Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

martes, 26 de enero de 2010

HAITI



Óleo/lienzo - autora: Higorca Gómez

Según pasan los días, se habla menos del horroroso desastre que nos dejo a todos sobrecogidos, niños, mayores, mujeres, hombres ¡que más da! Si cuando pasa algo así la guadaña pasa rasa para todos, no debemos olvidar que allí sigue estando el dolor, el recuerdo vivo, presente de todo lo que han tenido que soportar, necesitan ayuda y también recuerdo, un recuerdo vivo para poder seguir adelante con ese duro trabajo, por eso yo quiero seguir recordando aunque sea con mis letras, unas humildes letras que les dedico a ellos y a todos aquellos que se marcharon les envió un beso, lo hecho al aire para que les llegue, porque no hay vuelta de hoja, todos ellos están en un lugar llamado cielo.
¿Quién ha dicho que no está?
Oigo y escucho en el silencio...
¡Llantos, gritos... y el mismo silencio!
Ese silencio que pide y dice
¡Buscad, buscad!
Remover esas piedras
¡Aquí, aquí...
Estoy viva!
Enterrada pero viva...
O ¿quizás lo estaré?
Ahora pasado un tiempo,
entre escombros me paseo,
y sigo viendo esos ojos...
grandes, negros, llenos...
llenos de terror y espanto.
¡Tembló la tierra!
¡tembló tanto!
Que la casa sobre mi cayo,
tierra, polvo, piedras...
Todo y ¿Mis hijos Señor?
¡Enterrados en un mundo
de terror, de dolor!
Es el silencio, el grito humano,
la desesperación...
¡desesperación ante tanto horror!
Camino, lenta, desesperada...
sin encontrar esos ojos...
grandes, negros...
esa mirada de esperanza.


domingo, 24 de enero de 2010

UNA ENTRADA DISTINTA

Queridos amigos y amigas: Hoy algo me dispongo a elevar, algo distinto. Dar respuesta y las gracias a todos vosotros que tanto ayudáis y apoyáis a esta insignificante persona.
En mi entrada ¿Quien tiene una respuesta? Os habéis volcado, dando cada un@ vuestra versión. Gracias a todos. Y entre ellos también he recibido un anónimo (que por cierto no me importa) y que le quiero decir; Soy muy pobre para juzgar a nadie y mucho menos a Dios ¿Quién soy yo? Debo decir que solamente son preguntas porque mi pobre mente no entiende según que cosas.
Por eso le doy las gracias por pasar por mi lugar y dejar su comentario, es bonito que tengamos personas así que anónimamente mira las páginas estás, entre ellas hay de todo, gente muy importante, y luego estamos aquellos que preguntamos para poder aprender cada día un poco más.
Por esa razón se escribe virtualmente para recibir criticas buenas y aquellas que son el pensamiento de cada uno, ya que de esa forma y manera podemos seguir aprendiendo.
Repito mi mente es tan pobre y humilde que necesito respuestas y con el paso de los años cada vez más. Gracias a todos por dejarme estar a vuestro lado, aquellos que son laicos o aquellos que llevando hábito nos dan la mano para poder caminar en el bien por la vida.

viernes, 22 de enero de 2010

UNA FLOR PARA ELLOS

oleo/cartón - Autora: Higorca
Van pasando los días, y cada vez el terror es más y más en aquella isla caribeña, digo... para no olvidarnos que es Haití y más concretamente, Puerto Príncipe.
Da miedo ver las imágenes en la pequeña pantalla, el terror se refleja en los rostros de todos aquellos que lamentablemente deambulan por las calles, sin norte, ni sur, quiero decir sin saber a donde ir, si quedarse o marchar, si abandonar o recoger, pero recoger ¿Qué? Si no tienen nada de nada y por si fuese poco ahora acuden las mafias.
De todo nos aprovechamos y sobre todo de las desgracias, que infames somos las personas, solamente pensamos en acaparar, atesorar sin pararnos a pensar ni por un momento que son gentes que necesitan y mucho.
Cuando miramos las caras de esos pequeños, deambulando con hambre y sed, con el dolor de la soledad, preguntándose que es lo que ellos han hecho mal para semejante castigo, se preguntaran más de una vez aquello de ¿Donde están mis padres? O ¿Mis hermanos? O alguien que por lo menos le haga una dulce caricia, y... así vamos sumando tristeza y dolor, porque no se si es mejor mirar esa pantalla, oír esa radio o estar sin saber nada.
Solamente hay un grito... ¡¡Por Dios que alguien les proteja!!

