Seguidores -- GRACIAS POR ACOMPAÑARME OTRO AÑO

CONCIERTO DE MORENTE

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

viernes, 1 de febrero de 2008

TREINTA Y CINCO ROSAS - DEDICADO A UNA MAMÁ ESPLENDIDA, MARAVILLOSA

Titulo del cuadro. Esperando a Alba
Oleo/lienzo--Autor: Higorca


Pasa el tiempo sin apenas darnos cuenta y cuando echamos la vista atrás, pensamos. ¡Con que rapidez ha pasado!

Parece que fue ayer cuando Charo se caso. Charo, es como... algo nuestro. Es hija de unos grandes amigos. Ella nos hace las veces de esa hija (un tanto caprichosa) que nunca tuvimos.

Recuerdo con cariño cuando se caso. Era un tórrido día de verano, el lugar, idílico. Una pequeña ermita en uno de los paisajes más bonitos de esta bella tierra castellano-manchega.

La verdad es, que, para los foráneos no estaba muy fácil el poder llegar hasta el lugar, aunque en realidad para aquellos que nos gusta visitar otros lugares y paisajes, en vez de ir por el terreno más fácil, nos fuimos por donde los caminos eran de cabras cruzando los montes y de vez en cuando vestidos de ceremonia salíamos del coche para admirar todo lo bello que desde aquella imponente altura teníamos la oportunidad de ver, allí... al fondo, mucho más abajo y a muchos más kilómetros, otras de las maravillas de esta única región. Horizontes lejanos, una verdadera maravilla, una más de aquellos que tenemos la suerte de poder admirar algunas de las andaduras de aquel hidalgo caballero.

Podemos decir que fue una de las bodas más completas y maravillosas de todas las que hemos ido.

Por fin, después de un montón de pérdidas y encuentros llegamos al pueblo por donde subiendo un poquito más se llegaba a la ermita, eso sí siguiendo los letreros que muy amablemente los amigos o los mismos novios habían dispuesto para que llegáramos en perfecto estado donde se celebraba el feliz acontecimiento.

A pesar de todas nuestras peripecias para llegar puedo decir con orgullo que fuimos los primeros, todo eso gracias a que mi buen marido le gusta salir con bastante tiempo de antelación por lo que pueda pasar y de paso como ya he comentado admirar el paisaje.

Fue una boda estupenda restaurante bonito y muy acogedor, la comida fantástica y abundante. Como siempre supieron elegir adecuadamente el menú.

Así fue como Charo y Efrén pasaron a ser un matrimonio joven, con ganas de trabajar y eso sí cuando pasara un tiempo convertirse en papás.

La verdad es que eso lo estábamos esperando todos, ellos, sus padres y las hojas de alrededor que somos los amigos.

Por fin un día a la hora de comer llego lo tan esperado, sonó el teléfono y la noticia se transformo en alegría. Charo estaba embarazada, esperaba un bebe. De momento no se sabía el sexo pero eso era lo de menos, creo que yo que soy bastante impaciente se me iban a eternizar los días hasta poder ver la carita de esa cosa tan pequeña que ahora la mamá llevaba dentro.

Habían pasado los años rápidamente desde ese día de la boda. Me mire al espejo y me dí cuenta, aquel cristal que tenía frente a mi me lo estaba diciendo.

Charo, solamente tenia treinta y cinco años, una niña y sobre todo para nosotros. Yo, que a veces soy un poco impertinente (lo reconozco) no sabía como demostrar mi alegría al decirme sus padres que una simiente pequeñita se había engendrado.

Me puse manos a la obra, le pintaría tantas rosas como años tenía Charo sobre todo capullitos, algo que mañana le recordara ese momento tan esperado.

Y... llego el gran día, por fin el capullito más preciado, más maravilloso se había abierto y Alba (así se llama) esa cosita pequeña y muy guapa que ha llegado a este mundo como regalo de los Reyes Magos (bueno, ya se abuelito) un poquito antes, unas horas antes, pero aquí esta entre nosotros y ahora esa "cosita" tendrá un montón de abuelos, algunos postizos pero que la vamos a querer mucho.

La verdad es que pasa el tiempo más deprisa de lo que a veces queremos, aunque a mí se me ha hecho un poco larga esta espera. Pensándolo bien, más largo seguramente se le ha hecho a la madre.

Felicidades a todos. A mi también.

Autor: Higorca