Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 13 de abril de 2009

REFLEXION SOBRE LA TORTOLA

Lo mismo que esa madre no ha captado, sobre la conexión de la tórtola y la niña. Tampoco los padres nos damos cuenta de aquellas cosas que tenemos cerca y no las vemos.
Pensando en esa reflexión ¿Nos hemos parado a pensar si entendemos a nuestros hijos? ¿Nos paramos a pensar cuantas veces se nos escapan por no captar alguna de sus palabras? O ¿Por no mirarles a los ojos? ¿Por no tener el suficiente tiempo de hablar con ellos con la suficiente tranquilidad?
La verdad es que vivimos en un mundo de prisas, de anhelos a veces inalcanzables y dejamos de lado aquello que más cerca tenemos y que según todos nosotros es lo que más amamos. Nuestros hijos.
¿Cuantas veces ellos han intentado hablar y por que llevamos prisa no les escuchamos? Podemos decir que muchas, ya que siempre tenemos algo que hacer que nos corre prisa y les decimos - Ahora no, luego..., luego más tarde.
Y luego más tarde ya no lo hacemos, o bien se nos ha olvidado a nosotros, o bien ellos ya no necesitan decir aquello que en ese momento era primordial, y así ha pasado una y otra vez, y cuando nos queremos dar cuenta ya no hay remedio o quizás sea tarde, en poder solucionar.
Por que no miramos a nuestros hijos alguna vez de frente y a los ojos, se puede descubrir tantas y tantas cosas en ellos. Cosas de ellos. Dejarles que nos hablen, que destapen su alma ¿A quien mejor que a los padres? Nosotros podemos resolver el problema que ellos tengan de la mejor manera posible, sin dolor, con cariño que es la mejor forma de hacerlo.
Reflexionemos, y encontremos esa tórtola que cada uno de nosotros llevamos dentro.

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Desde luego tienes razón.
A veces se nos escapan, muchas cosas de nuestros hijos.
Y cuántas veces se aparcan delante del televisor o la video cónsola para que nos dejen en paz, sin darnos cuenta de la importancia que tiene el prestarles atención.
Gracias por tus reflexiones.
Besos.Montserrat

Norma dijo...

Higorca, ¡qué gran reflexión!