miércoles, 20 de enero de 2010

REUNION DE BOHEMIOS

En una de las reuniones, donde estábamos un buen puñado de artistas, un poco bohemios, llenos de energía, con ánimos y muchas ganas de lucha, deseando triunfar cada uno en su campo.
Nos encontrábamos en una taberna de un pequeño pueblo del centro de Bélgica, muy cerca de Namur donde podemos encontrar un museo dedicado a un pintor hijo de esa ciudad, dicho señor era un poco erótico y todo su trabajo estaba basado en el mismo tema. Excepto una de sus obras, precisamente esa estaba dedicada a nuestro gran caballero llamado Don Quijote de la Mancha y además lo pinto cuando Rops (que así se llamaba el artista) iba camino de Toledo. Esto último lo había puesto en un enorme letrero donde se podía leer perfectamente. Era un pintor del siglo dieciocho.
Sobre aquella obra entablamos nuestra tertulia. Sobre la mesa una cerveza del lugar, cerveza negra, oscura, espesa, parecía que se podía masticar, decían que era muy buena, a mi como no me gusta, prefería beber un café ya que allí de vino, "cero pelotero".
Cuando llevábamos un rato cambiamos de conversación y todo derivo a uno de nuestros compañeros y sobre todo un gran amigo, él era un escultor magnífico, reconocido ya en muchos países, quizás era el más mayor de todos y nos servia como padre, sobretodo por su experiencia y sabiduría; nos gustaba que nos contara muchas de sus historias mundanas, él era un soltero ya metido en unos años, le gustaban las mujeres y mucho, al mismo tiempo las respetaba, la verdad es, que él era un caballero de los que pudiéramos llamar un "dandi" todo cortesía, muy bien vestido, el pelo casi blanco recogido en una coleta bastante larga, delgado y alto, sabía cuidarse muy bien y lo más importante amigo de sus amigos.
Siempre le recordaremos era el alma mater en todas las reuniones, tenía una conversación fluida y animosa.
Aquel día su historia fue:
-En uno de los viajes que hice a un país esquimal, iba acompañado de un amigo, este último ya había ido más veces y conocía todo aquello bastante bien, también a su gente, sabía que eran acogedores y muy agradables.
- Al día siguiente de llegar, mi amigo me dijo iba a visitar a una familia, era una visita de cortesía.
- Bueno ¡vamos! ¿Allí se puede fumar? O, explícame no vaya a ser que...
-¡No! ¡No! Tú fuma ya lo veras, te gustarán.
-Llegamos y cuando nos vieron, después de saludarse muy amablemente nos invitaron a entrar y a sentarnos, nos pusieron unas bebidas y entablamos una conversación, todo normal y sensato.
-Aquello era sobre los años cincuenta.
-Cuando llevábamos allí un buen rato y después de hablar cada uno de nuestros trabajos y de otras muchas cosas, vemos que sale una señora bastante entrada en carnes, bastante brillante toda ella y muy sonriente.
-Me quede sorprendido al verla pero claro pensé que aquello era normal entre ellos, de pronto se levanta el señor de la casa y se dirige a mi, invitándome a que acompañara a su señora para la "cama".
-Me quede mudo, blanco y de todos los colores, no sabía que decir, ni que hacer, de golpe recordé que mi camisa era de cuello mao (Era normal en él ya que le gustaba ese tipo de ropa).
- Muy educadamente me puse el dedo en el cuello y le dije que era sacerdote, ellos tienen mucho respeto por las religiones o creencias de cada uno.
-Eso me salvo de una buena, mire a mi amigo, la señora me pidió perdón y se retiro, todavía tengo al olor en la nariz de aquella grasa de foca que se untan por todo el cuerpo para hacer feliz a un hombre.
-Desde entonces siempre me las he comprado de ese tipo de cuello.
Recuerdo de nuestras carcajadas y risas, viendo la cara que nuestro amigo ponía, levantamos nuestras copas o nuestras tazas para brindar por su buena salida y además sin hacer daño a nadie y respetando las formas de los demás ya que los esquimales ofrecen a sus invitados preferidos a su esposa como entrega de su amistad.

