Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

martes, 17 de agosto de 2010

UN MONTE DE SINTRA (PORTUGAL)

Restaurante EL MOLINO DE DON QUIJOTE

Luego toda esa belleza se transformo en fuego ¿por qué?
Oleo/cartón - Autora: Higorca - Título: Fuego

Sintra es una ciudad grande, cuando se conoce poco o se visita por primera vez todo queda en subir al palacio Da Pena, visitar el barrio antiguo y normalmente sentarse en la cafetería la Periquita a comerse un dulce típico del lugar y poco más.
Cuando ya se ha profundizado y tienes oportunidad de convivir con los lugareños, las oportunidades se hacen mucho más amplias, y se pueden conocer rincones románticos, maravillosos, donde la paz, el cielo y las plantas exóticas lo envuelve. Que encontrándote a bastantes metros de altura, puedes divisar el mar azul, ese mar Atlántico que según la hora que es lo ves en calma, quieto como queriendo silenciar para todos aquellos que de alguna forma están reposando, diciéndose cuanto se aman, o cenando entre dos luces de la tarde fresca, quizás sea por la altura.
El sitio, con un nombre extraño por el sitio en el que esta enclavado, EL MOLINO DE DON QUIJOTE, sí, ese es el nombre que podemos encontrar, el restaurante, situado en mitad de una montaña, en plena vegetación donde los cactus, plantas crasas, ficus de todas las clases que miden todos ellos bastantes metros de altura, se llama así. En el interior del mismo, es una mezcla de mexicano, peruano, brasileño, portugués. Al mismo tiempo se puede optar por estar dentro o fuera, entre esa mezclo lanza de plantas, como si fuesen reservados al amor, escuchando esa música única que hace el caer del agua en un estanque lleno de nenúfares. Después de un montón de curvas, subiendo, siempre subiendo, cuando ya has llegado y estás en aquel oasis, parece que te has metido en una película, o que estás en otro mundo distinto, donde nada tiene que ver con ese nombre de Don Quijote ya que quizás él se hubiese perdido en tan mágico lugar.
Cenamos y disfrutamos de la noche veraniega con los amigos, luego, de nuevo bajamos para poder llegar a casa, antes hicimos una parada para tomar una copa en otro rincón luso donde la música de jazz en vivo te hacía seguir soñando, estábamos sentados en la terraza, desde allí divisamos el restaurante donde hacía muy poco habíamos cenado, un fulgor espantoso salia de allí, las sirenas de los bomberos se dejaban oír con fuerza, no hacía falta que nadie dijese nada, todo aquel monte estaba ardiendo, las llamas se dejaban ver muy claramente, nos sobrecogimos, mirándonos, no teníamos palabras, nos quedamos callados mirando fijamente aquel fulgor que por pocos momentos nos pudimos escapar. Lamentable todo lo que esta pasando, me pregunto mil veces ¿Por qué?

4 comentarios:

Norma dijo...

Qué buena descripción, me parece estar en el lugar. Bueno el encuentro, buenas las fotos, bueno tu óleo. Se nota la marca de Higorca, gracias por tu toque de distinción en todo lo que publicas.
Gracias y muchos besos.

sonia a. mascaro dijo...

Sintra parece ser um belo lugar!
Sintra looks a beautiful place!

Obrigada por sua visita e gentil comentário.
Thanks for your visiting and nice comment.

INTENTOS DE ESCRITORA dijo...

Se ve claramente que disfrutaste mucho, de esa manera intima y personal, que a veces no es fácil compartir.
Me gusta tu cuadro, tiene luz y expresividad.

Un abrazo fuerte

Pilar dijo...

el fuego es la muerte del monte... la desgracia es que sea provocado por el hombre...
hermosa entrada.
besos