Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 7 de octubre de 2010

¿QUE ES CONVIVENCIA?

Acuarela - Autora: Higorca Gómez

Recuerdo el día que llegamos a Pamplona, el frío había llegado y eso que era el mes de septiembre, íbamos para pocos días, y también con poca ropa, quiero decir que la ropa era más bien de verano.

La alegría no era precisamente lo que brillaba en nosotros, aunque el uno por el otro, nos hacíamos los fuertes y no dábamos a entender el sufrimiento interior que nos embargaba, así que decidimos pasar lo mejor posible los días que nos tocara pasar en aquella clínica que aún por ser muy moderna y de ultima generación no dejaba de ser un lugar poco agradable.

Había que dejar toda aquella mala energía fuera, había que luchar, llegar a rechazar aquel entrometido que había entrado sin pedir permiso a nadie.

Todo fue más rápido de lo que esperábamos, también fue más rápido el saber que aquello que nos habían dicho en otro lugar no era del todo la verdad. Encontramos un médico extraordinario, doctor y amigo, era joven, bastante joven, elegante, educado y muy guapo, de esas personas que te infunden paz, tranquilidad. Su buena energía invadía toda aquella estancia más bien fría, era algo distinto y sin saber como nos vimos involucrados en algo maravilloso. En renacer, volver a la vida. Durante un tiempo nuestra convivencia seria distinta a la habitual, a la de siempre ¿Qué importaba eso? Lo importante era volver a nuestro trabajo, a nuestro lugar de siempre con el maestro curado ¡Maestro le llama ese inmenso médico! De Doctor a Doctor, uno, Doctor en medicina, el otro, Doctor en Bellas Artes, se abrazaron, se fundieron en un gran abrazo.

Aquel abrazo sirvió para que nuestra convivencia durante el tiempo que estuvimos en Pamplona (que fue bastante) tuviera grandes satisfacciones, aprendimos a convivir con otras personas con la misma enfermedad, apoyándonos unos en otros, sin perder nunca la alegría.

Personas que sin ser la mayoría eran de distintas razas, de distintas culturas. Todos nos sonreíamos y, de un día, y otro... empezaron los saludos, las preguntas consabidas y donde nos alojábamos, todos habíamos ido por una misma cosa; misma y distinta, una enfermedad. Cáncer, todos con la misma ilusión, poder salvar la vida aún a costa de un sufrimiento.

Aquel abrazo sirvió para que nuestra convivencia durante el tiempo que estuvimos en Pamplona, que fue bastante, tuviésemos grandes satisfacciones.

Sería largo de enumerar todos los que convivimos casi juntos, cada uno en nuestro apartamento, pero en el mismo bloque o en el de al lado, pero unidos. Llegaron las fiestas navideñas y los que nos tuvimos que quedar nos juntamos en uno de aquellas casas provisionales, pero en aquel momento nuestras, y las celebramos. Con nosotros, Esperanza y Denisse, dos chicas de Angola, madre e hija, estaban solas, expectantes en la incertidumbre, pero conviviendo junto a todos y eso sí, en unión y así seguimos. Conseguimos hacer muchos amigos del lugar que todavía siguen con nosotros, después de tantos años, sigue sonando el teléfono, el email, lo cualquiera de esas cosas que sirven para unir, y esperamos seguir así. Cuando vamos nos juntamos y brindamos por un sin fin de cosas, por un sin fin de gracias.

Por que solamente hay una cosa que perdura en una buena amistad: La nobleza, el cariño, el respeto, el no olvidar aquello que has recibido de los demás y entregar todo lo que cada uno de nosotros llevamos dentro.

Y, en esos lugares siempre perdura el compañerismo, y esas pócimas que tan necesarias son para poder curarse. Nosotros como tantos otros llegamos a nuestra casa con una doble alegría, llegar curado, y, con un montón de amigos más.

19 comentarios:

INTENTOS DE ESCRITORA dijo...

Aunque no mencionas de qué Clínica se trata, creo adivinar cual es porque yo también soy paciente de la misma, aunque gracias a Dios, no por motivos graves.
Y como tú he experimentado el cuidado personal, delicado, exquisito, del paciente.
Algo que contribuye a disminuir o por lo menos a ayudar a sobrellevar las dificultades de un tratamiento, con serenidad y optimismo.
Me alegra adivinar que todo está ya superado.
Un abrazo fuerte

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Si querida amiga, a veces no hace falta cantar alto y fuerte que es en lo que cree tu alma, o mejor tus sentimientos, simplemente los hechos, los lugares, esos rincones que se frecuentan es lo que dice aquello que cada cual es o siente en su interior, por eso me gusta leer tus entradas o "post" como le llaman ahora, la educación, el respeto es imprescindible. Hay lugares virtuales donde todo son alabanzas y clamores a un "altisimo" ¿para qué? eso no sirve, los hechos son lo único que nos valen.
Abrazos

Norma dijo...

Hola amiga, me encantó leer semejante relato, si que convivieron.
Dicen que no hay mejor remedio que tener un amigo. Que las buenas relaciones emocionales todo lo curan.
Higorca gracias por tu amistad, gracias por tu respeto, por tu cariño, por todo lo que me enseñas a través de tus blogs y tus mails.
Muchos besos de nosotros dos para Uds., dos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HIGORCA:

ESTA AMISTAD DE VUESTRA ESTANCIA EN PAMPLONA,SI QUE NO LA OLVIDAREIS NUNCA.

TU HIGORCA TAMBIEN FUISTE LA PRIMERA PERSONA, QUE ENTRO A COMENTAR EN MI BLOG.

