Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 3 de julio de 2009

CARTA A UN PADRE

A veces nos olvidamos de aquellos que nos precedieron, o, da igual que si decimos antecedieron, o ¿Porqué no? a nuestros padres.
Hoy hablando con una persona mayor me ha preguntado ¿Tienes padre? La he mirado y casi sin poder hablar le he contestado. -No, se me fue, pero lo tengo siempre conmigo, en mi recuerdo, en mi corazón.
La señora con su pelo blanco recogido en un moño, ha metido la mano en su bolso y me ha tendido una hoja de papel mientras me decía ¿Puedes pasarme esto a máquina? - ¡Claro! Lo que usted me diga.
La he leído pensando que era otra cosa, cuando he terminado simplemente le he dicho ¿Puedo compartirla? -¡¡¡Si hija, sí!!! Como tu quieras... y esto es lo que quiero compartir con todos:
Hola papá, más que escribir, quiero hablar contigo, tengo tantas cosas que decirte, cosas que se han quedado en mi después de pasado el tiempo, tengo que decir que me acuerdo mucho de ti, desde que te fuiste todo ha cambiado en mi vida ¿Sabrás perdonarme? Lo deseo de corazón, sigo queriéndote pero ahora mucho más, sabes ya no tengo con quien hablar de tantos temas nuestros ¿Te acuerdas? ¡Cuantas cosas! Íbamos a los toros o los veíamos en la "tele" ¿Como disfrutábamos? y como gritábamos, ¡Olé! y si salía mal la faena chillabámos como si a través de la "caja tonta" nos pudieran oír los diestros. Nos gustaba el tenis, el fútbol, la natación y todos los documentales. Cosas que tu me enseñabas, eras maravilloso papá. Te fuiste de mi lado dejando una terrible soledad, los dos mentíamos, tú lo sabias, presentías que te ibas , luchabas a brazo partido con la muerte, pero al final ella gano, como siempre, otra vez pudo más que nadie, ella se llevo la mejor tajada, casi me muero contigo ¿Me veías?
Recuerdas? cuantas veces desobedecía tus "ordenes", te enfadabas y luego me perdonabas, siempre decías que tenía otras cualidades ¿Era verdad? Ahora he hecho otra trastada de las mías, por querer a un hombre más que a mi misma lo he dejado todo, hasta mi pasado, bueno seguro que ya lo sabes ¿Qué te parece él?
Ahora no tengo nada, nadie me comenta ni lo que esta bien o mal, he tenido veces que he deseado morir, ir contigo, correr a tu lado, me han dicho que el niño estará bien cuidado, tampoco él me necesita ¿Tu crees que se acordara de mi? ¡¡¡Si lo hiciera como yo de ti!!!
¿Como me gustaría hablar contigo una rato? Aunque fuese un poquito, luego que me llevaras donde tu estés, a veces pienso si tú y mamá estáis juntos ¿Es así? ¡Ojala!
Os he querido tanto!! A mi nunca podrán quererme así, seguro que no, me conformo con que me perdonen, papá ¿Crees qué he hecho bien? Ya se que no puedes contestar, pero aunque solo sea una señal, guiame de nuevo como lo hacías de pequeña. Me pregunto si me veías cuando metían tu cuerpo en aquel horrible agujero, ¡¡¡Qué mal me porte!!! No podía soportarlo, tu tan arrogante, siempre impecable, ¡¡¡No podía soportarlo!!! y... al final me tuvieron que dar una bofetada, le odie, sí, sabes le odie ¿Qué raro verdad? Yo que no conozco el odio ni el rencor.
Otro de tus enfados era cuando me veías siempre con la misma ropa ¿Qué piensas ahora de mí? ¿Te parezco mal? ¡Ya lo sé! Pero eso si, nunca fui ni por un momento sucia, yo soy feliz así, solamente tenemos un cuerpo, a fin de cuentas se ha terminado todo, ahora ya no voy a los toros, ni al tenis y tampoco monto a caballo, aquí nadie entiende de eso.
Papá que duros fueron los últimos días ¿Cuanto sufrimos juntos? ¿Te acuerdas? Los médicos nos miraban a los dos, cuantas veces me pregunte que les podía importar yo ¡Sufriste mucho! ¿Para qué? Al final nada tuvo solución. Recuerdo aquella noche te habían puesto plasma, sangre, estaba tu hermano con nosotros, yo ya no podía ni con la piel, me llevaron a casa para intentar dormir, eran muchas las noches pasadas a tu lado. Más tarde me mandaste llamar, menudo susto me lleve, no me había dado tiempo a meterme en la cama, que tonta todavía faltaba bastante para ese momento, para seguir sufriendo y tardo mucho tiempo en pasar lo inevitable.
A veces juntos en la habitación del hospital recordábamos cosas de otros tiempos, por ejemplo cuando te ayudaba en las chapuzas normales de la casa, mis manos eran pequeñas y tu me hiciste un martillo idéntico al tuyo adecuado a ellas, luego con el paso del tiempo alguien se apropio de él, también alguien, tus hermanos se llevaron todas tus colecciones, también me quede sin tus cosas personales, pero lo que nunca me pudieron quitar es tu cariño, tu recuerdo, todo lo que tu me enseñaste y las vivencias que pasamos juntos, amar a los demás como a mi misma, eso es mío.
Luego una mañana sin darnos cuenta una mujer vino a buscarte, llevaba una guadaña en la mano, era una mañana radiante del mes de abril, un quince, nunca lo olvidare por que me parece que paso ayer mismo, cuantas veces lo he pensado ¿Porqué me dejaste aquí? Todo hubiera sido más sencillo, sí ya se soy cobarde.
Me enseñaste tanto, tantas cosas!!! Creo que ha valido la pena, aunque a decir verdad alguna vez lo he dudado.
Aunque soy feliz, a veces me tengo que morder la lengua, nadie cree lo que digo, al final soy mujer ¿No?
Sonrió al recordar cuando te "robaba" las manzanas verdes, te enfadabas por que decías que pisaba por cualquier sitio, sin mirar las cosas que habían sembradas, luego nos reíamos juntos, por que la verdad es que me dabas todos lo caprichos, he tenido que ir sacrificando muchas cosas para poder sobrevivir durante un tiempo ¿He hecho mal? No se si lo he hecho bien, la vida ha sido dura conmigo, llevabas razón al decir que cuanta más preparación se tenga mejor, aún así ya sabes es duro mantenerse a flote.
Todas las personas que he querido con toda mi alma se han ido. ¿Y cuando mi primer bikini? y ¿Cuando mamá me corto mi larga melena? Casi te da un infarto ¡¡¡Como gritabas!!! Parecía que no me iba a crecer más, estabas orgulloso de mi pelo, en cambio ella, pobre le costaba peinarme.
Te adoro papá éramos una misma persona, te ayudaba hacer los dibujos para tus exámenes, tramposo. Durante un tiempo he recibido pocas caricias, más bien palabras hirientes, duras, llegue a pensar si eso era lo único que merecía.
Ahora todo ha cambiado, alguien mira ya por mi, tu lo sabes, es nuestro secreto, no tengo que decirte que ya soy feliz de nuevo, ahora lucho por algo bonito.
Ya ves papá, así es la vida, te llevo dentro, llevo tu recuerdo, todo lo que tú me disté, lo que tú me enseñaste, eso jamás lo olvido y siempre, siempre va conmigo. Hasta pronto, te quiero papá.