Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

jueves, 7 de mayo de 2009

A VECES UNA LLAMADA PUEDE SER ALGO DISTINTO


Hoy dos llamadas han despertado en mí la necesidad de escribir mis pensamientos.

Dos llamadas dos mujeres; cabales, trabajadoras, humanas y sencillas, como es la gente grande.

Mujeres emprendedoras, llenas de vitalidad, mirando la vida de frente, con ilusión y proyectos futuros, que es lo bueno, lo que engrandece a las personas, sabiendo en todo momento lo que se quiere y como se quiere.

Ellas dos cada una, distinta, diferente, en nada se parecen, tampoco las cosas que hacen, solamente la ilusión que ponen en aquello que va a devenir las une y las hace grandes.

Más tarde otra voz femenina me ha llamado, esta distinta. Me hablaba de una forma como queriendo decir que estaba por encima de todo, ella era más inteligente, ella sabía hacer mejor las cosas que todos los demás. Mientras la escuchaba, en mi interior me decía yo misma; ¡¡Quizás piensa que con la prepotencia con la que habla la va a llevar a sitio bueno!!

Me ha dado pena, lastima, mientras me hablaba, yo pensaba lo pobre y torpe que eran sus palabras ¡¡Pobre ignorante!! La vida da muchas vueltas y todo aquel que piense que esta por encima de los demás, se equivoca.

Somos seres humanos, con virtudes, pero con muchos defectos que desgraciadamente nos es difícil de corregir ¿Cuantas reflexiones sobre nosotros mismos deberíamos hacer? Creo que muchos.

Por eso reflexionemos mucho antes de decir según que cosas

3 comentarios:

Norma dijo...

Higorca, cuánta verdad hay en tu reflexión. Un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca:
A veces la prepotencia, puede esconder un complejo de inferioridad.
A veces el que más grita, es el que menos razón tiene.
¡Estoy aprendiendo tanto de ti!.
Petons.Montserrat

Jordi Esteller dijo...

La verdad no está en el tono de la voz ni en la suciedad de las palabras. Generalmente el susurro más bello es el que posee la razón.