Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 25 de marzo de 2010

SIN ROSTRO AQUÍ, UNO EN MI CORAZÓN

Un día por casualidad descubrí un blog de esos que interesan (de los que hay muchos afortunadamente) de historia nuestra, a veces internacional, o bien de poesía, de gente joven que comienza y que una ya un poco "madurita" también tiene que aprender de ellos, ya que no importa los galardones que te hayan podido colgar.
Soy de las que piensan que el curriculum está en el trabajo del día a día, unos mejores, otros peores, porque así es como vamos avanzando en la lucha del bien, regular o mal hacer.
Pues entre todos esas grandes lugares cibernéticos encontré una poeta, joven, interesante, sensible y con unos sentimientos plasmados maravillosos. Me gusta leer sus poemas.
De pronto se me "escapa" quede extrañada y me puse a "fisgar" siempre con respeto y sobre todo con mucho cariño y descubrí un alma maravillosa, humilde y llena de amor a la vida. Al mismo tiempo con un profundo y terrorífico problema de salud.
Aun consciente de su gravedad seguía dándonos su alegría en el medio, aferrada a una vida, a unas teclas difícil de manejar ya para ella.
Hoy, he recibido un mensaje, en el se despide porque no puede seguir, sus dedos se están o se han quedado inmóviles. Mis lágrimas no se han podido detener, de nuevo mi rebeldía, esa rebeldía ante según que cosas estaba en mi "fuero".
No se si ya va a poder leer, pero desde aquí, este trozo de hoja virtual, le digo por si alguien le va diciendo aquellos mensajes que estoy segura recibirá.
Lucha querida niña, lucha con rodas tus fuerzas, todo en esos temas esta adelantando y tu
eres joven querida, nunca se sabe donde, cuando y de que manera se produce ese milagro inesperado.
También quiero darte las gracias por tus ratos de lectura, de buenos sentimientos puestos a la disposición de todos nosotros, gracias por dar tu voz a la poesía, a esa literatura de alma abierta. Gracias por todo querida Morgana o quizás mejor te guste más Mª José, siempre estarás a mi lado, en mi pensamiento y a lo mejor en alguna oración que sin darme cuenta se me escape de mi pecho.
Un beso fuerte y aquí estoy.