Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

miércoles, 12 de agosto de 2009

HOY ¿POR QUÉ NO? UN CUENTO

Aquellos eran unos días de lo más felices, estaban entre los dieciocho y los veinte años, todos ellos de familias acomodadas, podían divertirse todo el verano. Habían pasado los examenes ampliamente.
Desde dentro del agua, María no perdía vista aquel camino por donde debían aparecer su hermano y con él David y Luisa. Toda la familia sabia que el lugar de reunión era la barca.
Una barca vieja, ya nadie la usaba, en tiempos su dueño iba al mar para pescar, al amanecer volvía con las redes cargadas de peces, peces de color plata.
Un buen día, quedo varada en aquel trozo de playa, nadie volvió de nuevo a tocarla, el dueño murió, se lo llevo una ola, quizás enloquecido por el canto de una sirena.
De pronto, María dejo de soñar, los estaba viendo, llegaban hasta ese lugar, no se movió, su hermano le hacía señas para que saliese del agua. Se lo pensó mejor, obedeció saliendo, estaba nerviosa ¿Se lo notarían?
Llego hasta ellos, fue saludando a cada uno de ellos, cuando le toco el turno a David, esté le cogió la mano cariñosamente y la beso. Un frío le recorrió el cuerpo al sentir el contacto de él; era la persona que ella quería.
Se sentaron un momento en la arena, su hermano con una sonrisa en los labios, anuncio a la pandilla que a la hora de comer, cuando todos se encontrarán en la mesa, les diría a sus padres que quería formalizar sus relaciones con Luisa.
A María se le iluminaron los ojos, sus grandes ojos azules, sin pensarlo se levanto y les dio un abrazo a los dos.
Tenían que celebrar la noticia, con los amigos y luego con su familia, los dos hermanos eran muy queridos por todos.
David la miro sonriendo, ella comprendio lo que encerraba aquella mirada, reacciono y muy segura de si misma les dijo:
-¿Nos damos un baño? Vamos ¡¡¡Todos al agua!!!
Su hermano la freno.
-No, recoge tus cosas vamos a tomar el aperitivo.
Se vistieron y emprendieron el camino que les conducía a casa, fue entonces cuando David, le tomo la mano fuertemente......................
Comenzaba otra nueva aventura en el rincón maravilloso de la barca, de aquella barca que un día fue de un pescador.