LUEGO TUVE EL REGALO DE PODER CONOCEROS PERSONALMENTE EN HEREHCIA A TI A Y A TU ESPOSO JOSÉ HIGUERAS.

ALLI NOS CONTASTÉIS VUESTRA ESTANCIA EN PAMPLONA.

GRACIAS POR SER COMO ERES Y POR ESTAR.

UN ABRAZO PARA TI Y JOSÉ, Montserrat

José Ramón dijo...

Higorca interesante sus palabras hoy estamos todos unidos en este interesante tema la “Convivencia”
Un cordial saludo de…
Abstracción textos y Reflexión.

gorettiguerreira dijo...

Olá amigo!
Lástima personas comprenderen el valoro de uan amistad. Tener que conocer tan grande dolor. Emociponante articulo, del fondo de linha alma agregome as las Causas de Câncer con respecto y cariño sincero.
Maravilloso!
Beijos de Brasil para ti querido.
Goretti

Silvia dijo...

Amiga, gracias por tus palabras tus notas y tu apoyo, no sabés lo importante que es para mi contar con gente como vos.
Hermoso tu relato como siempre!!
Tu amiga y admiradora argentina
Silvia.

Mariela Marianetti dijo...

Me ha encantado este relato Higorca. Un relato que refleja los valores cuya base hacen posible una agradable convivencia.
Bella Historia.

Un gusto pasar y leerte

Balovega dijo...

Hola..

Hoy es un buen día para convivir, convivamos siempre.. Un abrazo de buen fin de semana

El blog del Forner dijo...

toda la convivencia del mundo se podría simplificar en un solo abrazo.
yo te mando uno, o mejor dos. abrazos, abrazos.

Rosa Cáceres dijo...

Esas situaciones límite sacan de cada cual su auténtica verdad como ser humano. Ante el dolor, y el miedo y desamparo de la enfermedad, cualquier gesto de buena voluntad se agradece, se magnifica, se guarda en el corazón.
Nadie se salva de experimentar cosas así antes o después. Y con qué cariño se recuerda a cada persona que se acerco llena de enregía positiva para ofrecer un poco de esperanza...
Tu acuarela de flores, una maravilla. en el texto tu corazón extendido al sol para que leamos en él.
Felicidades por haber sabido asumir esa experiencia amarga trasformándola en positiva fuente de amistad.

Mery Larrinua dijo...

Que hermoso relato!
un abrazo

Tito dijo...

Cara Higorca, mi ha preso molto quello cha hai scritto, purtroppo non riesco a comprendere tutto quello che scrivi, ma ho capito che bella persona sei! Un abbraccio!
PS : bellissimo il vaso di rose.

Julio dijo...

Preciosa la historia: lo que nos rodea forma parte de nuestra convivencia, los momentos, las anécdotas, etc. Si me permites, de paso te invito a leer mi artículo del día de la convivencia, si te apetece la idea. ¡Un abrazo!

Montserrat Sala dijo...

Hola Higorca: No tenia ni idea de vuestra aventura en Plamplona. Me alegro que este vieje os llevara la paz, y que con la convivencia, de otras personas fuerais felices. No había para menos. Me alegro enormemente. Saludos para tí y tambien para tú marido el Doctor en arte i pintura.

Senovilla dijo...

Como me alegro que este relato de tu convivencia se produjera en Pamplona y saliera todo bien, con la curación.

Gracias por convivir en un día tan especial y te dejo un abrazo agradecido.

Sil dijo...

Voy a comenzar este comentario de esta maravillosa entrada a "Convivencia" con tus propias palabras : "A veces no hace falta cantar alto y fuerte que es en lo que cree tu alma"... Es ahí , justo ahí donde está el secreto de una armoniosa convivencia. Más allá de leer atentamente tu experiencia, me quedó mucho más aún grabadas estas palabras que respkndiste a "Intentos de Escritora", será porque justamente es lo que hace una convivencia placentera; el no necesitar gritar a voz viva lo que e tu alma necesita del otro, como así tampoco que el otro tenga la necesidad imperiosa de gritar a cuatro vientos sus carencias del alma. Y cuando esto sucede es porque la comunicación, la comunión de la convivencia es la adecuada. El díalogo, las miradas, los abrazos dados y recibidos, todo eso hace que justamente " EL ALMA CREA Y YA NO HACE FALTA CANTAR ALTO Y FUERTE PORQUE EL OTRO YA NOS ESCUCHÓ SIN SIQUIERA TENER NECEDIDAD DE DECIR PALABRA ALGUNA"

el bandero dijo...

Higorca, me encantan tus entradas escritas des del interior. En situaciones como las que nos explicas sale lo mejor de muchos en aras de una buena convivencia, el reto es que eso salga en nuestro día a día. No se porque creo que tu lo has conseguido. Un abrazo desde Barcelona.

MAJECARMU dijo...

Higorca,el mismo día 7 hablamos y también colgaste el post de la convivencia.Este blog no se me actualiza.No obstante,llego y me alegro muchísimo de que hayas dejado constancia de tu experiencia y buen hacer.Sabía que nos sorprenderías con algo hermoso.
Paso a paso hemos vivido la llegada,el abrazo, la constancia y la esperanza.El resultado no podía ser de otra manera.Lo positivo atrae grandes logros.Cuánto me alegro de vuestra vivencia,que os dejó un recuerdo grato,muy grato y que ahora eternizas en tu escrito de forma admirable...!
Te dejo mi gratitud,mi admiración y mi abrazo,amiga.
Gracias por tus palabras,nos inyectas ánimo y energía a todos.
M.Jesús