Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 29 de octubre de 2010

¿QUIEN DICE QUE MIGUEL HA MUERTO?

Dibujo a plumilla-Autora: Higorca Gómez


Miguel Hernández ¿quien no sabe a estas alturas quien era o quien es? Un gran poeta que, como a tantos otros le fue segada su vida a muy temprana edad ¿Qué error había cometido? Muy fácil, ser una persona inteligente, culta y escribir aquello que como un manantial brotaba de su alma ¡Qué triste era la vida en aquella época! Lo mejor era callar, para que aquellos que nos gobernaban no les estorbasen, por que su corta inteligencia no podía o no debía ser estorbada en ningún momento y aquellos que eran cultos, o decían verdades en un papel, no era gente interesante.
A Miguel, no le fusilaron ¡no! Nada de eso, lo dejaron morir en un fría, húmeda y triste celda, apartándolo de aquello que para una persona le es imprescindible, el amor de sus seres queridos, la luz del sol, y el despertar en el campo, su campo, y en libertad.
Hoy hablamos de él por que es su cumpleaños, pero fueron otros más los que apartaron bruscamente de todo lo que olía a sabiduría, porque no hace falta ir al colegio toda la vida, quiero decir a la Universidad, aquellos que de verdad aman las letras, las llevan dentro y aún cuidando sus ovejas, sus cabras o su ganado al fin, siempre encuentran un momento para poder aprender la forma de armar un verso, un poema, por que como todos sabemos eso sale, mana del pozo inacabable del alma, de los sentimientos de cada uno de nosotros.
Versos llenos de humanidad, de las cosas cotidianas, de aquello que tenía cerca, todo le inspiraba, es la ternura innata en el ser humano, en el ser sensible y bueno. Sus letras encajan en todos nosotros, por que a diario cogemos entre nuestras manos, miramos y vemos cada uno de sus poemas.
Por eso cuando un personaje así se va, no muere, simplemente duerme, ya que deja ese poso de cultura que al final se va haciendo grande, tan grande como ellos mismos, convirtiéndose en un legado, en la mejor herencia que dejar pueda.
Es tan grande que ¿como yo, que no soy nadie, me atrevo a opinar sobre él? ¡¡Por que mi humilde voz unida a tantas otras será el grito que seguirá elevando sus poemas y su prosa!! Esa es la razón porque he osado hacer un pequeño homenaje a su nombre, a su memoria, es el pensamiento de una pobre armadora de letras, no se si bien o mal, pero creo que probablemente aquellos que nos gusta garabatear no lo miramos. Este es mi poema, mi dedicatoria a ese gran personaje:

Esta dormido el genio
¡dormido, que no muerto!
Sus versos sellados,
seguirán hablando con grandeza,
de tantas cosas llanas,
llanas, por ser normales y cotidianas.

El poeta nunca muere,
sus letras nos muestran,
que el silencio nunca existe,
cuando el hombre es genio.
Solamente tenemos que ver,
saber leer esa nana,
nana que nos habla de
una simple cebolla.

¡Que en su mano y en su boca,
se enaltece cual gardenia olorosa!
Esa misma nana es,
la que ha dormido al genio,
que un día entre sábanas blancas,
de una habitación fría,
alguien le cantaba.

¡Miguel no ha muerto!
No existe el silencio,
sus letras gritan fuerte,
dicen aquello que su alma siente,
por que Miguel Hernández,
¡¡Es grande, entre los grandes!!