martes, 19 de enero de 2010


¿Quién iba a pensar que la tierra iba a temblar? Era impensable que sobre un lugar tan pobre iba a llegar más pobreza. Aquel día hacia bastante calor, las niñas cogidas de la mano caminaban muy juntas, se podía decir que casi estaban intuyendo un miedo, pero aquello era imposible, eran solamente unas pequeñas con grandes deseos de jugar ¡¡Si al mirarlas daba la sensación que se habían cogido de la mano para poder jugar al corro!! Por decir algo.
Al mirar a las pequeñas no hacia falta preguntar que no eran hijas de la abundancia, sus zapatillas ya un poco raídas, los vestidos más bien escasos y aquellos inmensos ojos ávidos de tantas y tantas cosas, daba a entender la escasez de la que disfrutaban, pero eso aún a su edad no les impedía el jugar, iban limpias, muy limpias, seguramente estaban recién salidas de casa, sus madres, aún dentro de su pobreza, las había acicalado, peinadas, su pelo muy rizado y más bien corto lo llevaban recogido sobre la cabeza con unos lazos rojos, parecían hermanas ¿eran? No ha dado tiempo a preguntar. Mientras andaban iban cantando, seguramente una canción del lugar, de pronto sin saber como, o si sabiéndolo, las niñas desaparecieron, la tierra se las trago, la casa que había cerca cayo estrepitosamente sobre ellas.
Fueron unos pocos minutos, muy pocos, todo había caído como una torre de naipes o como las fichas de un domino, sus voces se callaron para siempre y aquellos lazos rojos ahora están sepultados y dicen que tres ángeles se vieron volar por encima de todos aquellos escombros, también cogidos de las manos y con las alas muy juntas.

domingo, 17 de enero de 2010

¿QUIEN TIENE RESPUESTAS?




















Han pasado unos días tras el desastre habido en el Caribe y más exactos en Haití, un país ya de por sí, pobre, con la miseria sobre ellos y ahora, pos si fuese poco, todo el dolor, la terrible desesperación, el hambre, la sed, sin casa y un sin fin de cosas muy necesarias para poder vivir. Pérdida de todos aquellos seres queridos sin hablar ni de edades, ni parentescos, dolor, más dolor y ¿Qué esperar? Porqué pasara mucho tiempo para poder poner en marcha de nuevo todo, lo poco, que ya tenían.
Por eso no quiero herir ninguna sensibilidad y deseo que todos aquellos que tengan respuestas me las envíen porque necesito saber más, pido perdón por ello.

REFLEXIÓN
¡¡Dios, Dios, Dios...!!
¿Donde estás?
Primero, miseria, hambre.
luego, derrumbes,
gritos desesperanza,
movimientos,
muerte, destrucción.

¡¡¡Dios, Dios, Dios...!!!
¿Donde estás?
¡Encuentro gente muerta!
¡¡¡necesito ayuda!!!
Busco a los mios
¡¡entre los escombros!!

¡¡¡Dios, Dios, Dios...!!!
¿Donde estás?
Mis ojos están cansados,
cansados de tanto llorar,
¡No siento dolor corporal!
¡Quiero encontrar...
y no encuentro!

¡¡¡Dios, Dios, Dios...!!!
¿Donde estás?
Ayúdame a despertar
¡Ayúdame!
¿donde estarán?
¡Ayúdame a sentir de nuevo!
¡¡¡Tu paz!!!

miércoles, 13 de enero de 2010

PALOMA



















tinta/plumilla/papel - Autor: Higorca

¿Donde anidas paloma?
En una rama del árbol
posada te oigo arrullar.
Miras, estiras tu cuello,
tornasoladas tus plumas,
vuelves de nuevo arrullar.
¿Donde anidas paloma?
¡No encuentro el lugar!
¡No encuentro a mi amor!
¡Mi pareja, paloma!
Ya no esta ...
Arrullo paloma...
y vuelvo arrullar...
para nada encontrar.

