Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

domingo, 17 de octubre de 2010

REFLEXION

Pastel sobre cartulina- Autora: HigorcaGómez

Hoy tengo una reflexión, algo que llevo en mi mente desde hace tiempo, una pregunta que para mi, pobre mortal me hago mil veces ¡cada vez más! Más difícil me parece. 
No es fácil, mi pregunta, mi reflexión es: ¿Qué piensa Dios de todo este mundo? ¿De todos nosotros? ¿Nos hemos parado a pensar eso? ¡Cuando leo, escucho, veo, o presto atención a tantas y tantas veces como se dice ¡¡¡Yo amo a Dios!!! ¡¡A la Virgen que es nuestra Madre! ¡¡A Cristo Hijo y Trino!!
Es luego, al momento noto que aquellas invocaciones... y entonces me vuelvo a preguntar ¿Hace falta pregonar ese amor a espuertas? O ¿Quizás "Ellos" aman menos a todos aquellos que sin nombrarlos tanto hacen bien por los demás? Luego me quedo pensando en grandes personas que silenciosamente amaban a todos aquellos que les rodeaban haciendo el bien con la sencillez y humildad de eso, de los grandes. Yo no soy nadie importante pero ¡Yo no me creo peor cristiana católica o hija de Dios por no tener su Santo Nombre siempre en libre albedrío! 
Una vez, un sacerdote, cuando yo apenas contaba diez años, me dijo ¡¡Amar a Dios es ayudar en silencio!! Y ¿Quien lo hace? Todos tenemos un ego especial, aún aquellos que tomando los hábitos y haciendo votos de humildad, de pobreza, se muestra públicamente  desdeñando a todo lo que le rodea: humildad, amor y servicio, entonces ¿Qué esperar de nosotros los mortales de a pie? ¿Le hubiera gustado a Jesús tanto amor a si mismo de nosotros? Tengamos en cuenta que no somos los mejores, somos ¡¡¡Pobres pecadores!!! de a pie. Aún aquellos que van a Misa diariamente. Reflexionemos e intentemos ser mejores para tener "AL DE ARRIBA MAS CONTENTO" Bajemos los humos, la cabeza y reflexionemos que significa la palabra y los hechos de Cristiano Católico.