Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 6 de abril de 2009

MAESTRO PALMERO

Cuando entramos en un lugar donde huele a polvo y a cerrado, a veces el "alma" se nos cae a los pies, pero cuando estas dentro y puedes ver entrar la luz por amplios ventanales para iluminar la obra de un gran maestro del siglo XX, se abren todos los sentidos para empaparse bien de ese trabajo extraordinario.
Empaparse de una obra donde se puede ver reflejada el alma del artista, los amores en los que ha tenido repartido su corazón.
Al entrar en el museo del maestro Palmero, en la casa estudio donde él paso tantas horas de su vida junto a un caballete, un lienzo, una paleta llena de colores brillantes y unos pinceles para poder plasmar los sentimientos que ese día, o los que en ese momento se llevan dentro y que van fluyendo como el agua que brota de un manantial.
Al ir mirando y repasando todo lo que se tiene en ese momento alrededor, se observa el trabajo bien hecho de un hombre grande, la obra de un maestro. Y es entonces cuando una piensa ¿Qué soy yo? O ¿Quien soy? Y una se siente pequeña, ínfima sin dejar ni por un momento de pensar todo lo que me falta, todo lo que todavía tengo que aprender para poder llegar a encontrarme con ese maestro a una media altura.
Me vi tan pequeña. Suspiraba delante de cada una de aquellas obras, pude ver trabajos de distintos autores de la misma época que la del autor o protagonista del lugar.
Algunos me hicieron evocar mágicos recuerdos, fue un rato maravilloso, quizás se me hizo corto el tiempo que pase junto a esos trabajos.
Al salir a la calle y recibir la luz directa del sol pensé que Castilla- La Mancha guarda bellos tesoros en su interior. Tesoros que a veces son difíciles descubrir, pero cuando se hace se puede ver y notar lo grande que es.

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca:Tu sabes admirar las grandes obras, de los demás.
Y tu gran humildad y grandeza, consiste, en que te sientes pequeña.
Pero yo te veo una gran mujer y pintora Higorca¡¡¡

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Gracias Monse, tú si que eres grande. Un abrazo Higorca