martes, 12 de enero de 2010

FINA DE CALDERON -- POETA, COMPOSITORA, VIOLINISTA

Hoy mi pequeño homenaje es para una mujer de gran talla, tanto que el poder escribir en esta humilde página de ella es para mí gran orgullo.
Doña Fina de Calderón (así es como ella firmaba) ha muerto en Madrid. Era una gran dama de las letras y también era tan dulce y fina su sensibilidad que tocaba magistralmente el violín. Desde que era una niña, empezó a escribir poesía, a tocar ese mágico instrumento y al mismo tiempo compuso música. Paso parte de su infancia en un hospital francés a causa de una enfermedad, fueron allí sus principios.
Fue una mujer que siempre estuvo comprometida a todo lo que se llamara cultura, muy ligada a Toledo, viviendo en un cigarral donde dio rienda suelta a esas maravillosas letras y notas que dejaba volar por el maravilloso aire cuajado de culturas, en un lugar donde cada piedra tiene historia y que a partir de ahora estará en letras de oro su nombre. También Madrid ha disfrutado de su estancia, porque no olvidemos que han sido los lugares donde su aroma ha sido percibido los que han tenido la dicha de ser honrados por estar ella.
Se nos ha marchado una gran señora donde cada letra era una nota vibrante y serena, maravillosa, resplandeciente de luz, ahora todo se ha quedado en silencio, pero no olvidemos solamente sera esas horas por el respeto, después cuando el dolor haya pasado y todo este sereno, volverán otra vez y con más fuerza a brotar esas palabras, esas notas que ella nos ha dejado a todos aquellos que amamos la cultura arrancada del más hondo sentimiento. Descanse en paz

lunes, 11 de enero de 2010

EL FRIO

Hace frío, mucho frío; a través de los cristales de mi ventana, veo la nieve caída, todo esta blanco, casi no veo las plantas de mi jardín. El cielo sigue gris y todo se transforma de un color diferente, podemos decir de su verdadero color, ninguno (Claro esa es nuestra teoría, la de los pintores, el color no existe, aunque todo lo veamos de un color diferente) Por eso ahora todo esta blanco, de un blanco puro.
Miro el estanque, esta helado, como un cristal, más bien parece un espejo limpio, transparente, sus aguas cristalinas, otras veces se ven oscuras debido a las plantas que en el buen tiempo surgen de esas aguas, también de la sombra que los árboles le dan; ahora debido al mal tiempo todas están caídas, humillantes bajo el tupido hielo.
Se puede pensar que no hay vida, que la nieve y el hielo después, ha dejado todo inerte, muerto. Pero hay unos colores magníficos que se mueven libremente bajo esa tremenda capa: son unos peces, peces de colores que están, que siguen hay como si nada hubiese pasado.
Se pueden ver nadar, veo el rojo que es el más grande, diremos que puedes ser el padre y la madre de todos ellos, nada para un lado u otro, es como si estuviese haciendo unos largos de algún campeonato, los otros todos mucho más pequeños: naranja, dorados o amarillos, como más nos guste, también los hay bicolor, y todos, todos se mueven alegremente.
El duro invierno no les ha hecho mella, tampoco a todos los pajarillos que vienen a picar de ese pan que les ponemos sobre una bandeja que tenemos exclusivamente para ellos, por lo menos que se lo coman limpio. Es bonito mirar y ver como acuden en tropel un sin fin de ellos, ahora eso sí, los gorriones se hacen los dueños de todo y echan a toda prisa a todo aquel que a ellos les parece un intruso, mirándolos se puede decir que también ellos son un poco racistas.
Invierno frío y duro para todos en este lugar manchego.

viernes, 8 de enero de 2010

MALDITOS


Malditos aquellos que solo piensan en la guerra,
en el dolor, en la muerte...
Malditos aquellos que solo dejan ausencias.
Malditos aquellos que solo piensan en el poder.
Malditos aquellos que no quieren ver...
Malditos aquellos que van sembrando cadáveres
Malditos aquellos que llevan con ellos las bombas.
Malditos aquellos que siembran el terror...



jueves, 7 de enero de 2010

BUSCANDO


Recorro el mundo buscando,
buscando lo que no encuentro
entonces ¿Qué busco?
¡¡¡No sé!!!
Sera la locura ¡¡tal vez!!

miércoles, 6 de enero de 2010

EL NIÑO DEL ESTANQUE

Hoy como es el día de Reyes mi regalo es un cuento, algo que puede ser para todos, pequeños y mayores.
------

