Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 5 de julio de 2010

DE NUEVO EL ABORTO

Mi jardín
De nuevo a vuelto a la “palestra” el tema aborto. Doloroso tema, en todos los sentidos y hoy pongo sobre la mesa de mi escritorio mi forma de pensar, mi forma de entender algo más.

Cada feto es un “injerto”, una semilla, de vida. Una nueva vida que debemos respetar y sobre todo amar, la vida esta por encima de todo. Y digo bien ¡¡¡la vida!!!

Tengo recuerdos en mi mente, porque “esas” que ya tenemos años y que hemos visto muchas cosas de la vida, bueno ¡de la vida no! De cada una de las personas, porque eso, también es respeto y respetable, la forma, manera, circunstancias y momentos de cada uno de nosotros.

Yo jamás hubiera ido a ese “patíbulo” quiero decir al “aborto” pero claro ¿quien soy yo para opinar de nadie? Si precisamente no conozco sus circunstancias? Lo que no concibo es que una niña a los dieciséis años pueda ir por libre a ese lugar. Realmente no termino de entender muy bien las cosas de hoy.

A los dieciséis, se puede abortar libremente, pero no se puede juzgar cuando este o esta a cometido un crimen? ¡También lo otro es crimen! O ¿Quizás no? Lo que también quiero decir es que siempre desde que el mundo es mundo se han hecho abortos y no hace muchos años en tiempos de la dictadura en lamentable estado, tan lamentable que muchas de aquellas muchachas se quedaban en la “mesa” del lugar, muertas.

También eso es triste, las que tenían dinero, no pasaba nada, un viajecito a... y listo, todo bien, buenas clínicas y “chim pum”, pero y ¿la menos pudiente? porque claro eso no va por clases, noooo, ni mucho menos, eso va en un sin fin de cosas, educación, moral, timidez, por parte de la mujer y también del hombre, o muchacho que toma parte en ello.

Pensemos pues, ahora tenemos muchos medios a nuestro alcance para protegerse de ese aborto. Utilicemos pues esa forma de protección, y sobre todo, madres, padres, ya se que esta muy manido, pero por mucho que lo repitamos siempre es poco, cojamos a nuestros hijos, ellas y ellos, hablemos tranquilamente en una mesa sin televisión que nos moleste, hablemos y no demos lugar a esos crímenes que por mucho dinero que se tenga nunca son perfectos.

El hablar, el dialogar por parte de los padres y también de los hijos es el mejor método anticonceptivo que tenemos a nuestro alcance.

Siempre se llega a tiempo para todo, no hace falta correr para nada, la vida es corta y larga, pero es un bien de lo más preciado, vivamos llenos de amor, de alegría, de plenitud, dando y formando parte de una sociedad civilizada, sin extremismos, valorando en todo momento aquello que tenemos cerca y lo más cerca que tenemos son los diálogos familiares. Eso que tan poco “proliferan” y que nos resultan tan baratos, expliquemos bien a nuestros hijos los “pros y los contras” que pueden tener el no querer escuchar los sabios consejos de los mayores. Ayudemos pues a que se terminen esos crímenes horrendos como son los abortos. En todo caso de necesidad vayamos a un lugar que ofrezca todas las garantías y sobre todo acompañados por los padres, no ocultemos nunca aquello que nos pueda perjudicar. Demos amor, para recibir amor.