Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

sábado, 26 de diciembre de 2009

LAS TABLAS, NUESTRAS TABLAS


Han pasado unas horas desde las felicitaciones y buenos actos, desde que todos pensáramos que teníamos que hacer nuestro propósito de ser mejores, nuestro acto de contrición, pues bien, ahora debemos saber que hacer? Como empezar nuestros actos de bondad para con los demás.
Llevamos muchos días, desde que comenzó a nevar que afortunadamente no deja de caer agua del cielo ¿A D G? Bueno pues a quien sea, yo le doy las gracias a esas nubes que parece ser se habían olvidado que España estaba en un lugar del globo terráqueo, ahora otra vez esta dentro y es por ello que los ángeles se desgarran a llorar para así poder salvar parte de una muy nuestra naturaleza, pienso si sera por eso del llamador ¿Sabéis que es? Os lo cuento: como siempre salen cosas de moda en las joyerías (siempre afortunadamente) porque si no que sería de los pobres diseñadores de joyas, como comeríamos si eso no fuese así.
Pues bien, tantos se han adquirido y colgado de los cuellos que han hecho su efecto y LLUEVE, pero llueve bien y eso ayuda a nuestros campos, aunque aún se deja notar algún descerebrado que sigue regando sus cosechas con riego artificial que llega hasta muy alto, es decir que llueve del cielo para bajo y ellos riegan para arriba.
Y digo todo esto, no porque todavía este bajo la influencia del vino o del cava, nooo, es porque nuestras tablas, esas Tablas de Daimiel están muy falta de ella, ya habían empezado arder por debajo, en inminente peligro, pero como podemos comprobar en estas fotografías los castellano-manchegos estamos por la lucha y no las dejamos solas ¡hay! esta el amor por la tierra, la tierra que les vio nacer a unos y que nos acogió a otros.
Debemos concienciarnos todavía y mucho pero eso es ¡cada uno de nosotros! Cuando anteayer vimos que estaba lloviendo y mucho, después de un montón de días, ya la tierra vomitaba agua, y los riegos, esos riegos que roban ese bien tan necesario a las entrañas de la tierra, seguían regando y regando, dando vueltas y vueltas ¿En que estamos pensando? Doy las gracias de antemano a esas personas que estuvieron en el lugar de la enfermedad llevando ese pequeño medicamento tan necesario y sobre todo dar las gracias a Thomás del blog http://salvemoslastablas.blogspot.com, por dejar usar las fotografías. Gracias de nuevo, todos aquellos que nos llamamos bien nacidos nos unimos a tu lucha por la tierra, por la naturaleza que es la maquinaria de la vida.