Había una vez un niño que se llamaba Guillermo. Como todos los niños de su edad siempre estaba sonriente, alegre, incluso después de hacer alguna "trastada" que él sabia que no estaba bien. Era entonces cuando miraba a sus padres con cara de pícaro, esperando la consabida "regañina". Con aquella mirada los "desarmaba".
Le gustaban los coches, las motos, todo aquello que olía a velocidad. Pero lo que más le gustaba era jugar con la bicicleta y con los animalitos que vivían en un parque que había cerca de su casa; porque otra de las pasiones que tenía eran los animales, a él le habían regalado un perrito al que quería mucho, aunque a veces el pobre se tenía que esconder temeroso de las diabluras que su amito le hacía.
En el centro de aquel parque había un estanque bastante grande, se podía ver desde cualquier punto de aquel verde y bien cuidado jardín. Por uno de los lados, más bien parecía una playa, el agua, muy suavemente llegaba hasta el césped aquello servía para que los cisnes, los ánades y los patitos con sus plumas de colores tornasoladas salieran a tierra firme y les dieran de comer los visitantes con sus manos.
Por eso el niño antes de salir de casa se proveía de pan, ya que si salían y no les daban nada se enfadaban y la emprendían a picotazos, unos picotazos que dolían ya que su potente pico no reparaba en edad. Era mejor darle la comida que salir corriendo.
A unos pocos metros se erguía un puente que lo cruzaba, desde el centro del mismo se podía ver la hermosa fuente redonda y rematada por un niño que vomitaba agua por su boca, aquel chorro salía con tanta fuerza que se alzaba hasta muy arriba para luego caer fuertemente formando espuma, burbujas transparentes sobre aquella otra agua que parecía un espejo de color verde oscuro debido a tantos árboles como lo rodeaba y por los nenúfares que habitaban alegremente por dentro, de vez en cuando se podían entrever alguno de los peces rojos o de color oro también habitantes del fantástico rincón.
Por todo eso le pedía a su mamá por las tardes después de salir del "cole" que cogieran la "bici" y se acercasen al maravilloso lugar.
Cogía aquel pan para darles de comer a los "inquilinos" que moraban el estanque y muy feliz emprendía el camino de la mano de su progenitora.
Aquella era una tarde del mes de abril, los días ya eran más largos y la temperatura magnífica. Como tantas otras se encaminaron al lugar, cuando llegaron su mamá se sentó en uno de aquellos bancos que habían cerca del estanque, de esa forma aún con un libro en la mano podía ver donde se encontraba su hijo, se puso a leer ya que era muy temprano para darle la merienda. Guillermo se encamino hasta donde estaban aquellas aves, los cisnes fueron los primeros en salir a saludarle, el niño saco el pan que llevaba en una bolsa y se lo dio poco a poco para que le durara más rato.
Le gustaba jugar con los ánades y patos, con aquellos cisnes blancos, de un blanco inmaculado, como si no se manchasen, la verdad es que eran muy "coquetos".
Se guardo un poco para dárselo a los peces desde el puente, de esa forma salían muchos y podía disfrutar del espectáculo.
Estaba mirando extasiado cuando vio en el otro extremo del estanque un cisne "distinto" se quedo mirándolo, el animal iba nadando lentamente hasta donde estaba el niño, no lo había visto nunca, salio corriendo llamando a su madre tenía que decírselo, aquello era una novedad para él ¡¡¡Un cisne negro!!!
Llamaba a gritos a su mamá que alertada iba a su encuentro.
-¡¡Mamá, mamá, he visto un cisne negro, venía del fondo de estanque, es muy bonito!!
Se acercaron los dos, no le quedaba pan, todo se lo habían comido, claro él no lo sabía y lo había repartido.
El cisne seguía allí, había salido del agua y estaba en el césped pero no se tiraba a picar como era costumbre de sus hermanos blancos. El cisne se acerco hasta Guillermo, levanto la cabeza y rápidamente la bajo de nuevo, como si de alguna forma le pidiera perdón si le había asustado.
El niño cogido de la mano de su madre no sabía como reaccionar, de pronto se soltó de aquella mano que le aprisionaba sin darse cuenta de lo que su mamá le estaba explicando.
Quería decirle que alguna vez sale un cisne negro como el que estaba viendo, que era normal, como normal es ver entre nosotros personas de otro color.
Pero el niño ya no escuchaba nada, estaba al lado de aquel animal que se dejaba acariciar sin picar, sin correr, estaba quieto a su lado.
Guillermo le hablaba con cariño, como solamente los niños saben hacerlo. Se quedo pensativo por unos momentos y volviéndose hasta donde estaba su madre, le pidió la merienda, su mamá comprendió el porque, saco la bolsita y quitando el papel al bocadillo se lo entrego.
El niño compartió aquella suculenta merienda con el animal que no se movía de su lado, acercando de vez en cuando la cabeza y pasándosela por la pierna en concepto de caricia, estuvo un rato jugando con él. Se compenetraban, luego se despidieron con un hasta mañana.
Aquella noche cuando su papá llego a casa Guillermo le contó lo sucedido en el estanque. Su padre lo sentó sobre sus rodillas y le explico con todo detalle que el color nada importa, son los sentimientos lo que cuentan. No importa ser ni blanco, ni negro, ni amarillo, ni cobrizo. El corazón no tiene color, nada sabe de esas cosas, lo importante es respetarnos unos a otros.
Desde aquel día Guillermo visita todas las tardes compartiendo el bocadillo que ahora su madre lo lleva más grande.
Cuando los animalitos lo ven salen todos juntos, cisnes blancos y el negro, los patos y los ánades, todos esperan su turno; eso sí, el cisne negro se queda para ser el último, pero lejos de pensar otra cosa, es simplemente para poder jugar, acariciar al niño que supo en su corta edad comprenderlo y quererlo.
En una palabra compartir con él todo lo que en ese momento llevaba y lo más importante no discriminar su color.
Quizás ellos los animales no entiendan de colores, pero lo que si es seguro saben distinguir el bien del mal.
Guillermo, ahora cuando ve a otra persona de color distinto al suyo, no le mira extrañado, lo mira de igual a igual.

