Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

sábado, 20 de febrero de 2010

NIÑOS BLANCOS, NIÑOS NEGROS - IGUALDAD


Últimamente y desde el doloroso acontecimiento de Haití, mirando la pantalla de televisión me he dado cuenta de un detalle que me ha hecho pensar largamente.
Siempre decimos que no somos racistas, que todos somos iguales, blancos, negros, amarillos o cobrizos.
Luego reflexiono y noto que eso no es verdad, nada de eso tiene una certeza. Desde que me di cuenta he mirado aún más atentamente el aparato y sigo con mi incertidumbre, con mi duda siempre presente.
Nos hemos fijado bien en alguna de las cosas televisadas? Normalmente no se puede sacar las caras de los niña@s en la pequeña pantalla, todos salen con las caras tapadas, distorsionadas para que no se las pueda reconocer, eso hablando siempre de los ¡¡niñ@ blanc@s, claro!!
¿Entonces porqué salen los niños negros con su carita destapada? ¿Porque a ninguno le tapan su rostro y salen tal cual? El mismo peligro tienen unos que otros, o ¿no? Claro que pensándolo bien, los blancos son "pudientes" los otros, esas bellezas (porque verdaderamente son preciosos) son los niños pobres, del tercer mundo y ¿Esos no tienen los mismos derechos? Pues ya me he dado cuenta que no, que no somos iguales, que siguen habiendo diferencias y me pregunto ¿porqué? Tanto que hablamos de los derechos humanos, de los derechos de los animales, de los derechos de... ¿Porqué lo hacemos? O mejor ¿Nos hace más importante decir que amamos a quien...? Nuestro perro, nuestro gato, nuestro periquito... y en cambio no reflexionamos en esas pequeñas cosas que para unos tienen tanta importancia y en cambio para otros no importa nada.
Creo que es mejor callar, no hablar y en cambio actuar de distinta forma y manera, nuestros corazones que aunque es un órgano pequeño abarca un sin fin de inmensidades, démosle pues cabida a todas esa pequeñas cosas, que no por ser pequeñas tienen la máxima importancia.