres, por eso creo que el dolor debe ser de los más grandes que sea capaz de soportar el cuerpo humano, por ello,supongo que al estar en estos momento disfrutando de la presencia de su hija, no debiéramos compadecernos sino alegrarnos y pedirles por los que aquí abajo esperamos llegue nuestro momento.
Por lo que cuentas de ella, debió ser una gran poeta y literata.
Un beso, amiga mía.

Felipe Sérvulo dijo...

Recuerdo su paso por nuestra tertulia (El Laberinto de Ariadna) con gran emoción. Recuerdo, con tristeza, que me encontré un libro suyo, con su dedicatoria, en una librería de viejo que hay cerca del Ateneo. Gracias por recordarla.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca :

Que bello homenaje le has hecho a esta maestra amiga tuya.
Seguro que su alma ya ha volado al Cielo.

Petons, Montserrat