Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 26 de abril de 2010

PRIMAVERA

Oleo/lienzo-Autora: Higorca

Esta mañana mientras andaba iba mirando a los lados del camino, el sol caía ya a plomo, se dejaba notar el buen tiempo, la primavera en toda su extensión y también como es normal en esta estación, hoy tenemos + 30º y a lo mejor mañana será solamente 10º, pero hoy el sol resplandece. Miraba los campos y me daba verdadera alegría, nunca los había visto tan engalanados, era como si ellos hubiesen hecho una verdadera poesía; una poesía de colores, de unos colores brillantes y llenos de vida. De la tierra color roja brotaban unas espigas de trigo altas y esbeltas, la suave brisa las hacían bailar como si estuvieran oyendo una dulce melodía, un leve movimiento y todas ellas se movían; y era entonces cuando esos maravillosos colores se dejaban ver: plata, verde y un marrón neutro que unas veces se ve más rojo y otro más pardo, me he fijado un poco más, quizás interesada por ese misterio que nos da la luz, parecía un mar, un profundo mar con suaves olas que en su vaivén arrojaban sobre la arena unos pececillos rojos como la sangre que corre por nuestras venas. Estaba extasiada, maravillada, entusiasmada con esa naturaleza pura y este año más que ningún otro; claro que no eran peces, eran las amapolas que ondeaban alegres entre los trigales; me he dado cuenta que todo es un milagro, un milagro que año tras otro se renueva y que a mí este, no sé porque, me parece mucho más hermoso. De pronto he notado una sacudida, claro tan suave como esa brisa que acariciaba las espigas, una mano que acariciando me decía- ¿Qué piensas? - ¡¡¡¡Qué voy a pensar!!!! ¡¡¡Qué cada vez amo más a la vida!!! Dormir y despertar, ver el sol y todo aquello que gracias a él se va renovando ¡¡¡¡Gracias por estar ahí!!!! Gracias por darme la oportunidad de ver tanta hermosura. Hemos seguido caminando y casi me daban ganas de correr, de saltar y de volar como esos pajarillos que salían del lindo y espectacular trigal.