Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

martes, 5 de enero de 2010

UN PRINCIPIO... MEJOR SEGUIR.


Han "casi" terminado las fiestas más importantes (para casi todos) del año, falta solamente uno, quizás para algunos el más soñador, el día que viene cargado con un saco al hombro. Claro que no es el "día" quien carga con el saco, son los Reyes Magos.
La magia de la noche, de esa noche en la que todos o casi todos soñamos, pensamos en ese "saco" que llegará hasta nuestros corazones: Ilusiones, alegrías, proyectos, sueños todavía no realizados, un largo etc. de cosas que cada uno de nosotros llevamos dentro.
Aquí en esta tierra nuestra llamada España, los niños sueñan, se ponen nerviosos pensando en esos personajes que poco o mucho algo dejaran en esos calcetines que han colgado cerca de una chimenea, o de una ventana, o quizás de una puerta que da a una terraza.
Sueños infantiles, ilusiones que también a los mayores nos llenan de gozo, por ver a esos pequeños que se acuestan pensando que ¿cuanto tarda el amanecer? Ninguna noche del año les parece tan larga como la del día 5 de enero, fácil también que sea la tarde noche que más pronto se acuesten y sin llorar, esperando con ansiedad esas pequeñas o grandes cosas que los magos dejaran.
Y ¿porqué no? También los mayores nos gusta soñar, esperar que alguien se acuerde de dejar un paquete aunque sea pequeño en el que ponga: Para mamá, o papá, el abuelo o la abuela.
Que alegría ¿verdad? Eso quiere decir que no se han olvidado de aquellos que les dieron la vida, generación tras generación, amor, cariño, tras amor y cariño, siempre se repite porque así esta estipulado.
Pero ¿Nos hemos parado a pensar si todos los niños tienen su sueño al pie de la cama? Todos los niños tienen su ilusión, pero no todos tienen la misma fortuna de verlos realizados, a veces los vemos a través de la pantalla, de esa tremenda ventana del dolor, los vemos trabajando en lugares que están hechos para personas ya mayores, y hay están ellos, la infancia esclavizada para poder llevar un trozo de pan duro a su humilde casa, y me pregunto ¿No es el mismo Dios? ¿No son los mismos magos? O ¿Es distinto?O ¿Esta el Dios de los ricos y el Dios de los pobres? Quien me puede contestar a mi tremendo dilema en un día en el que la ilusión, los sueños y la esperanza también están dentro de mi.
Seguiré escribiendo con la misma ilusión de siempre, seguiré luchando con la misma fuerza de siempre, pero eso sí, intentare mejorar todos los días en todo, en mi forma de hacer, en mi forma de ser, entregando a todos aquellos que lo necesiten mi cariño, mi sonrisa o el trozo de pan que no me sobre, del mismo que yo coma, que este tierno, fresco, recién hecho para calmar el hambre de aquellos que vengan a mi. Ese sera mi Dios.

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA HIGORCA: EN VOZ ALTA HE LEIDO TU HERMOSO ESCRITO Y TU HERMOSO PROPÓSITO.

QUE LOS REYES MAGOS OS LLENEN DE ILUSIONES, AMOR, SALUD, PAZ Y ARMONIA.

PETONS. Montserrat

Tito dijo...

Cara Higorca, condivido il tuo pensiero su questi giorni di festa che finiscono con il 6 gennaio. Personalmente non credo che i dolori dell'umanità, i suoi problemi, le sue miserie ma anche le sue cattiverie i suoi crimini, possano essere risolti da qualcuno che abita nei cieli!!!
Solo la nostrà volonta e capacità, individuale e collettiva, di operare bene, senza "offendere" la dignità degli altri, potrà forse rendere questo mondo meno amaro per tante, tantissime persone!! Un'abbraccio. Tito.