martes, 5 de enero de 2010

UN PRINCIPIO... MEJOR SEGUIR.


Han "casi" terminado las fiestas más importantes (para casi todos) del año, falta solamente uno, quizás para algunos el más soñador, el día que viene cargado con un saco al hombro. Claro que no es el "día" quien carga con el saco, son los Reyes Magos.
La magia de la noche, de esa noche en la que todos o casi todos soñamos, pensamos en ese "saco" que llegará hasta nuestros corazones: Ilusiones, alegrías, proyectos, sueños todavía no realizados, un largo etc. de cosas que cada uno de nosotros llevamos dentro.
Aquí en esta tierra nuestra llamada España, los niños sueñan, se ponen nerviosos pensando en esos personajes que poco o mucho algo dejaran en esos calcetines que han colgado cerca de una chimenea, o de una ventana, o quizás de una puerta que da a una terraza.
Sueños infantiles, ilusiones que también a los mayores nos llenan de gozo, por ver a esos pequeños que se acuestan pensando que ¿cuanto tarda el amanecer? Ninguna noche del año les parece tan larga como la del día 5 de enero, fácil también que sea la tarde noche que más pronto se acuesten y sin llorar, esperando con ansiedad esas pequeñas o grandes cosas que los magos dejaran.
Y ¿porqué no? También los mayores nos gusta soñar, esperar que alguien se acuerde de dejar un paquete aunque sea pequeño en el que ponga: Para mamá, o papá, el abuelo o la abuela.
Que alegría ¿verdad? Eso quiere decir que no se han olvidado de aquellos que les dieron la vida, generación tras generación, amor, cariño, tras amor y cariño, siempre se repite porque así esta estipulado.
Pero ¿Nos hemos parado a pensar si todos los niños tienen su sueño al pie de la cama? Todos los niños tienen su ilusión, pero no todos tienen la misma fortuna de verlos realizados, a veces los vemos a través de la pantalla, de esa tremenda ventana del dolor, los vemos trabajando en lugares que están hechos para personas ya mayores, y hay están ellos, la infancia esclavizada para poder llevar un trozo de pan duro a su humilde casa, y me pregunto ¿No es el mismo Dios? ¿No son los mismos magos? O ¿Es distinto?O ¿Esta el Dios de los ricos y el Dios de los pobres? Quien me puede contestar a mi tremendo dilema en un día en el que la ilusión, los sueños y la esperanza también están dentro de mi.
Seguiré escribiendo con la misma ilusión de siempre, seguiré luchando con la misma fuerza de siempre, pero eso sí, intentare mejorar todos los días en todo, en mi forma de hacer, en mi forma de ser, entregando a todos aquellos que lo necesiten mi cariño, mi sonrisa o el trozo de pan que no me sobre, del mismo que yo coma, que este tierno, fresco, recién hecho para calmar el hambre de aquellos que vengan a mi. Ese sera mi Dios.