Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

UNIÓN HISPANOAMERICANA DE ESCRITORES

PALABRAS DIVERSAS

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

lunes, 18 de agosto de 2008

SIMPLEMENTE UNA REFLEXION

A veces una pregunta surge en mi mente ¿Sabemos quien fomenta el machismo?
Por los distintos lugares por los que yo, en mi andadura he habitado, he podido comprobar que siempre ha sido el hombre el que de alguna forma ha querido demostrar su superioridad ¿Ante la mujer? Mejor digamos ante todo. Ellos son superiores, o por lo menos eso quiere parecer.
Así por lo menos les han educado en sus hogares.
¿Por qué? Después de los muchos estudios me han llevado a una conclusión final. Es de lo más fácil.
¿Es toda la culpa del varón? O quizás sea mejor ¿Es toda la culpa del macho? No podemos olvidar que también es los animales nos encontramos con el mismo tema "Puro machismo".
Y, siempre he podido observar que la culpa en si es nuestra, de la mujer, o, mejor de la hembra.
Desde que nacemos, empieza la diferencia, aunque ahora (bendita sea la hora) ya cada vez es menor, pero... pero... todavía se nota.
No podemos pretender que la igualdad sea total, nada de eso, la hembra tiene marcadas connotaciones distintas al macho.
Una de las razones es la maternidad (pero eso aparte) las madres deben educar a sus hijos varones y hembras de la misma forma y manera, intentando siempre no marcar diferencias, a lo mejor así todo cambia entre nosotros.
No solamente es necesario en lo rutinario como son las tareas domesticas ¡No! Hay muchas más cosas que hoy no tengo tiempo ni lugar, quizás otro día podamos seguir con el tema.
Nunca se le debe hablar a un niño de la autoridad que puede ejercer sobre sus hermanas, ya sean mayores o menores, simplemente por el solo hecho de ser mujeres, o mejor de ser hembras. Si hay que fomentar entre todos nosotros que, para que un hogar funcione bien no puede haber un dominante. Ni hombre, ni mujer. Lo mejor es el diálogo en todo momento.
Eso nos hará comprender a todos y sobretodo a esta nueva generación que tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones.
Así empieza una buena educación en el hogar que es el principio de las buenas costumbres, dentro y fuera para con los demás, el respeto por todo aquello que nos rodea.
Por esa razón, reflexionemos y demos a las nuevas generaciones la oportunidad de la igualdad en el trato, de esa forma conseguiremos menos violencia de la llamada domestica.