Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 3 de diciembre de 2009

UN CUENTO CIBERNETICO

Oleo/lienzo - Autor: Higorca - Titulo: Firmamento


Había una vez tres Marías Cibernéticas, no se conocían, nunca se habían visto pero un día las tres pensaron en lo mismo. Dicho y hecho, se pusieron manos a la obra y comenzaron a entretejer un diario, o un pequeño "cuentarío" en unas hojas que allende volaban y volaban por esas pequeñas "nubes" de las ondas. Lo hicieron como pasar el rato unas, otras por la ilusión de ver sus pequeñeces en algo tan enorme como son estos libros voladores, y también una, para que, al estar tantas horas en casa dando "machaconamente" la paliza a la persona que tiene a su lado pensó, ella con su sabiduría reprimida entre cuatro paredes, mejor era el lanzar una "gacetilla" con la que poder distraer a otros y al mismo tiempo transmitir aquello que llevaba dentro y que durante tantos años se lo pudo entregar a los demás.
Al tiempo un hada de esas que vuelan alrededor nuestro, que eso sí, no se dejan ver, pero estar, están. Ella se dio cuenta que era bueno unirlas, ya que los kilómetros nada tienen que ver para este tipo y forma de entretener, y fue formando un trío que se dieron a conocer.
Ese hada, las fue entretejiendo en una tela de araña de seda muy fina, pero eso sí, firme, segura, maravillosa, que cada día aprenden una de otra.
Es algo maravilloso: Estas buenas hadas, las ondas, me gusta su compañía, conocer y ampliar cada día un poco más de esas amistades que sin vernos las caras ponemos el alma en cada letra que sale intensa y plena de esos sentimientos llanos y limpios.
Yo, una de esas humildes gentes que formo el trío, doy las gracias por esas flores en forma de pincelada donde guardar dentro de un libro, como antaño en tiempo de estudiante guardaba aquellos pensamientos color morado que aún hoy al abrir alguno de mis diccionarios caen como recordándome que nada soy y que todavía tengo tanto y tanto que aprender, por eso gracias, muchas gracias a todas aquellas y aquellos que de alguna manera hacen que al levantarme cada día las recuerde con inmenso cariño.