Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 12 de agosto de 2010

JUAN MARICHAL - HISTORIADOR-ENSAYISTA

El Cristo - Oleo/tabla - Autora: Higorca

Seguramente todos hemos podido leer o tal vez oír a través de los medios de comunicación que ha muerto Juan Marischal. También puedes ser normal que más de uno no sepa a ciencia cierta quien fue ese señor, ese personaje que nos traen a colación.

En todas partes hay grandes “eminencias” grandes cabezas pensantes, inteligentes, sabios, etc. pero bien cierto es que España ha dado grandes frutos al mundo. Grandes personalidades de todo tipo, somos ricos en ello. Navegantes, descubridores, y así iríamos contando un sin fin de genios y maestros.

Entre ellos estaba este grande, porque lo era. También es cierto que una vez más tuvo que emigrar, igual que tantos otros grandes por culpa de una guerra que nunca tuvo que “estallar” y, fue por aquella causa que aquellos intelectuales tuvieran que marchar a varios kilómetros del lugar donde habían nacido.

El no fue menos, nacido en Tenerife, a los diecinueve años, tuvo que emigrar a México donde se formo para luego seguir en EE.UU.

Catedrático emérito de Harvard, historiador y ensayista, podemos encontrar varios de sus libros en las mejores librerías mundiales. Algunos de sus libros son: Tres voces de Pedro Salinas, Cuatro fases de la historia intelectual y lo más importante de todo: recopilo todas las obras de Azaña para darlas a conocer.

Durante un tiempo vivió en Madrid donde tuvo oportunidad de conocer a otros intelectuales como él.

Se le concedieron varios premios en reconocimiento a su notable trayectoría: Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, Premio Nacional de Historia y Literatura, Premio de Canarias a la Literatura, Encomienda de Isabel la Católica, Medalla de Oro de Bellas Artes...

Casado con Solita Salinas, fallecida hace unos años, era hija del poeta Pedro Salinas.

Ha muerto en Cuernavaca (México) donde vive su hijo, también historiador. Allí Don Juan era muy estimado e indudablemente ha sido muy sentida su muerte. D. E. P. maestro, su vida fue rica, inmensamente rica, tuvo oportunidad de buscar, extraer y publicar riquezas inmensas de esta tierra, de esta España que tan necesitada esta de personas que nos enseñen el ayer de una manera clara y limpia.